Diez playas perfectas de Cantabria

Diez playas perfectas de Cantabria

Aguas color esmeralda con arenas finas y doradas bañan una de las costas más desconocidas de nuestro litoral. Aquí el listado de algunas de las imprescindibles

Actualizado:

Aguas color esmeralda con arenas finas y doradas bañan una de las costas más desconocidas de nuestro litoral. Aquí el listado de algunas de las imprescindibles

12345678910
  1. Playa de Langre

    Situada en el municipio de Ribamontán al Mar, se trata de una preciosa y tranquila playa bajo un acantilado de 25 metros de altura que ha ido perdiendo la tradición nudista, aunque todavía quedan algunos fieles a esta práctica. Los lugareños cuentan que «hace muchos años el cura del pueblo se asomaba al acantilado con algunos vecinos del pueblo para tirar piedras» a los que tomaban el sol en cueros.

    Aislada de cualquier núcleo urbano y rodeada de praderas bien conservadas, la playa de Langre resulta ideal para relajarse con o sin compañía. Además, por su habitual oleaje también es frecuente ver a surferos practicando mar adentro.

    Detalles a tener en cuenta:

    -Cuando baja la marea, la playa queda reducida a menos de la mitad de arena (algo frecuente en las playas cántabras). Así que conviene consultar la tabla de mareas por internet.
    -El acceso transcurre a lo largo de una gran escalera
    -Dispone de un aparcamiento privado en el que por unos dos euros podemos dejar el coche o incluso la caravana todo el día.

    Más datos sobre la costa cantábrica

  2. Playa de Somo

    Resulta una playa especialmente cómoda por si amplitud y extensión, por eso es frecuente ver a numerosas familias pasar el día sobre su fina arena. Puesto que da a mar abierto, su fuerte oleaje la hace apropiada para los aficionados al surf, especialmente en la zona que linda con el famoso camping de Latas. Aunque es frecuente ver tramos acotados por banderas que limitan las zonas en las que está permitido el baño.

    Al margen de las corrientes, sus orillas permiten largos paseos, especialmente cuando baja la marea, momento en el que se puede llegar a pie más allá de las rocas, hasta la diminuta playa de Los Tranquilos. Por lo general, las aguas de la Playa de Somo son limpias (es difícil encontrar algas) y refrescantes, e incluso cuando no hay corrientes se puede comprobar que son practicamente cristalinas.

    Aparte de su amplitud, otro de los puntos fuertes de esta playa son sus vistas a la bahía de Santander, la Península de la Magdalena, el Puntal y las islas de Mouro y Santa Marina. Un lujo para la vista...

    Una curiosidad: cuando hay marea baja, en la parte central de la playa se puede divisar parte del pecio del mercante «Antártico», que lleva encallado en la arena más de treinta años. Por esta razón, el baño en la zona que lo rodea está prohibido.

    Las mejores ofertas de alojamientos en la playa de Somo, aquí.

  3. El Puntal

    La playa de El Puntal es una extensa lengua de arena que cierra la bahía de Santander y pertenece al municipio de Ribamontán al Mar. Su encanto reside en la tranquilidad de sus alrededores, a los que solo se puede acceder en barco, andando por la orilla desde la Playa de Somo o a través de la lancha municipal.

    Es frecuente ver embarcaciones ancladas en sus orillas cuyos tripulantes se han acercado a tierra para darse un baño o tomar el sol. También es posible comer o tomar el aperitivo en el único chiringuito asentado en esta playa, junto al embarcadero.

  4. Playa de Berria

    Con 2.200 metros de longitud la playa de Berria se encuentra situada en el municipio de Santoña y linda con Argoños a través de un itsmo. De fácil acceso, sus arenas finas y doradas y su situación semiurbana la convierte en una de las playas favoritas de los veraneantes de la zona.

    Su nivel de ocupación es medio y dispone de todos los servicios básicos: aseos, duchas, teléfonos y alquiler de hamacas.

    Cabe destacar también que es una de las playas de Cantabria a las que en 2013 se les ha concedido la bandera azul.

    Oferta de alojamientos en Santoña, aquí.

  5. Playa de Oyambre

    Ubicada en el entorno del Parque Natural de Oyambre, la playa de Oyambre linda con la desembocadura de la Ría de la Rabia. Está situada muy cerca de Comillas y San Vicente de la Barquera, municipio de visita obligatoria, y tiene una extensión de poco más de dos kilómteros.

    El paisaje de vegetación y dunas que la rodea, su tranquilidad y su impecable estado de conservación la convierten en una de las playas más bonitas y apetecibles de la zona.

    Ofertas de alojamientos en Comillas y San Vicente de la Barquera, aquí.

  6. Playa de Los Locos

    Situada en el municipio de Suances bajo un acantilado espectacular, se trata de una playa de ambiente juvenil con buenas olas para surfear. Los lugareños cuentan que recibe su nombre de un antiguo hospital psiquiátrico que existía en la zona, cuyos pacientes solían bañarse en estas aguas.

    La playa de Los Locos tiene una longitud de 750 metros y sus arenas son finas y doradas. Por encontrarse en mar abierto, en esta playa suele correr el viento. Se accede a través de una larga escalinata y cuenta con servicios, bares y restaurantes en la salida, junto al aparcamiento.

    Ofertas de alojamientos en Suances, aquí.

  7. La Arnía

    Una pequeña playa situada en un contexto paradisíaco. Su complicado acceso (una larga rampa con cierta pendiente) merece la pena desde el instante en que se empiezan a divisar los islotes que marcan hasta dónde llegaba la antigua costa.

    Cercana a la localidad de Soto de la Marina, es tan solo una de las playas con encanto de la escarpada costa de Liencres. Cuenta con un pequeño aparcamiento, así como con un restaurante (El Cazurro) en el que se pueden degustar ricos pescados, arroces y las rabas típicas de la tierra, en un balcón literalmente ubicado sobre el mar.

    Imagen aérea de La Arnía, donde se aprecia la playa en la parte derecha

  8. Portio

    Situada en el municipio de Piélagos (Liencres), la Playa de Portio es una pequeña playa de apenas 150 metros rodeada de acantilados de gran interés geológico y paisajístico. Por su bajo nivel de ocupación es un rincón ideal para encontrar tranquilidad, aunque esta se deba en parte a la ausencia de servicios y equipamientos.

    Además, cabe destacar que está situada a tan solo un kilómetro de Liencres, en las inmediaciones del Parque Natural de las Dunas, lo que convierte sus paisajes en un privilegio para la vista.

  9. Somocuevas

    Es una playa nudista resguarda tras un saliente rocoso. Situada en en el municipio de Liencres, está dividida por las rocas en dos mitades: la zona oeste, más reducida y accidentada y la del este, más amplia, con arena y dunas. Como es acantilada, su acceso se produce a través de una escalinata ubicada a unos metros del aparcamiento. Sobre todo en la parte más extensa, el oleaje de la Playa de Somocuevas es suave debido a que está protegida del mar abierto por la ensenada que se aprecia en la imagen satélite.

    Su falta de servicios y comodidades se compensa con la tranquilidad y las vistas que ofrece. Un buen rincón para los que busquen alejarse (solo un poco) de la civilización y encontrar algo de paz mientras se dan un refrescante baño.

  10. Trengandín

    Un arenal que supera los 3 km situado en el bonito municipio de Noja. Su arena es fina y dorada y su aguas cristalinas. Además, por su cercanía a las Marismas de Santoña, es frecuente ver por la zona aves migratorias.

    Dispone de todos los servicios (duchas, baños adaptados, aparcamiento, pasarelas de acceso y alquiler de hamacas, etc.), por lo que se perfila como una playa ideal para acudir en familia.

    Ofertas de alojamientos en Noja, aquí.