A la derecha, exterior del Parador de Turismo. Izquierda aspecto de la zona afectada por las llamas
A la derecha, exterior del Parador de Turismo. Izquierda aspecto de la zona afectada por las llamas - Paradores de Turismo/Bomberos de Gran Canaria

Así quedó el Parador de Tejeda tras el incendio

Al menos 17 habitaciones y la piscina exterior del Parador de Gran Canaria fueron pasto del fuego

Actualizado:

Cuando aún huele a humo y las cenizas sobrevuelan el ambiente en la cumbre de Gran Canaria son muchos los que dirigen su mirada hacia el Parador de la Cruz de Tejeda, uno de los principales afectados por un incendio que ha quemado unas 3.000 hectáreas de pinos y monte bajo.

Rodeado de naturaleza, en medio de pinares y a más de 1.500 metros de altitud, se esconde este hotel con vistas a barrancos y acantilados donde la mayoría de los antiguos caminos reales son testigo de las huellas de los aficionados al senderismo.

En medio de este espectacular paisaje un miércoles 20 de septiembre el fuego surgía junto a sus muros para convertir la tranquila jornada en una auténtica pesadilla. Al menos la piscina exterior del establecimiento y 17 de las habitaciones con vistas a la inmensa caldera sufrían los efectos de las llamas aunque no todas de igual manera. La Secretaría de Estado de Turismo, Matilde Asían, aseguró que 14 de ellas tienen daños considerables y precisan de una rehabilitación integral mientras que otras tres tan solo han sufrido desperfectos en cortinas y diversos elementos ornamentales.

Habitaciones afectadas por el fuego
Habitaciones afectadas por el fuego- Bomberos de Gran Canaria

Unas 30 personas que ocupaban quince habitaciones, además de los 17 trabajadores, fueron evacuados y trasladados a otros establecimientos lejos del fuego. A pesar de lo espectacular de las llamas la rápida intervención de los bomberos evitó que el fuego devorara el parador aunque el desastre natural en la cumbre de Gran Canaria tardará muchos años en recuperarse.