Puente de diciembre: 15 ideas baratas sin salir de España

El fin de semana de la Inmaculada es perfecto para desconectar antes de la vorágine de las Navidades

Actualizado:123456789101112131415
  1. Dormir en un árbol en Noia

    Galicia es tierra de leyendas, de bosques y mar, y no hay rincón sin una fantástica historia detrás, ejemplo de ello es la localidad de Noia. Según cuenta la leyenda popular, esta villa fue fundada por el mismísimo Noé tras finalizar el Diluvio Universal con el nombre de su hija, Noela. Hoy en día, de hecho, en el escudo de la villa se puede apreciar el Arca, a Noé asomado a una ventana y una paloma llegando con un ramo de oliva. Pero Noia es mucho más que la leyenda de su fundación; además posee la belleza de una villa marinera gallega, con numerosos pazos y casas señoriales y un singular Museo de Lápidas Gremiales.

    Muy cerca de Noia, en el Concello de Outes, se puede disfrutar de una experiencia única descubriendo toda la fauna y flora que alberga en su interior. Es difícil encontrar un contacto con la naturaleza más puro que el que ofrece Cabañitas del Bosque: descansar en la copa de un árbol y sentir la sensación de libertad, tranquilidad e intimidad que ofrecen, no se puede comparar al de ningún otro alojamiento

    Las Cabañas, además de un alojamiento rural diferente e innovador, pueden utilizarse como refugio para la observación de la fauna autóctona del bosque donde están ubicadas, especialmente aves como el martín pescador, la oropéndola, el arrendajo o la garza; y despedir el día con un relajante baño en su bañera de hidromasaje con una perfecta puesta de sol.

  2. Descubre Tenerife a lo Julio Verne

    Tenerife es siempre una opción estupenda para todos aquellos que buscan disfrutar de unos días de descanso en pleno diciembre y recargar pilas antes de que acabe el año. La playa siempre es una opción pero en esta ocasión la propuesta es más aventurera.La isla está dividida en cinco territorios volcánicos diferentes que te harán sentir un auténtico aventurero en busca del mágico centro de la Tierra. Además del Teide, que vigila la isla desde lo más alto, hay muchos otros volcanes que pueden visitarse, como los de Siete Fuentes, Fasnia y Arafo, entre otros. Recorrer sus paisajes escarpados, aspirar sus sutiles aromas a azufre y sentir el calor ancestral que espiran sus chimeneas, es algo que los más curiosos no pueden perderse. Y si te quedas con ganas de más aventura, atrévete a adentrarte en la Cueva del Viento, uno de los mayores tubos volcánicos del mundo en cuyo interior se encuentran multitud de pasajes subterráneos.

  3. Parque Natural de las Bardenas Reales

    El Parque Natural de las Bardenas Reales en Navarra, declarado como Reserva de la Bioesfera, es un paraje de una belleza salvaje impactante que sorprende al visitante con su aspecto semidesértico, pero que, a pesar de su apariencia desnuda e inhóspita, esconde grandes valores naturales, y es que, la erosión de sus suelos de arcillas, yesos y areniscas a lo largo de los años, ha esculpido caprichosas formas creando un mundo de apariencia casi lunar poblado de barrancos, mesetas planas y cerros solitarios. Fuente de inspiración de pintores y escritores y escenario de películas como «Airbag», «Acción Mutante», «Orgullo y Pasión», «El mundo nunca es suficiente» o la recientemente estrenada «Anacleto Agente Secreto».

    Y en medio de este desierto se alza el Hotel Aire de Bárdenas, un oasis aislado del mundanal ruido, sin duda, un lugar lleno de encanto para los más aventureros, que ofrece, en un mismo espacio, arquitectura, diseño, comodidad y buena gastronomía.

  4. En el Delta del Ebro

    Delta del Ebro
    Delta del Ebro

    Las Terras de L’Ebre son un destino ideal para cualquier época del año, con un clima estable y lejos de las aglomeraciones que a veces tienen las poblaciones de la costa. El río Ebro es el principal responsable de este entorno, aportando los materiales arrancados de su cabecera para depositarlos ahí, en conjunción con el mar Mediterráneo. El delta del Ebro es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de Europa.

    Villafeliche, ubicado en Camarles, en pleno Delta del Ebro, propone un plan ideal para descansar y disfrutar de la naturaleza. Rodeado de un jardín lleno de olivos, almendros y cipreses, se alza encima de un bancal de piedra natural con vistas a la sierra del Col del Alba la «Yurta Mongola», la vivienda típica de los pastores nómadas mongoles. Un alojamiento de forma redonda, con una cúpula central y dos ventanas que le dan una iluminación especial. Con capacidad para hasta cuatro personas, cuenta con todas las comodidades necesarias para relajarse observando el cielo estrellado a través de su cúpula acristalada al calor de la chimenea.

  5. Escapada a Bilbao

    El puente de diciembre es una ocasión ideal para una pequeña huida hacia una ciudad como Bilbao, que ofrece interesantes opciones para una visita de unos días. Uno de los principales reclamos que ofrece la ciudad de Bilbao es el espectacular Museo Guggenheim, diseñado por Frank Gehry, punto de encuentro de los amantes del arte de todo el mundo. Una de las voces más singulares del arte estadounidense, Alex Katz, expone en las salas del Museo Guggenheim hasta el 7 de febrero.

    El Hotel Miró, que se encuentra situado enfrente del Museo, ha diseñado una oferta exclusiva para todos aquellos que quieran aprovechar este otoño e invierno para acercarse a Bilbao. Todas las habitaciones que sean reservadas entre el 15 de noviembre y el 29 de febrero de 2016 cuentan con un 15% de descuento sobre la mejor tarifa disponible.

  6. El puente en un Balneario

    Balneario El Raposo
    Balneario El Raposo

    Se acerca una de las últimas escapadas del año, y con ella la posibilidad de disfrutar de unas mini vacaciones con toques culturales y saludables. El Balneario El Raposo, en Badajoz, ofrece los mejores tratamientos ancestrales con propiedades antiinflamatorias, revitalizantes y relajantes indicados para todo tipo de público que encuentra en este templo de salud la escapada perfecta este Puente de Diciembre.

    El masaje de «pindas», el vendaje analgésico o las envolturas de oro conviven esta temporada convertidos en los más demandados. Unas técnicas originarias de China y La India que se completan con una estancia en el centro en la que divertirse a la par que se mima la piel desde solo 65 euros por habitación.

  7. Mercadillos de Navidad

    Plaza Mayor de Madrid
    Plaza Mayor de Madrid

    A principios de diciembre las plazas de muchas ciudades y pueblos se visten de Navidad con todo tipo de figuras y adornos. En Madrid es un clásico el mercadillo de la Plaza Mayor, sin duda el más tradicional de toda España. Su variada oferta permite comprar todo tipo de adornos y figuritas para decorar las casa, mientras los niños disfrutan con los mimos o subidos al tradicional tiovivo que suele instalarse en el centro de la plaza. Aunque el más antiguo es el de la Fira de Santa Llúcia, en pleno centro de Barcelona, en el histórico Barrio Gótico.

  8. Cabañas pasiegas en Cantabria

    Cabaña pasiega en la Vega de Pas
    Cabaña pasiega en la Vega de Pas

    Las Cabañas Pasiegas, que tienen origen en el siglo XVI, son consideradas como patrimonio histórico y cultural de los Valles Pasiegos, uno de los tesoros naturales de los territorios montañosos de Cantabria. Hasta el momento edificaciones preservadas y sólo admiradas, y que hoy gracias a su reciente rehabilitación y adecuación pueden además alojar en sus gruesas paredes de piedra a personas que deseen vivir la experiencia de alojarse unos días en estas construcciones legendarias ubicadas en un emplazamiento único.

  9. Burgos, mucho que ver

    Monasterio de Santa María de la Vid
    Monasterio de Santa María de la Vid - M. A MUÑOZ ROMERO

    Burgos tiene mucho que ver. La catedral de Santa María, el monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas y la cartuja de Miraflores o el Museo de la Evolución Humana donde se incluyeron las infraestructuras de investigación y divulgación asociadas a los yacimientos arqueológico de Atapuerca a 15 km de Burgos.Fuera de la capital se esconden otras joyas como el Monasterio de Santa María de La Vid, lugar de recreo de Alfonso VII, la farmacia más antigua del país, el Palacio de los Condes de Avellaneda, el Castillo de Peñaranda de Duero o el municipio de Aranda de Duero, símbolos de la historia de España.

    Para aquellos que quieran alternar la visita cultural con la gastronómica y vinícola el grupo El Lagar de Isilla ofrece un conjunto de establecimientos con hotel, bodega y restaurante.

  10. Parque de la naturaleza de Cabárceno

    Uno de los espacios del parque de Cabárceno
    Uno de los espacios del parque de Cabárceno

    El Parque de la Naturaleza de Cabárceno es una de las maravillas naturales de Cantabria. Con sus 750 hectárea no es un zoológico al uso, es un lugar donde los animales no viven en jaulas, viven en régimen de semilibertad en espacios amplios debidamente vallados donde forman sus propias comunidades.

    En el Parque de la Naturaleza de Cabárceno la vida se desarrolla en el ambiente más natural posible. Salvo la alimentación que se les facilita, el resto de las actividades están marcadas por su casi total libertad e instinto.

    En el parque (más de 750 hectáreas) vive un centenar de especies animales de los cinco continentes, entre ellos la mayor reserva de osos pardos de Europa.

  11. De excursión al «Bosque Encantado»

    Un rincón del Bosque Encantado
    Un rincón del Bosque Encantado

    El Bosque Encantado es un jardín botánico único con más de 300 esculturas naturales, laberintos, exposiciones de cactus, bonsais o plantas aromáticas en un entorno con más de 500 especias vegetales de todo el mundo. Un lugar mágico para perderse por sus caminos y alejarse del ruido de la gran ciudad y donde pequeños y mayores disfrutarán del arte de estos «Eduardos manostijeras» tan especiales. Está en San Martín de Valdeiglesias (Madrid).

    Precio: Adultos, 11 euros. Niños hasta 12 años y mayores de 65, 7 euros.

  12. Vive el misterio del Titanic

    Uno de los espacios de la exposición dedicada al Titanic
    Uno de los espacios de la exposición dedicada al Titanic

    Madrid tiene hasta el 6 de marzo de 2016 la muestra internacional Titanic The Exhibition compuesta por una de las mayores colecciones existentes sobre el famoso buque y que supone un viaje único e inolvidable al pasado. Un recorrido impactante y emotivo que permite conocer la dimensión humana de la tragedia.

  13. Teruel, una pequeña gran ciudad

    Plaza del Torico, en Teruel
    Plaza del Torico, en Teruel

    Visitar Teruel es descubrir un mundo de arte y cultura donde historia y leyenda se entremezcla. Sus estrechas callejuelas conducen al visitante a recorrer la arquitectura mudéjar de las Torres y la techumbre de la Catedral, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, visitar el Mausoleo de los Amantes -Diego e Isabel, protagonistas de la más bella historia de amor jamás contada- o disfrutar de sus gastronomía en la plaza del Torico, centro histórico de la ciudad. Fuera del casco central es recomendable, sobre todo con niños, visitar Dinópolis para descubrir cómo era el mundo animal en Teruel hace 150 millones de años y ver a tamaño natural los dinosaurios que poblaban nuestra provincia. Una escapada donde adultos y niños disfrutarán por igual.

  14. Parque Natural del Monasterio de Piedra

    El Parque Natural de El Monasterio de Piedra permite disfrutar de una escapada en plena naturaleza donde el sonido del agua y las cascadas guiarán al visitante por un paraje de ensueño tallado por el río Piedra: lagos, grutas, cascadas canducen al visitante a la largo de un recorrido perfectamente señalizado.

    Desde el inicio del recorrido en la Puerta Colorada hasta el final, en el centro de Interpretación Piscícola, el visitante recorrerá la cascada Sombría la gruta de la Carmela o el mirador de la Caprichosa. En total 31 paradas para disfrutar de una jornada al aire libre rodeado de agua y naturaleza.

  15. En una casona en plenos Picos de Europa

    El Parque Nacional de los Picos de Europaconstituye el segundo parque nacional más visitado de España. En el habitan más de 100 especies de aves y presenta la mayor formación caliza de la Europa Atlántica.

    Pero aquí hay mucho más que paisaje, hay siglos de historia escritos en los pueblos, en los valles, en las iglesias, en las cabañas de los puertos y en sus caminos. Un ejemplo de ello son La Bárcena, un conjunto de viviendas rurales ubicado en una antigua casona solariega y su cuadra-pajar, rehabilitada con esmero, respetando el estilo tradicional de la zona y reutilizando la antigua viguería de roble y la piedra de sus muros que ha sido trabajada por los mejores canteros de Liébana. Sin embargo se han utilizado las técnicas más modernas para garantizar al máximo su confort.