Así es la gigantesca Casa Lego de Dinamarca

El edificio de 12.000 metros cuadrados tiene 25 millones de ladrillos del mítico juego de construcción

Actualizado:

Los amantes del mundo Lego ya tienen la excusa perfecta para viajar a Dinamarca donde acaba de abrir un espacio de 12.000 metros cuadrados lleno de 25 millones de ladrillos del mítico juego de construcción. Cuatro años se ha tardado en levantar la LEGO House de Billundla, ciudad danesa donde se inventó el icónico ladrillo. Con un diseño de la firma de arquitectura BIG (Grupo Bjarke Ingels), la casa consta de 21 ladrillos blancos apilados uno encima del otro y su fachada luce cubierta de azulejos, dando la ilusión de que todo el edificio está hecho de ladrillos de juguete. En la planta baja, hay tres restaurantes, una tienda de la marca, una sala de conferencias y la Plaza LEGO de 2.000 metros cuadrados.

Las zonas de manipulación se basan en cuatro colores diferentes, cada uno representa un aspecto especial de juego y aprendizaje. El rojo es para las habilidades creativas, el azul para las habilidades cognitivas, el verde para las habilidades sociales y el amarillo es para las habilidades emocionales. Cada zona de color tiene una serie de actividades que animan a los visitantes a jugar.

Además de las zonas de la experiencia, los ladrillos enormes albergan un espacio público protegido y una serie de terrazas al aire libre interconectadas y parques infantiles para que los visitantes exploren y disfruten.

Para el propietario de la firma, Kjeld Kirk Kristiansen, la casa, que espera recibir a 250.000 visitantes cada año, es un lugar donde los aficionados de LEGO de todas las edades pueden averiguar mucho más sobre este juego de construcción. «Ha sido un sueño para mí durante muchos años crear un lugar que dará a nuestros visitantes la experiencia LEGO, un lugar donde celebramos la creatividad y la fortaleza del aprendizaje a través del juego. Cuando juegan, los niños aprenden las habilidades básicas que necesitan, como creatividad, colaboración y capacidad para resolver problemas», ha asegurado Kjeld Kirk Kristiansen.