Cinco claves para superar el miedo a volar

Cómo superar la fobia a las alturas o a los lugares cerrados con cinco sencillos trucos

Actualizado:

El avión es el medio de transporte más seguro. Esta afirmación, sustentada sobre estadísticas que nos dicen que la probabilidad de tener un accidente en vuelo es de 1 entre 2,5 millones, no resulta sin embargo del todo convincentes para aquellos que sienten miedo a volar. La llamada aerofobia no responde a lógica alguna y los miedos no entienden de números. Por eso, Kiwi.com, plataforma de búsqueda y venta de vuelos, ha recopilado una serie de claves para evitar esta fobia sin tener que acudir a cursos de expertos.

No todos los asientos son iguales

Si optas por asientos más próximos a la cabina de vuelo, en la parte delantera, tu mente tendrá una sensación de mayor amplitud y seguridad, ya que inconscientemente lo asociará con el control y la confianza de estar cerca de profesionales con experiencia capaces de dirigir la situación.

Asimismo, los asientos en la salida de emergencia también son ideales, ya que hay más espacio y disminuyen la impresión de claustrofobia. Por otro lado, las plazas de la parte trasera son menos recomendables para las personas que padecen esta fobia, ya que la visión del aeroplano a la hora de despegar es mucho más inclinada y resta la percepción de horizontalidad, más relacionada con la estabilidad. Por último, los asientos en ventanilla tampoco son recomendables para personas con vértigo y, en cambio, los de pasillo nos pondrán crear un efecto de estar en otro medio de transporte, como, por ejemplo, un autobús.

Oferta de entretenimiento

Dicen que la música amansa las fieras y también nuestros pensamientos negativos. La oferta de entretenimiento de los aviones te ayudará a mantener tu mente despejada, pero tendrás que hacer una buena selección. Para la música, elige canciones con energía y dinamismo; títulos que te recuerden a una experiencia personal en la que te encontrabas feliz o incluso cantantes cuya vida signifique un ejemplo de superación. Estas pistas te ayudarán a evadirte y sentirte fuera del espacio en el que tienes miedo. Para las películas, puedes optar por comedias o ciencia ficción. No hay nada mejor que superar la irritabilidad con algo de risa o incluso con un poco de magia, la misma por la que mucha gente piensa que los aviones vuelan. Evita los dramones, películas de acción o con mucha violencia. Lo ideal es que la oferta de entretenimiento te ayude a relajarte y no a aumentar tu angustia.

Auxiliares de vuelo

Viajar de forma acompañada te dará mayor seguridad e inhibirá tus niveles de estrés, sobre todo si tus acompañantes tienen menos miedo que tú. También es aconsejable evitar estar cerca de niños que lloran o personas ruidosas, ya que pueden interrumpir tu capacidad de concentración. Pero si hay grandes aliados para acabar con tu pánico a volar son los azafatos y azafatas, ya que prestar atención a patrones de referencia es una buena técnica para adquirir sus roles. Fijarse en su comportamiento, sus expresiones faciales y gestos de normalidad nos ayudan a confiar más en que estamos en buenas manos. Ellos llevan muchas horas de vuelo, no están allí por vacaciones u otros motivos adicionales, sino porque es su forma de trabajo. No se juegan la vida cada vez que están allí, sino que en algunos casos venden hasta loterías. ¿Crees que alguna profesión de riesgo vendería perfumes con descuento a sus clientes? ¿Hay alguna razón real para estar preocupados?

Las cifras no engañan

El primer consejo básico es evitar leer noticias de accidentes aéreos, vídeos sobre turbulencias, etc. Pero si ya es demasiado tarde para esto, puedes remediarlo con las matemáticas. ¿Cuántos accidentes de tráfico has visto en el último año? Enuméralos y represéntalos gráficamente comparándolos con los de avión. Sí, es cierto que el volumen de pasajeros de un avión es mayor que el de coche. ¿Es por este motivo por lo que dejarías de ir a un parque de atracciones y te quedarías en un parque normal con columpios? ¿Estarías dispuesto a renunciar a los grandes centros comerciales por la misma tienda del barrio siempre?

Cuidado con las comidas

Las comidas copiosas no permiten dormir de forma placentera y podrían provocar pesadillas. Se aconseja tomar una dieta equilibrada reduciendo los alimentos energéticos, así como los ricos en fibra o diuréticos que nos puedan obligar ir varias veces al baño, otro de los lugares más complicados para las personas que sufren miedo a volar. Para beber, evitar los productos con cafeína y hay quienes piden siempre una botellita de vino porque les ayuda a dormir. Otros prefieren hacer uso de pastillas sedantes, aunque en este caso se aconseja tomar las más suaves, ya que su efecto dura bastante y no podrían ser beneficiosas una vez que hayamos aterrizado y necesitemos estar más activos. Los remedios naturales siempre son los más oportunos, sobre todo, el agua de azahar.