Cinco claves para no llevarte un susto con la factura de tu móvil cuando viajas

Desde saber dónde se ha eliminado el roaming hasta informarse si se debe comprar una tarjeta local de prepago, estos son cinco consejos para viajar sin asustarte por la factura del teléfono

Actualizado:

En estos primeros nueve meses de aplicación, la eliminación del roaming en la Unión Europea ha supuesto una liberación para muchas personas que viajan con asiduidad, en algunos casos; pero una sorpresa también para otros que regresan a casa y ven en su cuenta algunos cobros desorbitados. Por este motivo, Kiwi.com, el buscador de viajes especializado en conexiones de vuelos, ha reunido cinco consejos para viajar sin asustarte con la factura de teléfono.

Suiza, el país europeo más caro

Antes de viajar a otros estados de Europa, es necesario informarse de qué países cuentan con la eliminación de la itinerancia. La actual medida incluye los 28 países de la Unión Europea más otros asociados que pertenecen al Espacio Económico Europeo. Por este motivo, Andorra y Suiza se quedan fuera; lo que significa que no podrás usar tu tarifa de la misma forma que si estuvieras en tu país. Además, Suiza es el país europeo más caro para llamar por teléfono. El precio medio por minuto de una tarjeta de prepago local es de 0,33 €, según el ranking de Numbeo.com.

España, al nivel de Reino Unido

España se encuentra entre los diez países de Europa con la tarifa de móvil de prepago más cara de Europa. En nuestro país se paga una media de 0,16 euros por cada minuto. Además, empata con Islandia y Reino Unido, donde existen unos precios similares. En el caso de estos dos últimos países se puede usar el propio móvil si se desea. Aunque Islandia no se incluye dentro de la normativa europea del fin de la itinerancia, algunas compañías telefónicas han incluido voluntariamente a este país también. Con respecto a Reino Unido, la legislación europea sí le influye por el momento, aunque podría cambiar tras el Brexit. La sorpresa que se encuentran muchos turistas no comunitarios cuando visitan nuestro país es que las tarifas de prepago en España están por encima de las de otros lugares del sur de Europa, como Portugal (0,15 €) e Italia (0,11 €). Entre las más baratas, se encuentra Rusia (0,02 €), Ucrania (0,03 €) y Bielorrusia (0,03 €).

Brasil y Irán, del más caro al más barato

A nivel mundial, los países con las tarifas más elevadas son Brasil (0,35 €), Suiza (0,33 €) y Japón (0,32 €). En cambio, Bangladesh, Sri Lanka, Egipto, La India e Irán se encuentran entre los países más baratos, con una media de 1 céntimo el minuto. En cualquier caso, es recomendable comprar una tarjeta local de prepago, ya que es la opción más económica para poder hacer llamadas y usar Internet. Esto evita que al activar la itinerancia del móvil nos podamos llevar una sorpresa por haber enviado simplemente un mensaje de texto. Algunas veces, las compañías telefónicas activan un servicio «mundo» automáticamente, el cual puede tener unos costes fijos muy elevados. Por este motivo, siempre es aconsejable revisar las condiciones de tu contrato con tu operador antes de emprender un viaje.

¿Tarjetas SIM internacionales o locales?

Las SIM internacionales son recomendables si se va a viajar por varios países, ya que ofrecen un precio fijo para llamadas y un periodo de navegación determinado. Normalmente se suelen comprar incluso en el propio avión, sobre todo, en las aerolíneas de bajo coste; aunque en el caso de que se viaje a un solo país es más aconsejable optar por la SIM local.

¿Dónde comprar la tarjeta de prepago?

La forma más segura es adquirirla en los aeropuertos. Aunque casi todos los productos suelen ser más caros allí, las tarifas de telefonía son estándar y, a diferencia de otros enseres, no varían tanto fuera o dentro de la ciudad. Con la App de Kiwi.com, tienes la función de «explorar el aeropuerto», donde puedes ver un mapa del aeropuerto, sus instalaciones del aeropuerto y tiendas. Algunos operadores locales no facilitan el formato micro-SIM en la opción prepago. Si tu terminal solo admite esta modalidad, tendrás que asegurarte previamente o tener que recortarla. Para pagar, es mejor hacerlo en metálico, y si se hace con tarjeta de crédito, hay que asegurarse de que no incluir ninguna opción de recarga automática. Para meter más saldo, basta con hacerlo desde la web del operador sin tener que buscar tiendas físicas. En caso de que la guardes para otro viaje futuro, debes saber que puede que no te sirva, ya que algunas SIM son inhabilitadas tras un cierto tiempo de inactividad.