Isla de Aogashima
Isla de Aogashima - Charly W. Karl / Flickr

Aogashima, el pueblo situado en el interior de un volcán

Hasta esta isla volcánica de Japón, de unos 170 habitantes, solo se puede acceder por barco o helicóptero

Actualizado:

Puede que uno de los lugares más curiosos de la Tierra sea esta pequeña isla tropical situada en el Mar de Filipinas. Aogashima, perteneciente a Japón y situada a unos 358 kilómetros de Tokio, es el refugio perfecto para aquellos que quieran realmente desconectar y vivir la experiencia de habitar en el cráter de un volcán. La isla, la más aislada habitada del archipiélago de Izu, posee además otro volcán más pequeño en su interior que sigue desprendiendo gases. Según los registros, la última erupción tuvo lugar en 1780 y provocó la muerte de la mitad de la población. Los supervivientes huyeron de la isla dejándola deshabitada. Cincuenta años después del desastre, la población volvió a Aogashima para asentarse en una isla aislada por completo.

Hoy en día, con un incipiente turismo, llegar a Aogashima sigue siendo complicado. Puede hacerse en barco y en helicóptero. La primera opción sería la más factible sin embargo es difícil encontrar un punto en el cual anclar ya que hay varios precipicios y yacimientos de roca volcánica que dificultan navegar alrededor de la isla. El helicóptero sale una vez al día con un máximo de nueve pasajeros, aunque las condiciones meteorológicas impiden en ocasiones el vuelo.

Una vez en la isla, de unos 170 habitantes, el turista disfrutará de un hermoso paisaje en este paraíso tropical. Una de las ventajas de Aogashima es que gracias a los vapores que emanan del volcán, se pueden disfrutar de aguas termales durante todo el año. Además, hay rutas de senderismo hasta el borde del cráter interior donde gracias al vapor que sale de la tierra se pueden cocinar huevos.

Otra de las principales atracciones de Aogashima es la planta de producción de sal que se encuentra en el borde exterior del cráter. Los turistas pueden visitar el proceso de creación del producto a partir de agua de mar, rica en minerales y calcio Kuroshio.

En la isla hay una escuela, oficina de correos, sauna, geotérmica, campings, restaurante y bares que con el tiempo han ido mejorando para ofrecer al turista un entorno cada día más cómodo.