Algunas cosas que debes saber si vas a ir a un crucero por primera vez

Dudas que muchos viajeros se plantean cuando suben a una de estas megaciudades del mar

Actualizado:

Cada día son más los viajeros que se decantan por un crucero para sus días de vacaciones y aunque la experiencia merece la pena son muchas las dudas que surgen a los cruceristas primerizos. Cuestiones como qué documentación necesito, qué hago con las maletas o qué ropa voy a necesitar surgen a la hora de preparar el viaje. Estos son algunos consejos prácticos.

Preparar la documentación

Aunque parezca obvio no se puede dejar para la última semana la documentación que se debe llevar para embarcar. Las navieras siempre solicitan el pasaporte aunque se salga desde Barcelona y el barco recorra Europa porque habrá momentos en que el crucero pase por aguas internacionales de ahí la importancia de llevarlo. Además conviene tener a mano el DNI para bajar a puerto y dejar el pasaporte bien guardado en el camarote. Recuerda que los menores también deben disponer de su pasaporte. Si no se tiene ten en cuenta que pueden tardar hasta un mes (o más en época de vacaciones) en dar una cita previa en las comisarias encargadas de tramitarlo. Respecto al resto de documentación, la compañía con la que hagas la reserva te facilitará, vía mail normalmente, toda la documentación para hacer el check-in en puerto (comprobantes de reserva y pago, fichas de pasajeros, número de cabina o billetes de embarque).

Las maletas y el check-in

Una de las principales dudas a la hora de hacer el primer crucero es saber qué pasa con las maletas. Conviene llegar a puerto al menos dos horas antes de la salida del barco. A pie del crucero encontrarás, normalmente, una gran carpa donde recogerán tus maletas a las que previamente habrás colocado las tarjetas para identificar el equipaje que la naviera mandó con la documentación por mail. Una vez sin maletas hay que hacer el check-in en el mostrador que encontrarás sin dificultad, presentando los billetes y la documentación. Ya estamos listos para pasar el control y subir a bordo donde harán una fotografía que irá asociada a la tarjeta personal que normalmente encontrarás en el camarote (que la primera vez estará abierto). Esta tarjeta será la documentación durante el tiempo que dure el crucero. Servirá para cargar en ella los gastos abordo, como llave para la habitación o como identificación para subir y bajar del barco.

La última noche del crucero las maletas, normalmente, habrá que dejarlas ya listas en la puerta del camarote para que el personal las desembarque. Así nosotros podremos dejar la habitación a la espera de nuestro turno para abandonar el crucero. Se recogen a la salida del barco.

Las excursiones

Una de las preocupaciones a la hora de hacer un crucero es saber si se deben reservar las excursiones en el propio barco -los días previos a embarcar o al subir al mismo- o ir por libre. Aquí dependerá del propio crucerista, del puerto al que se llega, de las ganas que tenga de ver las ciudades o del dinero presupuestado. Como cada itinerario es un mundo podemos hacer unas recomendaciones generales. Si se opta por hacer excursiones contratadas con el barco -algo más caras- conviene reservarlas con anticipación por internet. El proceso es rápido y el cargo no se hará hasta el momento de la excursión (por si hubiera cancelaciones) y la documentación te la harán llegar hasta tu camarote. Las contrataciones se pueden hacer fácilmente en el barco pero puede haber colas o falta de plazas.

Otra opción es desembarcar e ir por libre. En este caso quizá tengas que usar algún medio de transporte que te lleve del puerto a la ciudad. Suele haber taxis y autobuses en el desembarque. Recuerda que para subir y bajar del barco siempre necesitarás presentar tu tarjeta de identificación. Hay compañías que regalan una funda transparente con cordón pero normalmente hay que comprarlas y abordo son caras. Hazte con unas antes de subir al barco, te será de utilidad sobre todo si viajas con niños.

Explorar el barco

Una vez en el camarote y superada la fase de facturación y embarque ya estás listo para explorar el barco. Encontraras toda la información en el «Diario de abordo» que cada día dejarán las camareras al arreglar la habitación. Para las comidas no suele haber problema, (aunque sí mucha gente) porque son tipo buffet y normalmente los horarios son amplios y sin reserva previa de mesa pero para las cenas tendrás que haber acordado previamente un turno y deberás ir al restaurante asignado para hacer la reserva de mesa (que será la misma durante todo el crucero). Explora el barco, pasea por él, localiza la recepción y descubre los bares, piscinas, teatro ... en ocasiones son tan grandes que puedes tener problemas para localizar el camarote. Ten paciencia, en dos días estarás como en tu propia casa. Un consejo, no te preocupes, relájate y disfruta. El personal -de diversas nacionalidades- está acostumbrado a resolver todas las dudas y no tendrás ningún problema aunque no hables muy bien el idioma oficial del crucero (inglés, italiano o español).

El vestuario

Qué ropa meter en la maleta es una de las principales dudas para un crucerista novato. Lo mejor es meter ropa cómoda para hacer excursiones como harías si te fueras a un hotel siete días. Esto te valdrá de 9 a 17h si sales del barco. Una vez en el crucero no te puede faltar un bañador y atuendos de piscina -pareo, camiseta y chanclas-. Puede que no te bañes pero será agradable tumbarse al sol. Las toallas déjalas en casa porque te las facilitan a bordo. Para la noche conviene «ponerse guapo». Los hay quienes se arreglan en exceso pero hoy en día no hace falta, un pantalón elegante o un vestido de fondo de armario nos sacarán del apuro. Ellos pueden ir con americana y corbata pero con camisa y jersey tampoco desentonarán. Es costumbre en los cruceros hacer, a lo largo de la semana, la «Noche en blanco» y la «Cena del Capitán». En la primera conviene ir con algo blanco -vestido, blusa, falda- y en la segunda será el momento de «ponerte de gala».

Teléfono móvil

Es importante apagar los datos del teléfono móvil para evitar sorpresas en la factura. Podrás llamar en puerto si tienes activado un roaming internacional. Para utilizar internet, los barcos ofrecen distintos paquetes de minutos de conexión para, por ejemplo, comprobar el correo electrónico.