Un monitor imparte clases a un grupo de niños en las pistas de la estación de Sierra Nevada (Granada)
Un monitor imparte clases a un grupo de niños en las pistas de la estación de Sierra Nevada (Granada) - EFE

Sierra Nevada para principiantes: consejos para no arruinar el primer contacto con el esquí

Una buena protección solar, la elección del equipamiento correcto y la contratación de un monitor ayudan a que el debut en el deporte blanco deje con ganas de más

Actualizado:

Un año más, Sierra Nevada es la última estación de esquí en echar el cierre en España. Mientras que Baqueira, Formigal o Candanchú cerraron la temporada el pasado 8 de abril, las pistas granadinas permanecerán abiertas hasta el próximo 6 de mayo. Una semana más de lo inicialmente previsto, debido a las buenas condiciones de nieve derivadas de los sucesivos temporales las dos primeras semanas de marzo. Estos últimos días se perfilan como la ocasión ideal para que los menos avezados en la nieve pongan a prueba sus habilidades. Pasada la Semana Santa, la afluencia de público decae y las pistas muestran su lado más sosegado.

Los que quieran darle una oportunidad al deporte blanco, aunque todavía no hayan calzado unos esquíes en su vida, deben tener en primer lugar paciencia: caerse una y otra vez solo forma parte del ritual. Y además, conviene seguir una serie de recomendaciones para que la experiencia blanca inicial deje con ganas de más.

Botas de esquí Atomic LF
Botas de esquí Atomic LF

En primer lugar, respecto a la vestimenta y el material de esquí, la mejor opción es acudir a una de las propias tiendas de la estación donde se puede alquilar el equipo completo. No compensa desembolsar una gran cantidad para adquirir la ropa y el material nuevo ya que no estamos seguros de si en el futuro repetiremos. El riesgo de no volver a usar nunca esas prendas es elevado, si el primer contacto con la nieve no resulta como esperábamos. A la hora de alquilar el equipo, conviene prestar mayor atención a las botas, las tablas y fijaciones puesto que van a condicionar cada movimiento.

Una vez conseguido el equipo, llega el momento de contratar a un monitor y un número de clases. Aunque algún amigo se ofrezca a ayudar y proporcionar algunas nociones básicas, se recomienda optar siempre por el servicio de los profesionales para no adquirir malos hábitos, coger una técnica adecuada y evitar sustos. Las clases se pueden impartir tanto a nivel individual como en grupo. No conviene que sean muy numerosos puesto que la atención no será la misma. Y recuerde, que aunque con unos días en la nieve puede sentirse ya con soltura, no se confíe demasiado y tenga en mente que es todavía un principiante.

Salón del hotel Lodge Ski & Spa, en Sierra Nevada
Salón del hotel Lodge Ski & Spa, en Sierra Nevada

Además de las tiendas que ofrecen tanto equipamiento como clases al pie de la estación, algunos de los hoteles, como el Lodge Ski & Spa, también disponen de este servicio, lo que facilita la contratación para los huéspedes.

Quemaduras de sol

Antes de echarse a la pista, hay que tener muy presente que el efecto del sol y de la radiación UV sobre la piel se multiplican en la montaña debido a la altitud, el viento, la sensación de frío y el reflejo de la nieve. Las lesiones en la cara pueden arruinar una increíble jornada de esquí.

Los niveles de radiación ultravioleta a más de 1.000 metros de altitud se incrementan hasta un 10%. Además, la nieve refleja un 80% los rayos del sol (frente a un 15% de la arena de la playa). La protección solar se debe aplicar media hora antes de salir a la pista y se aconseja un factor 50 o superior. Fundamental proteger los labios, con una gruesa capa de protector labial con filtro solar, puesto que al ser una piel muy fina se quema con más rapidez. Y no olvidar que aunque esté nublado, la radiación atraviesa las nubes.

Una vez apuntadas estas pautas, no hay que olvidarse de disfrutar. Desde los remontes y las pistas, se contemplan unos paisajes increíbles y el entorno directo con la naturaleza garantiza unas horas de relax y desconexión de la rutina. Aunque el esquí es un deporte que cansa mucho, se recomienda reservar fuerzas para el après ski. Desde tomarse un cóctel en una terraza a pie de pista o pasar unas horas en un spa o disfrutando de un masaje reparador.

Terraza del hotel el Lodge Ski & Spa de Sierra Nevada
Terraza del hotel el Lodge Ski & Spa de Sierra Nevada - ABC

Consulta el estado de
las estaciones de esquí
Logo InfoEsquí