Los quince mejores lugares del mundo para esquiar

Estaciones de EE.UU. y Europa para deslizarse por kilómetros de pistas con nieve de gran calidad

Actualizado:123456789101112131415
  1. Vail, Colorado, (EE.UU)

    El encanto del entorno y la calidad de sus pistas convierten a estas estaciones en los mejores lugares para esquiar del mundo, según la selección realizada por Niumba, de TripAdvisor.

    Vail Resorts, Colorado, (EE.UU)

    No es una osadía afirmar que las Montañas Rocosas del estado de Colorado contienen probablemente la mejor nieve de todo el país para esquiar. Concretamente la villa de Vail, con Vail Resorts a la cabeza, ofrece alrededor de 2.000 hectáreas para el goce del deporte alpino. Considerada una de las mayores estaciones de esquí de Estados Unidos, la de Vail es, según los más experimentados, como deslizarse entre nubes de algodón.

  2. Chamonix, en Los Alpes (Francia)

    Pocas sensaciones hay tan gratificantes como disfrutar del esquí bajo la atenta mirada del macizo Mont-Blanc. La estación de Chamonix está a 1.050 metros de altitud, en un entorno único y exclusivo que cada temporada atrae a miles de esquiadores. Curiosamente, el denominado «Techo de Europa» es la frontera común de Francia, Italia y Suiza.

  3. Lake Tahoe, California (EE.UU.)

    Aunque California suena a sol y playa, lo cierto es que alberga una de las estaciones de esquí más maravillosas del mundo. El Lake Tahoe es un enclave idílico rodeado de picos nevados con pistas para todos los niveles. Sus más de 300 días de sol al año y más de 7.000 hectáreas convierten a esta estación de esquí en una de las más concurridas, tanto por su nieve como por sus paisajes.

  4. Zermatt, en los Alpes suizos

    Zermatt es el típico pueblo alpino suizo, un destino de ensueño para los entusiastas del esquí y snowboard. El complejo de montaña se localiza al abrigo del glaciar de Mattenhorn. Cuenta con más de 360 kilómetros de pistas y con impresionantes desniveles para los esquiadores más avanzados. Imagina deslizarte valle abajo desde 4.000 metros: Zermatt es pura adrenalina.

  5. Whistler, en Canadá

    A apenas dos horas de Vancouver por carretera se encuentra una de las estaciones de esquí más populares del continente. La aldea de Whistler se halla entre las montañas de Whistler y Blackcomb, dos robustos macizos que encierran más de 200 kilómetros de pistas. No solo es la estación de esquí más galardonada del mundo, sino también la que más deportistas recibe de América del Norte.

  6. Durango, Colorado (EE.UU.)

    Purgatory es el nombre con el que los lugareños denominan este resort situado a solo 30 minutos del centro de Durango. Se trata de una estación sin aglomeraciones, tranquila. Es, de hecho, el perfecto centro vacacional para las familias, con pistas idóneas para iniciarse. Por supuesto, los más atrevidos podrán rozar casi el cielo en pendientes como el «Black Side».

  7. Interlaken, en Suiza

    Hasta los más impacientes por sentir las vertiginosas bajadas de Interlaken, no pueden más que detenerse un momento ante la incomparable estampa que forman los tres colosos Eiger, Mönch y Jungfrau. Los telesillas que ascienden a las cabeceras de las pistas tienen que enfrentarse a un duro competidor: un tren cremallera que alcanza los 3.454 metros de altura.

  8. Aspen Snowmass, Colorado (EE.UU.)

    La estación de esquí de Aspen Snowmass es quizás la más famosa de Estados Unidos. Aspen es un coqueto pueblo de montaña con casas de estilo victoriano que ofrece cuatro áreas para disfrutar del deporte blanco. Más de 40 remontes conectan pistas que van desde los 2.400 a los 3.400 metros, orientadas a todos los niveles y con pendientes para todos los gustos.

  9. Pyhä-Luosto, en Laponia (Finlandia)

    Finlandia alberga alrededor de 75 estaciones de esquí, aunque, sin duda, Laponia es la zona más importante. En esta remota región, el deporte alpino puede practicarse de manera más relajada, sin el bullicio que caracteriza a los grandes complejos invernales. Las suaves mesetas de las estaciones Pyhä-Luosto o de Levi son la mejor forma de comprobar la pasión que los finlandeses sienten por el esquí.

  10. Cerler, en Huesca (España)

    La estación de Cerler, situada en el Valle de Benasque, es la más elevada del Pirineo aragonés. Para los montañeros no hay otro lugar como este en España para esquiar. Es, de hecho, la estación del Pirineo que ofrece un mayor desnivel, con 1.130 metros. La belleza del entorno, con más de 60 picos que superan los 3.000 metros de altura, es sencillamente insuperable.

  11. Banff, en Alberta (Canadá)

    El pequeño pueblo de Banff, en la provincia canadiense de Alberta, ha crecido ligado a la nieve. Sus tres estaciones de esquí enclavadas en las Montañas Rocosas sitúan a la localidad como uno de los destinos más mágicos para pasar unos días inolvidables. Las pistas de Lake Louise son las más indicadas para los principiantes, mientras que Sunshine es el paraíso para los esquiadores más avezados.

  12. Taos, en Nuevo México

    Quizás no te lo esperabas, pero lo cierto es que Nuevo México acoge uno de los mejores lugares para esquiar del mundo. Taos es la estación de esquí más grande de este estado norteamericano conocido por sus paisajes semidesérticos. Sus pistas suponen todo un reto, pues gran parte de ellas es apta solo para los más curtidos en este deporte.

  13. Alyeska, en Alaska (EE.UU.)

    El estado más grande y más frío del país no podía faltar en esta lista. La estación más conocida de Alaska es Alyeska, ubicada a unos 40 kilómetros de Anchorage, la capital. Solo los amantes del riesgo se atreverán con una de las pistas consideradas más peligrosas del mundo, la Christmas Chute. Y es que, en ciertos tramos, alcanza el 80% de inclinación. De vértigo.

  14. Las Leñas, en Mendoza (Argentina)

    A un paso de la ciudad de Mendoza se encuentra Las Leñas, uno de los centros de esquí más exigentes de Argentina. Localizada a más de 2.200 metros de altura, la estación es el edén para los amantes del esquí extremo y el heliesquí. Las Leñas, asimismo, cuenta con una de las pistas de mayor longitud de Sudamérica, con una extensión de 7.050 metros.

  15. Kitzbühel, en los Alpes austriacos

    Un total de 170 kilómetros de pistas, un desnivel de 1.200 metros y 59 remontes son solo algunos motivos por los que Kitzbühel es una de las estaciones predilectas para todo esquiador. En el pintoresco Tirol se aloja también Hahnenkamm, donde se disputa una de las carreras más arriesgadas de la Copa del Mundo.