La pista de esquí más larga del mundo

Dieciséis kilómetros sin pausa para descubrir uno de los paisajes más bellos del planeta blanco

Actualizado:

Esquiar sin ver el final de la pista. Quiebros y requiebros en la nieve sin el agobio de la falta de espacio. La gloria de los horizontes lejanos. Para muchos esquiadores, salir de la pista establecida es un gesto de libertad. En las que aquí reseñamos, sin embargo, no hace falta buscar nuevos territorios porque el señalizado es tan grande que puede ser suficiente.

¿Cuál es la pista de esquí más larga del mundo? Hay diferentes respuestas para esta pregunta aparentemente tan sencilla. En principio, porque hay que diferenciar entre kilómetros esquiables sin interrupción y el descenso en la misma zona, pero en diferentes tramos. Según el primer criterio, la gran pista del mundo es «La Sarenne», con más de 16 kilómetros esquiables, en la estación francesa de Alpe d’Huez. Si tuviéramos en cuenta el segundo criterio, el descenso más largo sería seguramente el de Valtournenche, en la estación italiana de Cervinia. En total, 20 kilómetros.

La Sarenne comienza en la cima del Pic Blanc y nos conduce hasta las gargantas de Sarenne. Aquella zona también es el punto de partida de muchas rutas fuera de pista. El recorrido total requiere invertir una hora para llegar al punto final, sin utilizar ningún remonte en todo el recorrido. De sus 16 kilómetros, diez están considerados pista negra, con fuertes pendientes (la Sarenne tiee unos 2.000 metros de desnivel), mientras los otros seis son mucho más suaves.

En España

En España, la pista más larga la encontramos en la estación aragonesa de Cerler. Hace unos años inauguró la pista «9 km», con un desnivel de más de 1.100 metros. Se desciende desde Gallinero, la zona más alta de la estación, a 2.630 metros, hasta la cota más baja de Cerler, 1.500.

En la bajada se encadenan pistas azules, excepto una roja (más estrecha). Esto permite que cualquier persona de nivel medio puede realizarla. Además, se da un diploma en la oficina de 1.500 para aquellos que la completen, un gesto dirigido sobre todo a niños y cursillos.