Qué debes saber para ir a esquiar por primera vez

Consejos prácticos para que la primera jornada en la nieve no resulte un auténtico desastre

Actualizado:

Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina son muchos los esquiadores que ya están encerando tablas, engrasando ataduras y enderezando bastones para disfrutar de una semana de nieve en las pistas de esquí. Y es que los deportes blancos ganan cada año aficionados, familias enteras o grupos de amigos se inician en el esquí o el snowboard pero lo que puede ser, con una buena planificación, una primera jornada de diversión en la nieve se puede convertir en un auténtico desastre si no se atiende a ciertos consejos. Expertos del Grupo Sprinter dan las claves para querer repetir en tu día de nieve.

Habituarse al medio

Si es la primera vez que se sube a la montaña, sobre todo los más pequeños de la casa, antes de aprender a esquiar, hay habituarse al entorno y al tiempo. Hay que verlo como algo divertido, y para ello, los primeros días hay que pasarlo bien, jugando en la nieve o tirándose en trineo. En cuanto se esté habituado se podrá subir en los primeros esquís.

Equipo adecuado

Una buena equipación es fundamental, no solo para mantenerles protegidos de las bajas temperaturas, sino para prevenir cualquier tipo de lesión. Son fundamentales, unas buenas gafas para protegerles la vista del reflejo del sol, un casco protector, guantes cómodos y prendas térmicas.

[Cómo elegir las mejores gafas para esquiar]

Vestuarios

En la elección del vestuario debe primar la comodidad y no tanto el estilismo. Es fundamental sentirse agusto con prendas térmicas y que no calen sin necesidad de llevar el último modelo. La experiencia debe resultar agradable de lo contrario es posible que no se quiera repetir.

Contratar clases

No es lo mismo saber, que enseñar. Muchas veces los familiares o amigos cometen el error de querer enseñar ellos mismos a sus acompañantes. Sin embargo no es tan sencillo, ya que la montaña es un terreno peligroso y el esquí un deporte complejo. Apuntarse a clases de esquí particulares o en grupo es la mejor opción para aprender este deporte de manera segura y siempre de la mano de expertos, obteniendo la mejor base posible para prevenir futuras caídas y lesiones.

Saber cuándo bajarse de los esquís

No forzar a aquellos que ya estén cansados. Aunque el esfuerzo de llegar hasta las pistas -planificación, madrugón, frío y forfait- nos haga pensar que hay que aprofechar hasta el último minuto, lo cierto es que para un principiante el esfuerzo es mucho mayor que para aquellos que se deslizan sin problemas ni caídas por las pistas.Dejarlo a tiempo hará que se tenga una sensación de «prueba superada» y que animará a repetir la experiencia.

[Estado de la nieve en las estaciones españolas y en el Pirineo Francés, en Infoesquí]