Viajar - Nieve

La cueva de hielo más grande del mundo

Una galería de 70 metros nos lleva a descubrir los hielos milenarios del glaciar Fee, en Suiza

Descenso a la gruta de Saas-Fee
Descenso a la gruta de Saas-Fee
JAVIER CARRIÓN - Actualizado: Guardado en: Viajar Nieve

Para llegar a la mayor cueva de hielo del mundo tienes que desplazarte a Saas-Fee, famosa estación por sus 155 kilómetros de pistas de esquí, y se accede a esta atracción a través de una galería de 70 metros que conduce por los hielos milenarios del glaciar Fee, cuando has alcanzado ya una altitud de 3.500 metros. La cueva de más de 5.500 m³ de extensión, reformada en 2016, ofrece una profunda mirada al interior del glaciar, donde puedes tocar el hielo milenario de diferentes épocas, asombrarte con una escenificación de lo que sería un alud de nieve con sonidos reales, y admirar diversas esculturas de hielo, como la de Mickey Mouse o un dragón.

Figuras de hielo y un pequeño iglú en el interior de la cueva
Figuras de hielo y un pequeño iglú en el interior de la cueva

Al salir de la cueva espera otra sorpresa: Subiendo unas escaleras se llega al restaurante giratorio enclavado a mayor altura de la Tierra, que ofrece en una hora una vista panorámica de 360 grados del mundo glaciar y montañoso del valle del Saas. El Mittelallalin es, además, el punto de partida para tours de alta montaña, excursiones por los Alpes y glaciares, descensos en esquí hasta el pueblo de Saas-Fee. El precio de la entrada a la cueva es 10 CHF y la jornada de un día de esquí en las pistas de Saas-Fee. 72 CHF.

A Saas-Fee se le llama «La perla de los Alpes» por ser un pueblo situado a 1.800 metros de altura y estar rodeado de 13 cumbres con alturas superiores a los 4.000 m. El valle de Saas posee 350 km de senderos temáticos y de excursiones, así como programas de actividades especiales para familias y niños, y cuenta con 22 ferrocarriles de montaña, entre ellos el famoso Metro Alpin, que traslada a a los visitantes al restaurante giratorio. Ya en el pueblo, merece la pena visitar el Museo Saas para descubrir cómo eran las casas antiguas del valle, los trajes y artefactos tradicionales, y, sobre todo, para comprobar cómo el glaciar ha retrocedido considerablemente por el cambio climático en los últimos cien años. Inf, www.saas-fee.ch

Toda la actualidad en portada

comentarios