Cómo elegir las mejores gafas para esquiar

Una de las principales dudas a la hora de comprar el equipo es la protección de los ojos y la elección entre gafas o máscaras

Actualizado:

A la hora de preparar el equipo de esquí, sobre todo para aquellos que se inician, uno de las principales dudas es la protección de los ojos y la elección entre gafas o máscaras. Hasta hace unos años prácticamente todos los esquiadores hacían uso de las gafas de sol y las máscaras se quedaban para los días de mal tiempo; de hecho eran conocidas como «gafas de ventisca». Hoy en día el uso generalizado del casco en las pistas ha hecho que casi todo el mundo que lleva casco esquíe con máscara. Tienen ventajas y algún inconveniente. Entre las ventajas está que las mascaras aumentan la protección contra el frío y contra impactos. Además las lentes suelen ser intercambiables y se puede esquiar con la misma máscara en días nublados o soleados cambiando el tipo de lente. Tienen como inconveniente la pérdida de visión periférica por los marcos gruesos y que no resultan muy cómodas en los días de calor.

Más allá de la estética o la comodidad lo que está claro es que tanto gafas como máscaras deben cumplir con unos requisitos para proteger correctamente. Un experto del canal 110% SKI nos da las claves para elegir la protección correcta.

Radiación ultravioleta

Para empezar hay que tener muy presente la radiación ultravioleta que es la que provoca los melanomas en la piel y en el ojo puede ocasionar degeneración macular o las cataratas. Hay que tener claro que no existe una relación directa entre la oscuridad de las lentes y la protección ultravioleta. Hay lentes muy oscuras pero que no tienen filtro ultravioleta. Por eso hay que comprobar en las gafas, normalmente en las patillas, que tengan el distintivo CE, es decir, que están aprobados por la Unión Europea y tienen el filtro ultravioleta. Si las gafas son de EE.UU. deberán tener el distintivo UV400.

Cantidad de luz visible

Todas las gafas vendidas en establecimientos autorizados tienen filtros ultravioleta. Por lo tanto el siguiente paso es fijarse en la cantidad de luz visible. La oscuridad de las gafas es la que determina cuanta luz visible pasa por la lente. Existen cinco categorías: Categoría 0, bloquea solo hasta el 20 por ciento de luz y su uso es de noche. Categoría 1, bloquea hasta el 43 por ciento y está indicada para días oscuros. En estas dos categorías el uso de la gafa protege frente al viento o los impactos.

Categoría 2, bloquea hasta el 82 por ciento y está indicado para días nublados. Categoría 3, bloquea hasta el 92 por ciento y es perfecta para días de sol. La última categoría la 4, es para uso glaciar y bloquea hasta el 97 por ciento de la luz visible.

Usar la categoría adecuada para cada momento es importante ya que si exponemos al ojo a mucha luz visible se puede tener problemas de inflamación de la córnea.

Lentes polarizadas

Las lentes polarizadas bloquean la luz dependiendo del ángulo de incidencia en la lente, es decir, la luz que llega desde abajo la bloquea mucho más que la que llega desde arriba y son muy útiles en el mar o para conducir en días muy claros.

El color de las lentes

El color de las lentes es importante en las primeras categorías -0, 1 y 2- en días nublados o con nieve. Las lentes de color bloquean cierta parte de la luz visible y hacen que se vean los colores algo alterados. Esto le sirve al ojo para enfocar. Por ejemplo, las lentes amarillas bloquean más luz de tipo azul que es más agresiva y permiten enfocar mejor. Las verdes o grises son las que menos afectan al color mientras que las marrones o rojas son las que resultan más incómodas a la hora de esquiar.

En qué fijarse en la tienda

A la hora de comprar unas gafas, además de todo lo anterior, hay que fijarse en que sean de uso deportivo, ya que las gafas de calle suelen ser de cristal y tras un impacto son más peligrosas.

Además es importante la curvatura de las gafas y de la lente. Las curvas se pegan más a la cara y protegen los laterales bloqueando mayor cantidad de luz y de viento. Las lentes planas por su parte apenas deforman la visión y pueden resultar más cómodas.

Para comprar unas máscaras, además del color de las lentes o el diseño, es importante probarlas con el casco que se vaya a utilizar para que se adapten perfectamente y sean una continuación del casco. Las lentes de máscaras más económicas suelen ser cilíndricas, -esto es un plástico plano que se curva para dar la forma de las gafas- y deforman menos la visión pero por contra se pierde más visión por arriba y por abajo. Las más caras casi siempre son esféricas. Para aquellos que necesiten esquiar con gafas de ver hay que buscar los modelos «OTV» (Over the glasses) que tienen mayor espacio entre la cara y la lente.

[Estado de la nieve en las estaciones españolas y en el Pirineo Francés, en Infoesquí]