ASTURIAS Dónde esquiar en Asturias: Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno

Las dos estaciones se han unido a Leitariegos y San Isidro para crear un sistema de entradas conjuntas que dan acceso a un gran dominio esquiable

Estación de Valgrande-Pajares
Estación de Valgrande-Pajares

Todo el mundo asocia Asturias a montaña: Covadonga, los Picos de Europa, el macizo de Ubiña, sierras como las del Sueve o el Aramo, cimas como el Angliru o el Naranjo de Bulnes… Pero, en cambio, las nieves del Principado tienen mucho que ofrecer, sobre todo tras las novedades y mejoras de la última década. Hoy por hoy, Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno son estaciones perfectamente equipadas, tranquilas y libres de la masificación que aqueja a las de otras regiones. Y, además, situadas a menos de cien kilómetros de las grandes ciudades de la región, pero también en plena naturaleza, cerca de parques naturales y nacionales.

Valgrande-Pajares

Estación de Valgrande-Pajares
Estación de Valgrande-Pajares

Valgrande-Pajares -en el concejo de Lena- es el gran clásico la nieve asturiana, la estación es una de las pioneras de toda España y en la que han aprendido a esquiar decenas de miles de asturianos durante décadas. En Pajares se lleva esquiando desde los años 20 y en 1953 se instaló el primer telesilla. Pero este clásico se ha modelado en los últimos años, optando por centrarse en las cotas más altas (de los 1.450 metros del Brañillín a los 1.890 del Cuitunigru) y renovando las instalaciones. En la actualidad, sus 32 pistas (siete verdes, nueve azules, doce rojas y cuatro negras, con un total de 21,5 kilómetros) cuentan con cuatro telesquís y cuatro telesillas (dos biplaza y dos cuatriplaza) que las hacen muy accesibles, con una capacidad de transporte de 6.520 esquiadores/hora. También se ha adaptado a otras modalidades, como el esquí de fondo, el esquí de montaña (con un recorrido señalizado), los trineos y el snowboard. Para este último y para las otras variantes más espectaculares del esquí se ha creado un completo snowpark con gran variedad de módulos. A todo esto se suman dos estadios de competición, lo que hace de Valgrande-Pajares una estación coqueta y muy completa, en una de las zonas más legendarias de la Cordillera Cantábrica.

Más información: Valgrande-Pajares.

Fuentes de Invierno

Fuentes de Invierno
Fuentes de Invierno- Pablo Varela-Cedida por Turismo de Asturias

Y si Valgrande-Pajares es el clásico, Fuentes de Invierno es la gran novedad de los últimos años. Inaugurada en 2007 en el concejo de Aller (el corazón de la Montaña Central asturiana), esta estación se distingue por su versatilidad. Sus 8,7 kilómetros esquiables se reparten en quince pistas muy variadas (tres pistas verdes, tres azules, seis rojas y tres negras), lo que la hace ideal tanto para principiantes como para esquiadores expertos. Estas pistas se hallan servidas por cinco remontes de última generación: tres telesillas cuatriplazas, un telesquí y una cinta, con una capacidad total de transporte de 8.200 personas por hora, más que suficientes para que la estación pueda dar servicio a 2.800 esquiadores al día. Y tanto Valgrande-Pajares como Fuentes de Invierno cuentan con toda una serie de servicios complementarios: alquiler de material deportivo, escuelas de esquí, cafeterías, restaurantes… Y más de mil plazas de alojamiento en su área de influencia, incluyendo 140 a pie de pista, en los albergues de Valgrande-Pajares.

Más información: Fuentes de Invierno.

Abonos y forfaits

Ambas estaciones tienen variedad de abonos y forfaits. Por ejemplo, el forfait de un día en temporada alta cuesta 24 euros para adultos y 19 euros el infantil (27 y 22 con servicio médico) en Fuentes de Invierno y 26 el de adultos y 22 el infantil (29 y 25 con servicio médico) en Valgrande-Pajares, importes que ascienden a 45 euros para adultos y 35 para infantiles en el caso de dos días.

Y un abono conjunto de temporada (a partir del 1 de diciembre) para las dos oscila entre los 290 euros del abono normal y los 160 del infantil y el de veteranos, más un abono preinfantil (para niños de menos de 5 años) por 30 euros.

Acceso a Leitariegos y San Isidro

Pero para esta temporada también ofrecen opciones que dan acceso no a dos estaciones, sino a cuatro. Las dos asturianas se han unido a las de Leitariegos (situada en Cueto de Arbás, una zona reserva de la biosfera) y San Isidro (27,4 kilómetros de pistas alpinas y 6,6 de pistas especiales), en la vertiente leonesa de la Cordillera Cantábrica, para crear un sistema de entradas conjuntas que dan acceso a un gran dominio esquiable. La apuesta más fuerte es el forfait «4días/4estaciones», que permite esquiar un día en cada estación, más un quinto en la que el cliente elija. Además, con un abono de temporada en cualquiera de las cuatro estaciones se consigue un 20 por ciento de descuento en los forfaits diarios de las demás.

En definitiva, Asturias ofrece estaciones tranquilas para iniciarse en el esquí, o para esquiadores avezados que quieran huir de la masificación. Y al terminar de esquiar, el Parque Nacional de Redes está al lado de Fuentes de Invierno, una joya del prerrománico como Santa Cristina de Lena, a pocos kilómetros de Valgrande-Pajares, Oviedo a una hora en coche, Gijón y Avilés a apenas hora y media, al igual que la costa, los Picos de Europa también muy próximos, el patrimonio industrial de la cuenca minera casi al lado, pueblos típicos por doquier… Incluso si las condiciones meteorológicas no son propicias para la práctica del esquí, Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno cuentan con localizaciones suficientemente atractivas como para que el viaje merezca la pena. En Asturias, las cumbres nunca están lejos.

Los partes de nieve para ambas estaciones pueden consultarse en el Teléfono Blanco asturiano 902 300 450 y en sus webs: Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno. Más información: Patrimonio Natural de Asturias.

Toda la actualidad en portada

comentarios