Las ocho mejores estaciones para esquiar en verano

Las ocho mejores estaciones para esquiar en verano

Argentina y Chile tienen las cumbres más altas de la cordillera de los Andes

Actualizado:

Argentina y Chile tienen las cumbres más altas de la cordillera de los Andes

12345678
  1. El Colorado, Chile

    Con la llegada de la primavera la nieve va desapareciendo de las cumbres españolas. Muchos son los que cambian los destinos de montaña por los de playa sin embargo cada día aumenta los viajeros que quieren seguir practicando su deporte favorito en verano. La solución, acudir a algunas de las estaciones de esquí de la imponente cordillera de Los Andes, frontera natural entre Argentina y Chile y que guarda las cumbres más altas del continente americano y unas de las mejores estaciones de esquí del mundo. Un viaje para huir durante unos días del calor del hemisferio norte y descubrir dos países fascinantes.

    A todos los que les gusta disfrutar de la nieve en familia la estación de esquí de El Colorado es una buena opción porque cuenta con pistas para todos los niveles. A tan solo 39 km de Santiago de Chile tiene 107 kilómetros esquiable con 20 remontes y cuatro telesillas que transportan a los deportistas a una altitud máxima de 3.333 metros desde donde las vistas son impresionantes.

    El complejo, abierto de junio a octubre, cuenta con dos hoteles, bares, restaurantes y una discoteca sin olvidar la cercanía de la capital chilena con una gran oferta cultural y de ocio.

  2. Termas de Chillán, Chile

    Para los aficionados a la montaña la pequeña estación chilena de Termas de Chillán es un paraíso con bosques que rodean los 35 kilómetros de pistas abiertas al público y que hacen de cada descenso una experiencia distinta.

    Con paisajes únicos, naturaleza en estado puro, buenas pistas y alternativas para cenar o degustar un buen café esta estación es célebre por todo su extraordinario terreno fuera de pista. Uno de las rutas más demandadas son los paseos en motos de nieve para acceder a lugar de ensueño.

    Este centro, abierto todo el año, es famoso por sus instalaciones de aguas termales en el gran hotel Termas de Chillán, con casino incluido.

  3. Valle Nevado, Chile

    Valle Nevado es un centro de esquí ubicado a 46 kilómetros de Santiago de Chile y uno de los centros de esquí más recientes del país. Fue creado en 1988 por empresarios franceses a semejanza de los resorts invernales de los Alpes.

    La estación cuenta con una de las mayores áreas esquiables de América del Sur y es considerado uno de los más modernos del continente. En los últimos años, se han ampliado las pistas y se han creado un «snow park» y un «halfpipe» para la práctica de esquí acrobático, esquí de estilo libre, salto en esquí y snowboarding. Desde el año 2003, Valle Nevado es sede de unas de las fechas de la Copa Mundial de snowboard. También se puede practicar heliesquí.

    La estación tiene una limitada oferta de alojamiento con tres hoteles y un complejo de apartamentos además de bares, tiendas, karaoke, bingo o piscina.

  4. Portillo, Chile

    A un paso de la vecina Argentina, Portillo es la estación de esquí más antigua de América del Sur y una de las más importantes. Los propietarios de Portillo han mantenido el resort como un exclusivo centro de esquí, con tan solo un hotel para 450 personas que son prácticamente las únicas que disfrutan de los 45 kilómetros de pistas de la estación.

    Es el lugar perfecto para desconectar del mundo bien descendiendo por sus laderas, como descansando en las instalaciones del hotel Portillo y darse un chapuzón mientras la nieve cubre la cordillera de los Andes. Una vista increíble en un destino diferente.

  5. Cerro Catedral, Argentina

    Cruzamos la frontera chilena y nos adentramos en la zona argentina de los Andes, en concreto en el Cerro Catedral, a 19 kilómetros de San Carlos de Bariloche y dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi.

    La estación de esquí encierra todo un mundo con hoteles, restaurantes, bares, discotecas y hasta un centro comercial. Con más de 100 kilómetros divididos en 50 pistas, es una de las más grandes y modernas de Argentina dotada de toda clase de remontes, telesillas y telecabina donde además de facilitar el ascenso a las cumbres se puede disfrutar de unas impresionantes vistas panorámicas de valles cubiertos y bosques nevados.

    Para aquellos que entre descenso y descenso quieran tomarse un respiro la estación abre 20 refugios de montaña donde disfrutar de un tentempié. Esta estación es sin duda un lujo invernal para descansar durante el verano español.

  6. Las Leñas, Argentina

    Las Leñas, es una de las estaciones de esquí y de snowboard más importantes de Argentina. Con 65 kilómetros de pistas tiene el descenso ininterrumpido más largo del país y la posibilidad de realizar esquí nocturno en algunas de sus pistas. Para los esquiadores avanzados, Las Leñas ofrece la oportunidad de aventurarse en la nieve recorriendo los paisajes más hermosos fuera de pista.

    Con una amplia y completa oferta hotelera y de servicios la estación posee hoteles de tres, cuatro y cinco estrellas, apartamentos, aparthoteles además de bares y restaurantes, un casino y una discoteca.

  7. Cerro Bayo, Argentina

    Cerro Bayo es una de las pocas estaciones en las que lo de menos es el esquí. Sus 12 kilómetros de pistas la convierten en una de las más pequeñas de Argentina pero las vistas del lago Nahuel Huapi desde sus cumbres bien vale una mención especial. Perteneciente a la ciudad de Villa La Angostura, desde su inauguración en 1978 el Cerro Bayo es una de las estaciones más exclusivas de la Patagonia argentina.

    Está situada a tan solo nueve kilómetros de Villa La Angostura con una amplia oferta hotelera, cabañas, y campings además de bares y restaurantes. Una escapada perfecta para completar un viaje por Argentina.

  8. Cerro Chapelco, Argentina

    En el noroeste de la Patagonia Argentina, a 20 kilómetros de la ciudad de San Martín de los Andes se halla una de las estaciones de esquí más bellas de Argentina, Chapelco Ski Resort. Tiene 22 pistas de distintos niveles de dificultad lo que brinda atractivas alternativas para todo tipo de exigencias a lo largo de sus más de 140 hectáreas de área esquiable.

    Hasta sus laderas llegan todos los años de junio a octubre miles de esquiadores de todas partes del mundo fascinados por sus paisajes únicos como la imponente vista del lago Lácar o la impresionante presencia del volcán Lanín.