Canon / Flickr
GASTRONOMÍA

Así son los nuevos mercados ecológicos de España

Del productor al consumidor, sin intermediarios, pero con garantías de calidad y frescura

Actualizado:

Del productor al consumidor y de él al plato, sin intermediarios (o con los menos posible), respetando la temporalidad, cuidando el medio ambiente y con garantías de calidad y frescura. Así son los mercados de proximidad, donde también reina el producto ecológico. ¿Necesitamos más argumentos? Inyectaremos beneficios a la economía local, comeremos mejor (sobre todo con alimentos no madurados ni mantenidos largamente en cámaras) y ayudaremos a los más pequeños agricultores. Si ya estamos más que convencidos, estas son las direcciones.

Un total de 110.000 personas y cerca de 313 puestos son los resultados de la última edición de la Feria del último lunes de octubre de Guernica (Bilbao), que exhibe gran cantidad de alimentos y bebidas de la zona (hortalizas, legumbres, frutas, txacolí, mieles) y donde cada año se celebra una tradicional subasta de quesos, que en 2015 costó 3.700 euros al mejor postor.

En la costera localidad bilbaína de Bermeo ya han preparado una intensa agenda para los meses venideros: la Feria del Pescado (a finales de mayo) especializada, por supuesto, en el mundo marino; el Mercado del día Santa Eufemia (el 16 de septiembre), con más de 100 expositores; y la Feria de San Martín (el 11 de noviembre), repleta de carnes, quesos, panes, patés, mieles, vinos y flores.

En Galicia, el interés por los mercados verdes se ha convertido casi en un furor a favor del consumo local. El segundo y el último sábado de cada mes, la cárcel vieja de Tui acoge el Mercado da Verdura de Tui (Vigo), donde la reina es la huerta gallega, y en La Coruña es conocido Mercanatura, que subraya la importancia de lo natural, lo ecológico y lo artesanal.

Mercados ecológicos

Los alrededores de la capital española están sembrados, literalmente, de poblaciones agrícolas que llegan, en forma de puestos, a Matadero (centro de creación contemporánea) el último fin de semana de cada mes (20 y 21 de febrero). En el Mercado de productores se pone en evidencia que la Comunidad de Madrid está descubriendo un potencial alimentario tremendo. Buen ambiente en La buena vida, justo detrás de Caixa Forum, uno de los favoritos de quienes buscan cervezas artesanas, vinos ecológicos y pan casero.

«Un mercat lúdic i didàctic» es como el Ayuntament de Valls (Tarragona) ha definido al Mercat agroecològic i de varietats locals, un espacio en el que la edad no importa, hay actividades para todos y un objetivo claro: recuperar variedades locales y recetas tradicionales. En plena avenida Diagonal, cada viernes, está el MerCAT Ecològic con, subrayan «productos de nuestra tierra con certificado ecológico».

En las islas, tanto en Canarias como en Baleares, tampoco escapan a esta tendencia. Todos los martes y sábados por la mañana, en la Plaça Bisbe Berenguer, se celebra el Mercado ecológico de Palma, un buen muestrario de la variedad mallorquina; y en Buenavista del Norte (Tenerife) el del Agricultor, ahora en la plaza de los Remedios nos cuentan desde el Ayuntamiento. «Es pequeñito», advierten, pero es una cita obligada de los sábados por la mañana.

Fuente: Guía Repsol