Mudéjar en Andalucía: tres citas imprescindibles
Interior de la Sinagoga de Córdoba - jp Puerta
turismo

Mudéjar en Andalucía: tres citas imprescindibles

La ornamentación es el elemento principal de este estilo, que nace de de las sinergias entre musulmanes y cristianos entre los siglos XII y XV

Actualizado:

La ornamentación es el elemento principal de este estilo, que nace de de las sinergias entre musulmanes y cristianos entre los siglos XII y XV

123
  1. La Sinagoga de Córdoba

    Interior de la Sinagoga de Córdoba
    Interior de la Sinagoga de Córdoba - jp Puerta

    El arte mudéjar nace de las sinergias entre musulmanes y cristianos que se daban entre el siglo XII y el XV en España. En árabe, mudéjar significa «a quien se le permite quedarse», en referencia a los moriscos que se quedaron en la península tras la reconquista española. La ornamentación como elemento principal caracteriza este estilo, que también bebe del románico, el gótico y el renacentismo.

    Adornos que se inspiran en vegetales y en las figuras geométricas, así como yeserías y alicatado con azulejos reflejan los rasgos de este estilo que fusiona las raíces arquitectónicas cristianas con el encanto de la tradición árabe.

    Córdoba fue la ciudad más importante durante los tres primeros siglos de presencia musulmana en España. Eso explica la importancia de la influencia musulmana, y también que se encuentren las primeras muestras de arte mudéjar andaluz.

    Entre las obras más fundamentales, la Sinagoga y la Mezquita de la ciudad, reconocidas internacionalmente por la belleza de sus rasgos.

    Sinagoga de Córdoba

    La Sinagoga de Córdoba, declarada monumento nacional en 1885, es la única que hay en Andalucía; la más importante de las tres que tiene España; y está entre las más relevantes de Europa por sus inscripciones.

    Viendo sus paredes hoy, cuesta imaginar el suntuoso aspecto que debía ofrecer el templo cuando fue construido en 1314. Los obreros tardaron menos de un año en concluir todas las obras.

  2. La Mezquita de Córdoba

    Bóveda de la Capilla Real de la mezquita de Córdoba
    Bóveda de la Capilla Real de la mezquita de Córdoba - alonzo

    De la Mezquita de Córdoba destaca la majestuosa decoración mural de yeserías pero, sobre todo, la bóveda de arcos lobulados cruzados. Y también los espacios que estos arcos dejan al descubierto, que se adornan de mocárabes policromados.

    También en la mezquita se encuentra la Puerta del Perdón. El propio rey usaba esta entrada, así que no es de extrañar su grandeza arquitectónica y visual. Se trata de una remodelación mudéjar de una construcción previa, de estilo islámico. Resalta en ella un gran arco túmido repleto de decoraciones.

    En Córdoba podemos encontrar otros ejemplos destacados de la arquitectura mudéjar en edificios civiles. La provincia conserva varias construcciones de este estilo en buen estado, algunas reconvertidas en conventos, como los de Santa Marta, San Rafael, Santa Cruz o Santa Isabel de los Ángeles.

  3. Sevilla de los Alcázares

    Patio de las Doncellas en el Alcázar de Sevilla
    Patio de las Doncellas en el Alcázar de Sevilla - cat

    Y si Córdoba fue el centro islámico español durante la presencia árabe en la península, Sevilla se posicionó como capital a partir de la mitad del siglo XII, con la llegada de los almohades. La muestra más majestuosa del mudéjar sevillano es el conjunto de los Reales Alcázares.

    El Alcázar de Sevilla, articulado alrededor de dos patios, el de Doncellas y el de las Muñecas, presenta rasgos eclécticos incluso dentro de los fronterizos patrones del arte mudéjar, ya que en sus obras confluyeron artesanos toledanos, granadinos y locales.

    La Puerta de León de estilo almohade, junto a la entrada, ofrece una magnífica vista del conjunto como fusión de arte árabe y cristiano.

    Este espacio, además de recoger muchas otras influencias en sucesivas construcciones, es considerado de lo más granado del mudéjar andaluz.

    Fuente: Guía Repsol