Restaurante-tienda «Mama Campo»
Restaurante-tienda «Mama Campo» - ERNESTO AGUDO

Siete tiendas y restaurantes «eco» para chuparse los dedos

Nuevas iniciativas que confirman que la gastronomía «eco» ha llegado para quedarse

Actualizado:

La gastronomía «eco» ha llegado para quedarse porque le hemos hecho un hueco en la despensa (y el estómago) encantados. Muchas son las novedades en esta línea fruto del éxito que ha cosechado el producto ecológico. Exploramos recientes restaurantes con raíz «bio» y también algunas de sus ramificaciones: iniciativas que van de la mano para un consumo responsable.

Ya hemos conocido varias direcciones en las que los productos ecológicos se compran y se saborean en el mismo espacio. Mama Campo es todo un referente y su filosofía se expande a lo largo de tres locales en Madrid: una cantina, para un picoteo sano e informal; un restaurante, que en pocos días inaugurará su terraza, y un colmado de venta online y entrega a domicilio que también abastece a los otros dos espacios. En Almería, la familia de Mario Salmerón comenzó a cultivar sus propias tierras de forma ecológica. En 2016, Mario trae la cosecha a Madrid y abre La Huerta de Almería. El éxito se ha traducido recientemente en otro local que, como en el primer caso, cuenta con una zona degustación. Además, junto a Javier, su socio, acaba de abrir Amargo Place to Be, que surte con productos de su ecotienda. Se trata de un multiespacio que es a la vez teatro, sala de conciertos y exposiciones, cafetería y restaurante. La Huerta de Carabaña es otro rutilante ejemplo. El proyecto agrícola se puso en marcha hace una década en la localidad madrileña homónima a orillas del río Tajuña. Después, en 2014 abrieron un restaurante en el espacio Gourmet de El Corte Inglés de Goya, y un año después, en el de Castellana. Animados por la buena acogida acaban de dar el salto a la calle Jorge Juan por partida doble: un bistrot, más desenfadado, y un restaurante formal.

De proximidad y a granel

Esta moda «green» combina a la perfección con la proximidad, con el denominado kilómetro cero. La Colmena Dice Sí pone en contacto a productores de alimentos con consumidores de la misma zona. El objetivo es posibilitar la comercialización de alimentos locales, saludables y de producción sostenible y artesanal, cuyos precios son fijados libremente por los productores. ¿El medio? Colmenas online. En nuestro país participan 317 productores, 20.000 consumidores y hay cien colmenas en Madrid, Barcelona, Castilla y León, Bilbao, Andalucía y Valencia. Cuentan con una página web que indica la colmena más cercana en cada caso, se realiza el pedido (frutas, legumbres, pan, queso, carne, bebidas...) y se recoge una vez a la semana en el sitio y la hora convenidos con un aliciente: la posibilidad de conocer a los pequeños productores. La misma distribución directa del productor al consumidor final se encuentra en Farmidable. La diferencia radica en el punto de distribución: las escuelas. Los consumidores de cada comunidad realizan el pedido a través de internet o una «app» y lo recogen cuando van a recoger a sus hijos a la salida del colegio, lo que permite al mismo tiempo reducir la huella de carbono.

En la línea de consumo responsable también se encuentra la venta a granel, que cuenta entre sus beneficios evitar el desperdicio de comida y acabar con los envoltorios innecesarios (se pueden llevar los envases de casa). Pepita & Grano ya se ha instalado en Ponferrada y en la capital acaba de estrenar su tercera tienda en Madrid Río. Además de especias, legumbres, harinas o frutas deshidratadas organizan talleres saludables desde alimentación y autocontrol al «desciframiento» de las etiquetas de los alimentos. La leche también se amolda a esta tendencia. Buena muestra de ello es Cántaro Blanco. Por supuesto, cuenta con leche fresca a granel y muchos de sus derivados lácteos como yogures o quesos. También preparan batidos al momento, crema catalana, arroz con leche... Ah, y sirven desayunos.