Viajar

Vera (Almería), belleza ganada al desierto

En el litoral entre la montaña y el mar, Vera une sus fuerzas a Garrucha y el Pueblo Indalo para crear un ente indivisible lleno de color y diversión

El playazo de Vera
El playazo de Vera
josé manuel cuéllar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Más allá del desierto de Clint Eastwood y Sergio Leone, un poco más allá, se encuentra Vera. No es Vera propiamente, sino lo que la rodea lo que nos atrae la atención. Porque en realidad hablamos de Vera y sus circunstancias, que son varias y numerosas: El Playazo de Vera, el oasis nudista (hotel incluido), Garrucha y el Pueblo Indalo, todo muy cerca, a tiro de piedra.

Porque lo cierto es que este trozo de litoral no se entiende por separado sino de forma conjunta. Corres por la arena del Playazo de Vera y en dos kilómetros te topas con las gambas de Garrucha y su cine de verano, imprescindible en todo estío que se precie. Sigues corriendo junto a las olas y en pocos minutos te plantas en el Pueblo Indalo, casi unido todo duna con duna.

En Vera y sus aledaños el viento destierra al sol y más te vale usar las protecciones 50 porque en esa luz continua con el eolo soplando se te van las mañanas y tardes enteras y ni te das cuenta de que acabarás cual gambón inglés.

Con dicho viento por bandera, el Playazo es tierra prometida para el surf, las cometas y la vela, que por allí reinan por doquier. Pero todo esto son lugares públicos. Para los estudiosos playeros, lo mejor es adentrarse en carreteras secundarias, más allá del Pueblo Indalo, para llegar a El Sombrerico, una cala mitad nudista mitad textil, pero que es la joya de la corona en la zona. Esta playa debe su nombre a la curiosa forma de un pequeño islote situado en ella y se trata de un espacio de 600 metros de longitud por 15 de anchura. Piedras en la entrada del agua y algo más allá, pero el verdadero tesoro de la playa es su chiringuito: el Manacá, donde se puede disfrutar de la mejor paella, de largo, que se puede probar en el litoral mediterráneo (muy superior a la valenciana sin ir más lejos).

Tirando más allá de Vera o Garrucha, se ha alzado el litoral del Pueblo Indalo, que está compuesto por una batería de chiringuitos, bares chill out, restaurantes y hoteles que llegan casi desde el mismo Garrucha hasta el final del litoral, justo donde se alza el hotel Indalo.

Un «tee» en el cielo

Y puestos a perderse, váyanse a pegar unas bolas al campo de golf de La Marina, único en su especie, sobre todo si suben al hoyo 3. Un tee en las nubes, en el pico de la montaña, cerca del cielo, con el mar como horizonte y un abismo que salvar para poder llegar a calle. Una maravilla de diseño que, no obstante, penaliza, con sus lagos y arbustos sin fin, a los principiantes.

Por último, y como variante el campo de golf está el cortijo de Turre, que es especial pues es un amago de campo donde por la noche corren jabalís y su configuración es tan especial que golpeas entre bichos de diversa índole dentro de un trazado complejo y exótico. Eso sí, su terraza para cenar entre velas y junto a un pub de tono irlandés-andaluz es casi inigualable

Así que tienen de todo y para todos pues para finalizar es indispensable la cena en el jardín del «Casablanca», precioso restaurante con excelente cocina y belleza entre palmeras. Para acabar el día no hay mayor lujo.

Toda la actualidad en portada

comentarios