Los Patios de Córdoba, ocho razones para la Humanidad
escapada

Los Patios de Córdoba, ocho razones para la Humanidad

La Fiesta de los Patios, protegida por la Unesco desde finales de 2012, se celebra en Córdoba hasta el 19 de mayo. He aquí ocho razones que avalan este prodigio

Actualizado:

La Fiesta de los Patios, protegida por la Unesco desde finales de 2012, se celebra en Córdoba hasta el 19 de mayo. He aquí ocho razones que avalan este prodigio

12345678
  1. Convivencia

    La vida de las casas del Casco cristalizó a mediados del siglo XX en un modelo de solidaridad vecinal y en la elevación de lo humilde a una categoría estética. No hay que irse muy atrás en la memoria. Cualquiera que roce los cuarenta años y se haya interesado por preguntarle a sus padres cómo vivían cuando eran niños saben bien cuál es la esencia de un patio de vecinos.En Santa Marina, en el Alcázar Viejo, en Santiago... el molde era el mismo. La peripecia familiar también. Sucedía que el siglo XX cubría su primer tercio y, tragedias bélicas aparte, parecía de veras entonces que Córdoba ofrecía unas posibilidades de progreso y bienestar que ni de lejos ofrecía pueblos de la Sierra o de la Campiña. De manera que había que probar suerte. Apenas un cuartito con unas cuantas camas en un caserón con un patio común. El patio era, eso sí, un trozo de cielo. El milagro, el mérito del patio, ha sido haber convertido la pobreza en belleza. Lo ha afirmado también en más de una ocasión Ramírez Laguna, especialista en Los Patios.Basta con abrir bien los ojos en el patio de la calle Marroquíes. Que a ver cómo puede ser que unas pilas de lavar la ropa sean piezas con un valor estético que superara, tal vez, a su condición de vestigio doméstico. Que a ver cómo unas canaletas para conducir el agua de lluvia, hechas en su origen de un metal humilde por falta de recursos, alcanzan cierto valor estético y van a juego con los tiestos añiles y con los remates de los quicios exteriores de las viviendas.
  2. Estirpe

    Últimos preparativos para la fiesta de los patios (del 8 al 19 de mayo)
    Últimos preparativos para la fiesta de los patios (del 8 al 19 de mayo) - valerio merino
    La tradición de estancias al aire libre en las viviendas se remonta a Mesopotamia y tiene influencias romanas e islámicas. Por más que esté claro que la forma de vida que se acuñó en las casas de vecinos en la segunda mitad del siglo XX sea consecuencia de las oleadas migratorias de la provincia a la capital, es un hecho evidente que el concepto de casa con patio se retrotrae a tiempos inmemoriales. Los precedentes más remotos de los patios se encuentran en la Turquía del siglo VII a.C.Estas viviendas con patio se localizan en ciudades amuralladas, no en campo abierto. En el caso de Córdoba hay que contar, además, con las influencias de Roma, de Bizancio y del mundo islámico, que fue especialmente cuidadoso con los patios porque para ellos era fundamental que allí se protegiera a la mujer del exterior, de forma que pudiera estar al aire libre sin salir a la calle.
  3. Naturaleza

    Patio de la calle Martín de Roa
    Patio de la calle Martín de Roa - valerio merino
    Hasta hace poco la convivencia con el medio ambiente era posible incluso en las ciudades, y los patios son, todo el año y en primavera, testigos de ello. Los Patios de Córdoba son el testimonio vivo de esta forma de relacionarse con la naturaleza, porque son un reducto de cuando en el centro de la casa no había asfalto ni cemento, sino tierra, y en ella lo ideal es que creciesen las plantas.Hasta el siglo XX, cuando no había camiones que trajeran las frutas y hortalizas, la ciudad se autoabastecía. Lo hacía de las huertas que rodeaban el perímetro de las murallas, todas muy productivas, y también de las que había dentro de la ciudad, y que hasta no hace tanto estaban vivas y hasta participaban en el concurso de patios con especies propias que por su tamaño no cabían en los demás recintos, como las parras. Eran una parte más del paisaje propio del mes de mayo.
  4. Sentidos

    Patio de la calle Marroquíes
    Patio de la calle Marroquíes - valerio merino
    Llega la primavera a y los Patios celebran la vuelta a la vida con el despertar en vista, oído, olfato, gusto y tacto. Como fiesta de primavera los Patios de Córdoba son un baño de deleite para los cinco sentidos. El primero, el básico para los seres humanos, es el de la vista, que se abre a un mundo singular donde la armonía reina en un aparente laberinto barroco de plantas y flores. La cal de las fachadas, los árboles que muchas veces presiden los patios la embriaguez de los colores y el orden de todo el conjunto conforman la primera impresión, el momento en que el visitante comienza a enamorarse del patio.Luego está el oído, el segundo de los sentidos por los que entra la fiesta de los Patios, y que engloba el silencio. En esta austeridad monacal hay cabida para el caer del agua, el canto de algún canario y quizá algo de música. El olor viene de los pétalos que acaban de abrir al aire tibio de la tarde. El gusto viene de la mano de las tabernas que el visitante se encuentra a la salida de los patios mientras se habla de todo lo que se ha visto.Datos prácticos. Fiesta de los Patios de Córdoba, 2013. Del 8 al 19 de mayo. Más información, aquí.
  5. Tradición

    El barrio de los patios de Córdoba, con su calles blancas y radiantes
    El barrio de los patios de Córdoba, con su calles blancas y radiantes - valerio merino
    Aunque tuvo antecedentes, el certamen popular cumple ahora 80 años convertido en un rito repetido e imprescindible en la ciudad. Los años pasan, y lo que eran primero ideas y después hábitos se convierten, con el paso de las generaciones, en tradiciones. Aunque muchos lo desconocen, en principio los patios y las cruces eran lo mismo, o más bien los patios eran el decorado de las cruces.Los vecinos instalaban, en los primeros días de mayo, una pequeña cruz adornada con flores silvestres, las que recogían de los huertos y jardines públicos, y siempre con el sudario, porque era el signo del triunfo de Cristo que había muerto en ella. El primer concurso de patios se celebró en 1921, aunque no tuvo mucho éxito, y se aletargó hasta 1933, fecha en la que este festival se incluía dentro de la programación de feria.
  6. Hospitalidad

    Sede de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses
    Sede de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses - @jfalonso
    Uno de los rasgos más personales de la fiesta es que los propietarios abran de par en par las puertas de sus casas. La sociedad ganó en prosperidad y del poseer se volvió mucho más desconfiada, en parte porque la propiedad privada ya no estaba tan segura, y en parte por el cambio con el que todo el mundo se hizo más anónimo, y no se puede confiar en los desconocidos. En los Patios de Córdoba todo vuelve a ser como antes, y lo que en otro lado son hojas blindadas, alarmas y llaves seguras, en la fiesta es hospitalidad sin horarios ni cortapisas de ninguna clase.
  7. Símbolo

    Escolares en el patio de la calle San Basilio, 50
    Escolares en el patio de la calle San Basilio, 50
    El festival popular ha estado unido desde su puesta en marcha en 1921 a la promoción exterior de la ciudad, y sus esencias, como reclamo turístico. La declaración de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, acontecida hace cinco meses, fue el culmen de un proceso de instrumentalización turística del certamen, nacido en 1921, en beneficio de la ciudad. El gran salto adelante lo dio el alcalde Antonio Cruz Conde que puso los cimientos de la Córdoba actual, y que halló la fórmula infalible para darle a los patios el vuelo que necesitaban: el flamenco.Así en mayo de 1956 organizó en tándem con el poeta Ricardo Molina, el I Concurso Nacional de Cante Jondo, que se desarrolló en las estancias descubiertas de las casas señoriales.Éste fue un punto de no retorno del festival, que a pesar de cierto languidecimiento durante los últimos años 6', se consolidó como un referente en la primavera cordobesa, hasta tal punto que no tardó en promocionarse como la fiesta más singular de la ciudad. La declaración de Interés Turístico Nacional de los Patios a comienzos de los años 80 no vino sino a certificar su fuerza como un reclamo de primer orden.
  8. Inspiración

    valerio merino
    Las principales disciplinas artísticas no han pasado de largo por esta manifestación popular tan arraigada. Para entender qué es lo que pasa en Córdoba en sus semanas primordiales de mayo hay que leer a Pablo García Baena. «El alma de Córdoba está en sus patios, el patio que surge espontáneo y libre en todos sus barrios».Lo tiene escrito el autor del grupo Cántico y la mayoría de las disciplinas artísticas se han acercado a las estancias domésticas sin las que no se entiende esta ciudad. Desde Julio Romero de Torres a Juan Martínez Cerrillo, pasando por el celuloide o las plumas de Gala, Juan Valera o Fernando Quiñones.