Última Hora Rajoy, citado para declarar en persona como testigo el 26 de julio en el juicio del caso Gurtel
Top

Viajar - Oriente Medio

La casa de Lawrence de Arabia y otros tres impresionantes castillos omeyas

Los denominados castillos del desierto, en Jordania, son un maravilloso ejemplo del arte y arquitectura islámica

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
Navegue usando los números

Qasr al-Azraq

Uno de los espacios del castillo Qasr al-Azraq-

Los denominados castillos del desierto son un maravilloso ejemplo del arte y arquitectura islámica, además de una muestra evidente de la fascinante historia de Jordania. Sus excelentes mosaicos, frescos, excavaciones y estucos están inspirados en las tradiciones persas y grecorromanas, e ilustran todo tipo de historias sobre cómo era la vida durante el siglo VIII. Estas fortalezas omeyas sirvieron como centros de agricultura, comercio, lugar de descanso e incluso de avanzadas militares. Algunas de ellas se pueden visitar en circuitos de uno o dos días desde Amán.

Qasr al-Azraq, el centro de operaciones de Lawrence de Arabia

Situada a tan sólo 13 kilómetros al norte de Azraq, la fortaleza Qasr al-Azraq supo cómo aprovechar su excelente posición estratégica y las fuentes de agua de sus alrededores. La forma actual del castillo data de principios del siglo XIII, aunque se cree que la fortaleza origen fue construida por los romanos alrededor del año 300. Decorada con preciosas piedras de basalto negro, la estructura, de forma cuadrada, cuenta con un jardín central, una pequeña mezquita del periodo ayubí, un pozo principal y cuatro torres alargadas.

A Qasr al-Azraq también se la conoce por haber sido el centro de operaciones en el desierto de Lawrence de Arabia durante el invierno de 1917 en la Gran Revolución Árabe frente al imperio Otomano. De hecho, el guarda del castillo tiene una colección de fotografías del legendario personaje británico y soldado, un curioso legado heredado de su padre, quien fue uno de los oficiales árabes que luchó junto a él.

Qasr Al-Hallabat, de fortaleza a residencia palaciega

Aunque inicialmente fue una fortaleza romana, en el siglo VIII el califa omeya Hisham ibn Abd al-Malik ordenó construir una opulenta residencia palaciega. Los trabajos de excavación y limpieza descubrieron un total de 146 inscripciones griegas pertenecientes a un edicto emitido por el emperador bizantino Anastasio que trataba sobre la reorganización económica y administrativa de la provincia de Arabia, y dos nabateas. El nuevo complejo incluía diversas unidades distribuidas en un recinto de forma irregular destinado a la agricultura que alberga, en otros, una mezquita, ocho cisternas, un elaborado sistema de presas y un conjunto de viviendas.

Qusayr Amra, uno de los edificios omeyas mejor conservados del mundo

El pequeño palacio de Amra-

El pequeño palacio de Amra es uno de los edificios omeyas mejor conservados del mundo. Construido a principios del siglo VIII en la inmensidad de la estepa jordana, Qusayr Amra es, en realidad, un complejo de baños formado por tres cámaras: una sala para despojarse de la ropa, otra dispuesta para tomar un baño de agua templada y una última para un baño de agua caliente. Conservado en perfectas condiciones, el edificio fue en su origen fortaleza y residencia de recreo de los califas omeyas.

Lo más impresionante del palacio Qusayr Amra son sus múltiples pinturas al fresco, que cubren prácticamente todas las superficies del interior. El repertorio iconográfico representa un momento histórico clave, cuando el arte islámico estaba en sus fases de formación (de ahí su inclusión en la lista de la UNESCO) e incluye escenas de lo más variadas: de caza, de baño, luchadores, arqueros, músicos, bailarines, así como diversas artesanías y actividades relacionadas con los trabajos de construcción.

Qasr al–Kharaneh, un enigma para arqueólogos e historiadores

Qasr al–Kharaneh es, además de uno de los castillos mejor conservados del reino Hachemita, un enigma para arqueólogos e historiadores. Situado a unos 55 kilómetros de Amán, pudo haber sido una fortaleza defensiva, sin embargo sus torres no son lo suficientemente altas y solidas, y sus ranuras para flechas cumplen una función estética, ya que son demasiado estrechas. Algunos expertos sostienen que fue un lugar de paso para las caravanas y trenes que transportaban camellos o un lugar de discusión de asuntos de estado para los líderes omeyas.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios