Viajar - Europa

Así es el tren cremallera más empinado del mundo: ¡una pendiente del 48%!

El tren cremallera que lleva a la cumbre del monte Pilatus (Lucerna, Suiza) se incorpora este año al Swiss Travel Pass

El tren cremalera, camino de la cumbre del Pilatus - CHRISTIAN PERRET-Pilatus-Bahnen AG

El tren de cremallera más empinado del mundo circula desde Alpnachstad por bosques, prados y paredes de roca, con una pendiente máxima del 48 por ciento. Concluye su recorrido, treinta minutos después, en el monte Pilatus (Lucerna), en la Suiza central, a 2.132 metros de altura. En un día despejado, desde allí se puede apreciar un panorama de 73 cumbres alpinas.

El macizo está conectado con Lucerna por medio de un teleférico y un funicular aéreo, y desde Alpnachstad con el tren cremallera. Desde el pasado 1 de enero de 2017, el telecabina panorámico de Kriens al Fräkmüntegg, el teleférico Dragon Ride y el tren de cremallera están incluidos en el Swiss Travel Pass, un abono para hacer más asequible el sistema ferroviario suizo.

[Relacionado: Los miradores más impactantes en las montañas suizas]

El tren solo opera de mayo a octubre, debido a la imposibilidad de circular durante el invierno por las cantidades de hielo y nieve que se acumulan en la vía y las avalanchas constantes. Es el único ferrocarril del mundo que usa el sistema de cremallera Locher, que permite escalar pendientes y a la vez guiar el tren, por lo que no necesitaría pestañas en las ruedas aunque las tiene por el lado exterior de la misma.

[Se denomina ferrocarril de cremallera a un tipo de ferrocarriles que basa su funcionamiento en el acople mecánico con la vía por medio de un tercer riel dentado o «cremallera». Existen varios tipos de sistemas de engranaje. Los más conocidos son los Marsh, Riggenbach, Strub, Abt, Locher y Lamella]

En la construcción de los 4,6 km. de la línea participaron cerca de 600 obreros. Entre ellos, numerosos italianos que ya habían trabajado en las obras del túnel ferroviario del Gotardo. Las obras se concluyeron en solo 400 días laborales. El 4 de junio de 1889, el tren efectúo su primer trayecto con pasajeros.

En los primeros seis meses de operaciones se registraron 37.000 pasajeros, cuatro veces más de lo previsto, aunque el pase costaba 10 francos suizos, el sueldo de una semana de muchos trabajadores.

En la actualidad, la flota la componen 10 coches: 8 de ellos datan de 1937, los otros 2 son de 1967.

Toda la actualidad en portada

comentarios