Viajar - Europa

Seis itinerarios para descubrir una Roma oculta

La periodista Paloma Gómez Borrero muestra una cara «desconocida» de la Ciudad Eterna en el libro «Roma, Año Santo. Caminando de la mano del Papa Francisco»

Seis itinerarios para descubrir una Roma oculta

Roma se engalana para celebrar un nuevo Jubileo extraordinario convocado por el Papa Francisco. La Ciudad Eterna se prepara para recibir a miles de peregrinos que tras ganar la indulgencia plenaria buscarán fotografiarse frente al Coliseo, la Fontana de Trevi o la plaza de San Pedro en el Vaticano. Pensando en aquellos que buscan algo más de esta increíble urbe, la periodista Paloma Gómez Borrero descubre en su libro Roma, Año Santo. Caminando de la mano del Papa Francisco una Roma más oculta o menos conocida.

El libro, dividido en dos parte, invita al peregrino a recorrer las ocho basílicas jubilares institucionalizadas por Felipe Neri para alejar a los romanos de la corrupción del carnaval. En una segunda parte, Gómez Borrero, se centra en seis itinerarios «por lugares insólitos para descubrir la Roma secreta, cargada de historia, señorial y pueblerina». Seis paseos inolvidables para encontrar la belleza de las maravillosas iglesias y palacios de Roma pero también para perderse entre sus callejuelas rebosantes de vida.

El Borgo, el Vaticano y San Pedro

Un primer itinerario lleva al peregrino a descubrir el barrio romano del Borgo, la Ciudad del Vaticano hasta llegar a San Pedro. El libro invita a pasear y descubrir la historia de cada rincón por iglesias, palacios o fuentes por la via Porta Angelica, via Cola di Rienzo, Via Cicerone o la Borgo Santo Spirito.

El Esquilino, Santa María la Mayor y piazza Venezia

El segundo itinerario parte de la Stazione Termini para adentrarnos en la via Luigi Einaudi donde descubrir joyas como la basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires, antiguas Termas de Diocleciano, acondicionadas por Miguel Ángel. El interesante recorrido histórico lleva por los rincones de plazas, y callejuelas que conducen hasta Santa María la Mayor, la piazza Vittorio Emanuele II para terminar en la piazza Venezia.

San Lorenzo, Santa Croce y el Celio

La tercera propuesta parte de la basílica de San Lorenzo Extramuros, el Campo de Verano -el cementerio- para continuar por via Giovanni Giolitti pasando por el templo de Minerva Medica hasta llegar a la piazza di Porta Maggiore, lo que queda de un acueducto que traía agua a Roma. Al inicio de via Prenestina está una basílica pagana subterránea descubierta en 1917 y bajando por via Eleniana se llega hasta los restos del Sessorium, un complejo imperial de palacios y edificios del emperador. Nos detenemos en la plaza de Santa Croce in Gerusalemme. Aquí está una de las tres basílicas menores del recorrido jubilar donde la autora hace un interesante relato. Seguimos por viale Carlo Felice, San Juan de Letrán hasta llegar a la basílica de San Clemente. Continuamos por via dei Querceti -con la iglesia dei Santi Quatto Coronati y el campanario más antiguo de Roma-, para seguir por via dela Navicella y terminar en la piazza di Porta Capena.

San Juan de Letrán, via Appia y San Pablo

San Juan de Letrán
San Juan de Letrán

El cuarto itinerario se inicia en Porta San Giovanni que nos conducirá directamente hasta la iglesia de San Juan de Letrán. Seguimos por via dell'Amba y via Druso hasta llegar a piazzale Numa Pompilio con iglesias como San Sixto Viejo o Dei Santi Nereo e Achilleo hasta adentrarnos en el parque de Porta Capena donde estuvieron las Termas de Caracalla. Seguimos el recorrido por via di Porta San Sebastiano, la legendaria via Appia Antica donde se ubican la mayor parte de las catacumbas paleocristianas. Seguimos por la calle de las Siete Iglesias que esconde unas de las catacumbas más curiosas de la ciudad: el Sepolcreto Ostiense. Justo al lado está la cuarta basílica mayor, San Pablo Extramuros. El siguiente paso es por via Ostiense hasta desembocar en el piazzale Ostiense.

El Aventino, la Boca de la Verdad y Trastevere

Boca de la Verdad
Boca de la Verdad

La quinta ruta arranca de la piazza di Porta San Paolo por la via Marmorata y la via di Porta Lavernale, una de las siete colinas de Roma donde deberemos parar a mirar por la cerradura de la Villa Malta. Continua descendiendo hacia el río donde se ofrece una amplia visión de la Rosaleda y del Circo Máximo. En la piazza della Bocca della Verità podremos introducir la mano en la famosa Boca de la Verdad. A la salida de la iglesia de Santa María se levanta el templo de Hércules Vencedor, el segundo edificio de marmol más antigua de Roma. La ruta continua por via Luigi Petrosell, con el teatro romano di Marcello convertido en apartamentos. Seguimos hasta desembocar en la isla Tiberina a través del viejo puente Fabrisio de 62 a.C. para terminar en el Trastevere.

De la piazza del Popolo al Panteón

Palazzo Chigi visto da Via del Corso
Palazzo Chigi visto da Via del Corso

El último recorrido sale de la parada de metro de Flaminio desde donde podemos acceder a Villa Borghese -el pulmón de Roma-, la Porta del Popolo, la piazza del Popolo o la basílica del Santa María del Popolo. Dejando las murallas se abre el famoso «Tridente» de calles de la que tomaremos via Babuino para desembocar en la plaza de España, «la más bella postal del mundo». De esta bella plaza, lugar de residencia de los embajadores españoles, salen las arterias más elegantes y cosmopolitas de Roma. Por cualquiera de estas calle alcanzaremos via del Corso para contemplar la basílica de San Lorenzo in Lucina, el Palazzo Chigi en la piazza Colonna, la columna de Marco Aurelio o el palazzo Montecitorio -Cámara de Diputados italiana-. La ruta continua hasta la famosa piazza Navona para terminar en el Pantheon.

En total seis itinerarios que no solo guiarán al viajero por la Ciudad Eterna sino que le darán una visión histórica distinta, quizá desconocida y seguro que entretenida y amena.

Toda la actualidad en portada

comentarios