Proyecciones, con motivo de las celebraciones del centenario de la Revolución rusa, sobre el Palacio Dvortsovaya, en San Petersburgo, este fin de semana
Proyecciones, con motivo de las celebraciones del centenario de la Revolución rusa, sobre el Palacio Dvortsovaya, en San Petersburgo, este fin de semana - EFE
RUSIA

La «Ruta roja», tras los pasos de Lenin

Este 7 de noviembre se celebra el centenario de la Revolución Rusa, que ha atraído a decenas de turistas a las ciudades que protagonizaron este levantamiento y los acontecimientos subsiguientes. Pero la peregrinación comunista no se limita solo a esta fecha

Actualizado:

El pasado 2 de noviembre daba comienzo un viaje internacional que ha congregado a decenas de turistas de todo el mundo. El punto de encuentro era la ciudad de San Petersburgo, donde este fin de semana han tenido lugar diversos actos para celebrar el centenario de la Revolución Rusa. Sin embargo, la fecha oficial se cumple hoy, 7 de noviembre, según el calendario gregoriano (en el juliano, que regía durante el imperio ruso, y que fue abolido por los bolcheviques, el levantamiento tuvo lugar el 25 de octubre).

Bajo el nombre «¡Viva la Revolución!», y organizado en España por la agencia Iberrusia, el viaje se extiende hasta este jueves, concluyendo en Moscú. Estas dos grandes urbes ofrecen estos días un itinerario muy específico para aquellos nostálgicos -de ideales empañados en sangre- que quieren visitar los lugares más emblemáticos donde tuvieron lugar los hechos más relevantes, bien sea por curiosidad, por simpatía ideológica o por ampliar su erudición (es necesario conocer el pasado para entender el presente y no cometer los mismos errores en el futuro).

Así, en la ciudad de San Petersburgo, que entonces se conocía como Petrogrado (1914-1024), la gira ha pasado ya por la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, donde están enterrados los zares desde Pedro I el Grande (fundador de la ciudad) hasta Nicolás II y su familia; el crucero Aurora, desde donde se dio «el cañonazo de salida» de la revuelta en San Petersburgo; el Palacio de Invierno, antigua residencia de los zares, hoy convertida en el magnífico Museo Hermitage; la catedral Smolniy, edificio que se convirtió en el cuartel general de Lenin durante la revolución, y en el que también residió hasta que el gobierno se trasladó al Kremlin, en Moscú.

Imagen del crucero Aurora, bajo los fuegos artificiales, este fin de semana. Actualmente es un museo
Imagen del crucero Aurora, bajo los fuegos artificiales, este fin de semana. Actualmente es un museo-EFE

Hoy martes, los viajeros amanecerán en Moscú, tras haber tomado ayer el tren que une la antigua capital imperial con la actual capital del país. El 7 de noviembre, día de la revolución, ha pasado a llamarse «Día de la Concordia y Reconciliación». Sin embargo, tal como está la situación política en la actualidad -a un año de las elecciones presidenciales-, no seria de extrañar que los turistas puedan encontrarse con grupos de manifestantes, contrarios a las políticas del presidente Vladímir Putin, como ha sucedido este fin de semana, que se ha saldado con decenas de detenciones. Además, las celebraciones de los pasados días se han visto ensombrecidas por una nueva avalancha de amenazas de bomba, que vienen produciéndose desde el pasado mes de septiembre, y que ya ha provocado la evacuación de un millón y medio de personas en todo el país. En esta ocasión, hoteles, centros comerciales y teatros, como el Bolshói tuvieron que ser desalojados, este en pleno espectáculo.

Entre los puntos de interés de este intinerario se encuentra el Gorki Léninskiye. Convertido actualmente en museo, fue la dacha (casa de campo) de Vladímir Ilich Uliánov, más conocido como Lenin. Referente y líder de la revolución rusa, la finca Gorki fue propiedad de nobles moscovitas hasta que fue nacionalizada. En ella Lenin se recuperaría de un intento de asesinato en agosto de 1918, por parte de la anarquista Fania o Fanny Kaplán. Tras visitar el Cementerio Novodévichi y el Museo Estatal de Historia contemporánea de Rusia, queda un último lugar, algo controvertido, por visitar: el Búnker de Stalin.

Gorki Léninskiye
Gorki Léninskiye

Controvertido pues no todo el mundo coincide en situar este lugar como auténtico. Mientras hay quienes afirman que fue construido en los años 30, y utilizado por Stalin en 1941, ante la proximidad del Ejército alemán a Moscú; otros aseguran que es una antigua zona de almacenamiento, decorada en los años 90 para ser visitado por los turistas. Un segundo búnker, ubicado en la capital rusa, sí sería real, pero no tendría ninguna relación con el líder soviético, pues fue construido tras su muerte.

«Turismo rojo»

Pero la fiebre por conocer los lugares en los que transcurrió la Revolución rusa no está vinculada únicamente a su centenario. También, y sobre todo, está vinculada a su líder, Vladímir Lenin. El culto a su figura alumbró ya hace más de una década un itinerario que, curiosamente, no tiene su origen en Rusia, sino en su país vecino, China.

Hace ya más de diez años que el gobierno chino promovió, como parte de su política para reafirmar el culto al comunismo, lo que se ha venido en llamar «turismo rojo». Se trata de una serie de rutas –alrededor de 30– a lo largo del país que lleva a los viajeros chinos a visitar lugares de culto. El éxito ha sido notable, con más de cuatro mil viajes organizados a lo largo de una década, según publicó la revista «Forbes» el pasado año. Lo que llevó a extender la idea y las rutas a otros países, como Alemania, Reino Unido, la antigua Yugoslavia, y, por su puesto, Rusia.

En 2014, los presidentes de ambos países, Vladímir Putin y Xi Jinping, suscribieron un acuerdo para consolidar la «ruta roja» rusa, que ya había comenzado a funcionar tímidamente en 2013. El viaje, que tiene como hilo conductor la biografía de Lenin, se desarrolla a lo largo de ocho días y tiene parada en cuatro ciudades que fueron importantes en la vida del líder bolchevique. Además de las ya mencionadas, Moscú y San Petersburgo, la ruta hace escala en otras dos poblaciones: Ulyanovsk y Kazán.

Casa natal de Lenin, en la ciudad conocida hoy como Ulyanovsk
Casa natal de Lenin, en la ciudad conocida hoy como Ulyanovsk

Ulyanovsk es la ciudad donde nació (en 1870) y pasó su adolescencia Vladímir Ilich Uliánov (Lenin). Originariamente, esta localidad era conocida como Simbirsk, pero pasó a llamarse Ulyanovsk en 1924 en homenaje al líder bolchevique. Aquí los turistas pueden visitar la casa donde nació, el colegio donde cursó sus primeros estudios y su museo. A día siguiente, los grupos viajan a Kazán, ciudad a la que se trasladó Lenin, con 17 años, para cursar estudios de derecho en su universidad, que hoy es la segunda más antigua del país y que también ostenta su nombre. Excelente estudiante, Lenin, sin embargo, no pudo completar sus estudios en este centro, al ser expulsado por participar, al parecer, en unas protestas universitarias. Ya entonces, el joven Lenin apuntaba maneras para convertirse en el líder de la mayor revolución del siglo XX.