Dónde comer muy bien en Lisboa, desde una pizzería a un estrella Michelin

Una guía completa de los restaurantes de referencia en Lisboa, desde los tradicionales a los de moda

Actualizado:12345
  1. Alta cocina

    Ambiente de la cocina de Belcanto
    Ambiente de la cocina de Belcanto

    Cada vez se come mejor en Lisboa. El cambio en los últimos años ha sido espectacular, con restaurantes de alta cocina al mejor nivel y una oferta variada y completa para todos los gustos y para todos los bolsillos. Estas son algunas pistas para disfrutar gastronómicamente de la capital portuguesa.

    Belcanto

    José Avillez, en Belcanto
    José Avillez, en Belcanto- PAULO BARATA

    En el Chiado, enfrente mismo del teatro San Carlos, el restaurante con dos estrellas del más destacado cocinero portugués, José Avillez. La suya es una cocina moderna, muy inspirada en las técnicas de los cocineros españoles pero con un fuerte enraizamiento en la tradición portuguesa y en sus productos. En su menú degustación platos como la caballa ahumada con dos escabeches; el corazón de ternera con lechugas y su jugo; los tendones con yema de huevo, o los sesos de cordero con guisantes recogen el espíritu popular de una ciudad en la que la casquería está muy integrada en la cocina. No hay que perderse tampoco su depurada versión del cocido portugués, el potente arroz con carabineros del Algarve, o el cochinillo con crema de naranja y lechuga. Buenos exponentes del que es hoy por hoy el restaurante más recomendable de Lisboa.

    Belcanto. Largo de Sao Carlos, 10.

    Alma

    El equipo de Alma
    El equipo de Alma

    Henrique Sá Pessoa es uno de los cocineros portugueses más importantes del momento. Abrió este Alma, en el Chiado, a principios de 2016 y en noviembre ya recibía su primera estrella Michelin. La suya es una cocina que se centra en el producto, pero que explora los sabores asiáticos que conoció cuando estuvo en Australia. Por tanto alterna platos que enlazan con la cocina portuguesa tradicional con otros un tanto más «rompedores». Así, su versión de las gambas al ajillo con una emulsión de sus cabezas, o la lubina con un jugo del popular bulhao pato de almejas con cilantro y caldo de sus cabezas, sobre una base de açorda alentejana, se combinan en el menú con un rape (impecable de punto) con su hígado tratado como un mi cuit y con un fondo en el que encontramos lemon grass, galanga o leche de coco. La mejor alternativa a biestrellado Belcanto.

    Alma. Rúa Anchieta, 15.

    Feitoria

    Hotel Altis Belem. Doca do Bom Sucesso

    A diferencia de Belcanto, Feitoria, con una estrella Michelin, está en las afueras de la ciudad, en el hotel Altis, junto a la célebre Torre de Belem, a orillas del río. Sólo abre por la noche por lo que se pierden las vistas del río. Joao Rodrigues es un cocinero en continuo progreso, con un menú en el que el producto (choco de Setúbal, carabinero del Algarve, gamba blanca, rodaballo, salmonete, bogavante…) es protagonista y con el que logra algunos platos brillantes, aunque también hay algunas sombras. Comedor elegante, con ese lujo que es el espacio entre mesas y un equipo de sala sobresaliente.

    Feitoria. Hotel Altis Belem. Doca do Bom Sucesso

    Loco

    El equipo de Loco Restaurant
    El equipo de Loco Restaurant- Paulo Barata

    Otro restaurante que abrió el año pasado y en pocos meses logró su primera estrella. Situado junto a la basílica da Estrela, ocupa un local muy moderno en su decoración, con la cocina completamente abierta al comedor y los cocineros sirviendo los platos. Sólo abre por la noche y con la única posibilidad de un menú que se ofrece en versiones larga y corta. Alexandre Silva, un chef de interesante trayectoria, hace una apuesta muy novedosa para la capital portuguesa, con una línea rompedora pero interesante. Platos notables como los tallarines de calamar crudo en caldo de pescado y cerdo con toques picantes; las ostras al vapor, servidas en vaporera china de bambú con un caldo de pimienta, citronella y ajo fermentado; o el salmonete marinado con bergamota, en frío, sobre una capa de hielo. Platos modernos con toques asiáticos que contrastan con otros bien tradicionales como los garbanzos con tendones de ternera, chorizo, y manos de vaca.

    LOCO. Navegantes, 53.

  2. Tascas / tabernas

    Taberna da Rua das Flores
    Taberna da Rua das Flores

    Taberna da Rua das Flores

    Para sumergirse en la más auténtica cocina popular lisboeta, imprescindible la Taberna da Rua das Flores, en el Chiado. André Magalhaes, cocinero y empresario, gran estudioso de la cocina portuguesa, es el responsable de este modestísimo e incómodo local, con apenas seis mesas de madera con taburetes al estilo de las viejas tabernas de Lisboa, y con una pizarra por carta. Allí recupera productos y platos tradicionales de la ciudad, algunos de los cuales estaban ya prácticamente desaparecidos o al borde de hacerlo: desfeita de bacalhau (bacalao desmigado en el que se emplean las partes menos nobles pero más sabrosas y que se prepara en frío al modo de una ensalada, con garbanzos cocidos, huevo duro, cebolla, pimentón y perejil, aliñado todo aceite de oliva) o las iscas con elas, filetes de hígado de ternera guisados con ajo y laurel servidos sobre unas patatas cocidas y partidas en rodajas con su piel. Con precios igual de populares.

    Taberna Da Rua Das Flores. Rua das Flores, 103.

    Cantinho do Avillez

    A pocos metros de Belcanto, José Avillez abrió también esta taberna informal de cocina popular portuguesa. Cosas sencillas y ricas como las empanaditas alentejanas de perdiz, las vieiras marinadas con crema de aguacate, las tiras de bacalao con migas y huevo o los higaditos de pollo encebollados.

    Cantinho do Avillez. Rua dos Duques de Bragança, 7.

    Tasca da Esquina

    Cerca del Campo de Ourique, a caballo entre el bistrot y la tasca, con ambiente actual y la cocina tradicional modernizada de Vitor Sobral, uno de los grandes cocineros portugueses. Mesas apiñadas y varios menús a precios muy razonables. Ojo a sus platos de casquería, como los rabitos de cerdo con salsa de cilantro o las mollejas con cebolletas en vinagre.

    Tasca Da Esquina. Rua Domingos Sequeira, 41.

  3. De moda

    A Cevichería
    A Cevichería

    Bairro Do Avillez

    Espacio espectacular, en pleno Chiado, con el que José Avillez amplía su imperio gastronómico. Un antiguo convento reconvertido, con cuatro zonas diferenciadas (y una quinta en camino): una tienda de productos gourmet (especialmente charcutería y quesos); una taberna informal en la entrada para picar ligero a cualquier hora, desde croquetas hasta un tartar de jurel; un gran patio central donde se come algo más formal, sobre todo marisco y pescado; y Beco, un pequeño espacio semi secreto, inspirado en los clubs de los años 20, que sólo abre por la noche, con un menú degustación, espectáculo y copas. Los fines de semana llegan a atender a lo largo del día a unos 800 clientes. En el Patio, marisco de mucha calidad: gran cigala a la plancha, abierta por la mitad; carabinero de tamaño considerable, a la plancha también e igualmente abierto, pero en este caso con una salsa ligera; pulpo con salsa de ajo y kimchi, cilantro y cebolla roja; buey de mar relleno con su propia carne, «pickles» de algas y lechuga... También alguna carne, como la presa de cerdo alentejano a la brasa, con una salsa de ajo ahumado. Un sitio que gustará a los que quieren comer bien y a los que buscan sitios modernos y divertidos.

    Bairro Do Avillez. Nova da Trindade, 18.

    A Cevichería

    En la rúa Dom Pedro V, al lado mismo del Jardín del Príncipe Real, abrió el año pasado esta cevichería Kiko Martins, un cocinero viajero que ya triunfa en Lisboa con O Talho, especializado en carnes. Aquí Martins se acerca a la cocina peruana pero bajo un prisma portugués. Un local pequeño, con una barra para ocho personas tras la que trabaja el equipo de cocina, y algunas mesitas. Horario continuado. Además de la carta (con precios muy razonables) ofrecen un menú degustación de seis platos.

    A Cevichería. Dom Pedro V, 129.

    Tapisco

    Es lo último en Lisboa. Abierto por Henrique Sá Pessoa, que tiene una estrella Michelin en Alma, se trata de un espacio moderno en el que se ofrecen tapas españolas y tapiscos portugueses, juntos en la carta pero no revueltos, con un buen nivel de cocina. Bombas a la barcelonesa, esqueixada, bravas, buen jamón de Maldonado, croquetas de ibérico, gambas al ajillo… por parte española. Ensalada de huevas, almejas a la bulhao pato, bacalao a bras o a lagareiro, açorda de gambas… por la portuguesa. Y en los postres, crema catalana o tocino de cielo (muy popular en Portugal). Buen sitio para una comida informal. Y además abre de 12 a 12 ininterrumpidamente.

    TAPISCO. Dom Pedro V, 80.

  4. Tradicional

    Solar dos Presuntos
    Solar dos Presuntos

    Solar Dos Presuntos

    Una institución en Lisboa. Restaurante clásico, de enorme tamaño 8tres pisos, cinco comedores), con peculiar decoración, gran bodega y una muy buena cocina tradicional. No hay que perderse los pasteles de bacalao o el cabrito al horno.

    Solar Dos Presuntos. Rua das Portas de Santo Antao, 150

    Adega Tía Matilde

    Restaurante tradicional, casi centenario, con muy buena cocina popular. Caldo de mero con almejas y espinacas, cabrito al horno, bacalao Gomes de Sá, arroz con pato, caldeirada, y de postre la crema requemada. En temporada de lamprea es imprescindible probarla, tanto en escabeche como con arroz.

    Adega Tía Matilde. Rua da Beneficencia, 77

    O Galito

    O Galito
    O Galito

    Probablemente el mejor representante de la contundente cocina tradicional alentejana en Lisboa. Platos populares como las iscas de cerdo, la perdiz estofada, la sopa de tomate con garoupa (mero) y huevo escalfado, o el cordero con salsa de menta, su especialidad. Y buenos vinos del Alentejo.

    O Galito. Rua Adelaide Cabete, 7

  5. Otros

    O Talho
    O Talho

    Carne: O Talho

    En la parte alta de la ciudad, casi enfrente de El Corte Inglés. En la entrada una carnicería donde se venden todo tipo de cortes. Detrás el comedor, informal, con la cocina vista. Mesas sin mantel, sillas incómodas, buena cristalería, servilletas de tela, bastantes detalles cuidados. Es un restaurante para carnívoros en el que Kiko Martins apuesta por las carnes de calidad y por las preparaciones divertidas: steak tartar con crema de rábanos que se acompaña con algas nori para que el cliente se haga unos makis a su gusto; peculiar ceviche de ternera; cordero tandoori, o el picadillo brasileño (trocitos de carne salada y de corazón con plátano frito, crema de alcaparras y farofa).

    O Talho. Rua Carlos Testa, 1 B.

    Marisco: Ramiro

    La marisquería más tradicional y con más calidad de Lisboa. Más de medio siglo ofreciendo los mejores productos de las costas portuguesas. Gambas y carabineros del Algarve, centollas del norte, almejas a la Bulhao Pato, percebes, bogavantes... Toda una tentación a precios razonables para la calidad del producto.

    Ramiro. Avenida Almirante Reis, 1

    Comida rápida: Pizzería Lisboa

    Otra pieza del imperio de José Avillez. En el portal siguiente al Cantinho, una pizzería de calidad que es una buen alternativa para una comida rápida cuando se visita el Chiado. Abierta los siete días de la semana, pizzas tradicionales y otras "creativas" como la que lleva carabineros del Algarve. Además, ensaladas, pastas, carpaccios y risotos.

    Pizzeria Lisboa. Rua dos Duques de Bragança, 5

    Mercados: Mercado da Ribeira

    El popular Mercado da Ribeira, el más antiguo de la ciudad, ha sido totalmente reformado y reconvertido en un punto de encuentro gastronómico, al estilo del Mercado de San Miguel en Madrid, que agrupa hasta treinta espacios diferentes. Allí están presentes cocineros de primer nivel como Alexandre Silva, Miguel Castro Silva, Marlene Vieira y Henrique Sá Pessoas. Y algunas tiendas muy populares en la ciudad como Conserveira Nacional (imprescindibles sus excelentes conservas, especialmente las de huevas de sardinas), Manteigaria Silva o Garrafeira Nacional.

    Mercado da Ribeira. Avenida 24 de Julho, s/n