Piazza del Duomo, en pleno centro histórico de Florencia
Piazza del Duomo, en pleno centro histórico de Florencia

Diez secretos de Florencia para redescubrir una de las ciudades más bellas de Europa

Aunque ya hayas visitado la ciudad de los Médici, seguro que aún te pueden sorprender rincones nuevos

Actualizado:12345678910
  1. El Museo de la Ópera del Duomo

    Una imagen de la inaguración en 2012 de la restaurada Puerta del Paraíso, creada por el escultor, orfebre y arquitecto Lorenzo Ghiberti hace cerca de seis siglos
    Una imagen de la inaguración en 2012 de la restaurada Puerta del Paraíso, creada por el escultor, orfebre y arquitecto Lorenzo Ghiberti hace cerca de seis siglos - EFE/MAURIZIO DEGL' INNOCENTI

    Tom Hanks ha vuelto a encarnar al profesor Robert Langdon en su última película, «Inferno», que se ha rodado en gran parte en Florencia. Una buena excusa para visitar de otra manera la célebre «ciudad de los Médici».

    La renovación de este museo en 2015 lo ha catapultado al «top-five» de las visitas en Florencia. Más de doscientas obras de arte y 750 estatuas y relieves en mármol, plata y bronce, muchas de ellas originales de la Catedral, el Baptisterio y el Campanile, se exponen en este nuevo recinto, mientras las copias son las que puedes ver en los monumentos a pie de calle. De todas ellas, la Piedad de Miguel Angel, que diseñó el artista para su propia sepultura y que acabó incompleta (Cristo aparece con solo una pierna y un brazo roto), impacta pues el autor quiso expresar su emoción interior y su estado de ánimo, depresivo, en los últimos días de su vida. Otras joyas importantes del museo son la anciana y demacrada María Magdalena, dramática y expresiva escultura de Donatello, la puerta norte del Paraíso, perteneciente al Baptisterio, y las 15 estatuas de la fachada original de la catedral (s. XIV), diseñadas por Arnolfo di Cambio y desmanteladas en 1587. Desde la terraza de la tercera planta hay una excelente vista de la cúpula del Duomo y del Palaccio Vecchio. Entrada: 15 euros.

    Secretos de otras ciudades. De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  2. La renacentista capilla del Santo Sepulcro

    Capilla Rucellai
    Capilla Rucellai

    En la Capilla Rucellai, hoy perteneciente al Museo Marini, se conserva una reproducción desconocida pero exacta del Santo Sepulcro de Jerusalén. La familia Rucellai, una de las más ricas de la Florencia renacentista, mantenía una relación comercial tan intensa con los lugares santos de la cristiandad que quiso calcar en su ciudad el santuario más importante relacionado con la muerte de Jesucristo. El bello sepulcro de mármol sorprende por los símbolos y figuras geométricas de esta época florentina en una atmósfera íntima que cautiva. Muchos de esos extraños dibujos siguen utilizándose hoy para realizar joyas y obras de arte.

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  3. Pasadizos, iglesia subterránea y corredores del Duomo

    Recorrido por la terraza superior del Duomo
    Recorrido por la terraza superior del Duomo

    De la maravillosa Catedral de Florencia, finalizada en 1436, asombra a primera vista la cúpula doble de Brunecheslli, una referencia para los arquitectos de todo el mundo, a la que se puede acceder subiendo 463 escalones. Pero el Duomo encierra otros atractivos muy interesantes. Uno de ellos es el reloj de Paolo Uccello, situado en el interior sobre la puerta principal, que representa las veinticuatro horas del día, tal y como lo regula el sistema de «la hora itálica». Se trata de un reloj casi único en el mundo pues cuenta con solo una aguja, está diseñado con forma de estrella y sólo se puede acceder a su maquinaria interior a través de un estrecho pasadizo no abierto al público; en la terraza superior del duomo, reservada para grupos muy reducidos, se disfrutan también las mejores vistas panorámicas de la ciudad y un corredor circular da una vuelta completa por todo el perímetro catedralicio, aunque no se puede recorrer porque no está suficientemente protegido y, por último, en las entrañas del templo hay que visitar la iglesia de Santa Reparata, la primera catedral florentina, con frescos, mosaicos y las tumbas de los papas Esteban IX y Nicolás II.

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  4. El más afamado laboratorio de restauración del mundo

    Taller del Opificio delle Pietre Dure
    Taller del Opificio delle Pietre Dure

    Visitas guiadas en grupos reducidos para asistir al Opificio delle Pietre Dure e Laboratorio di Restauro y comprobar cómo se restauran delante de tus ojos piezas de Leonardo da Vinci o Bottichelli, y otras más modernas procedentes del Guggenheim de Nueva York. Recientemente se ha completado la restauración de «La última cena», una obra de la iglesia de Santa Croce que quedó muy dañada tras las graves inundaciones que sufrió la ciudad en 1966. Más información en www.opificiodellepietredure.it

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  5. La panorámica de los Jardines Bardini

    Jardines Bardini, con la ciudad de Florencia como telón de fondo
    Jardines Bardini, con la ciudad de Florencia como telón de fondo

    La de los Jardines Bardini es quizás la vista menos conocida de la ciudad de Florencia, pero quien se acerca a este recinto verde y monumental, de casi cuatro hectáreas, emplazado en una colina de la ribera izquierda del Arno no pierde el tiempo. Situados detrás del Palacio Mozzi, los tres jardines que componen el conjunto destacan por la escalera monumental y las seis fuentes con fondos de mosaìcos que la embellecen. Desde la parte superior, decorada con rostros humanos modernos hechos en bronce por la artista austriaca Helga Vockenhuber, hay una magnífica panorámica del casco histórico de Florencia y del cercano pueblo de Fiesole.

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  6. Artesanos florentinos

    Paulo Penko
    Paulo Penko

    Desde 2011 y gracias al patrocinio de OMA (Osservatorio dei Mestieri d’Arte) más de trescientos artesanos de Florencia y su región participan en un proyecto de conservación e impulso entre los jóvenes para que no se pierdan los viejos oficios que hicieron de esta ciudad el epicentro del mundo. Buen ejemplo es Bottega d’Arte Maselli (vía del Ginori 51/r), donde se siguen fabricando a mano los más espectaculares marcos de pinturas con destino a iglesias o particulares. Gabrielle Masselli lleva 35 años al frente de este negocio en el que puedas comprar marcos desde 15 a 7.000 euros. O también Penko Bottega (vía Zanetti 14/16), que diseña piezas en oro y plata utilizando símbolos de la arquitectura y la pintura florentinas. A Paulo Penko le encanta trabajar a pie de calle y ya ha empezado a colocar sus piezas en China.

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  7. Joyas, luces y golf en el Puente Vecchio

    El puente más antiguo de Florencia es una cita obligada en nuestra agenda de visita de la ciudad por sus tiendas de orfebres, que sustituyeron a los carniceros ya en el siglo XVI. De día para hacer shopping o de noche cuando se ilumina con mágicos colores que iluminan el puente y la galería cubierta que permitía trasladarse del palacio Vecchio al Palacio Pitti. Lo que quizás sepa menos gente es que se ha utilizado como decorado deportivo en el torneo de golf Ponte Vecchio Golf Challenge. Inf: www.firenzeturismo.it

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  8. El Matroneo del Baptisterio

    Mosaicos del Baptisterio
    Mosaicos del Baptisterio

    Este rico joyero de mármoles policromados y mosaicos de oro era el lugar donde los niños florentinos recibían el bautismo y hoy uno de los monumentos que revelan el esplendor de este edificio en cada detalle. Desde sus puertas de bronce a la cúpula presidida por Cristo y el juicio final, pasando por el «Matroneo», una galería elevada repleta de brillantes mosaicos y dibujos geométricos y de animales, e incrustaciones en el suelo de mármol. Antiguamente se pensó que este era la tribuna exclusiva para las mujeres, pero hoy en día se cree que era el lugar utilizado por el coro para entonar sus cánticos en los oficios. Inf: www.firenzeturismo.it

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  9. La mejor escuela de arte sagrado de Italia

    Escuela de Arte Sagrado
    Escuela de Arte Sagrado

    Italianos y extranjeros, con presencia española también, coinciden en esta escuela de arte sagrado de Florencia creada en 2012, única en el mundo. El centro ofrece programas de formación de dos años con cursos prácticos de 800 horas y las piezas artísticas, realizadas por los alumnos, se reparten entre las iglesias italianas (el último año se abrieron 540 iglesias nuevas en Italia) y otras del resto del mundo. Cada curso cuesta cuatro mil euros, pero se puede optar a una oferta de becas. Las materias que componen el laboratorio artístico son: diseño, pintura al óleo, escultura, ebanistería y orfebreria. Inf: www.sas-f.com

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.

  10. Misterios de la plaza de la Signoria

    Plaza de la Signoria
    Plaza de la Signoria

    Esta plaza pública es, sin duda, una de las más bellas de la ciudad y arrastra un buen número de misterios. En torno a este antiguo marco de suntuosas fiestas y también de castigos se concentran los turistas para ver la copia del David de Miguel Angel, pero muy cerca de esta estatua y de la de Hércules y Caco se puede observar en la misma piedra del Palacio Vecchio los contornos de un rostro, el bosquejo de un retrato atribuido a Miguel Angel que se conoce como «L’Importuno». Se dice que se lo dedicó a un pelmazo que le acosaba, aunque otras teorías apuntan a que se trataba de un condenado a muerte que causó un gran impacto en el artista. También en el interior del Palacio Vecchio se sigue hablando del misterioso fresco de Leonardo da Vinci sobre la batalla de Anghiari, que podría estar oculto en el Salón del Cinquecento detrás de los un gran muro decorado por Giorgio Vasari en esta inmensa sala palaciega. Los investigadores descubrieron un espacio vacío entre la pintura de Vasari y un muro posterior con una capa beige que solo pudo ser pintada con pincel, pero el misterio sigue sin resolverse. Inf: www.firenzeturismo.it

    Secretos de otras ciudades.De Roma. De Viena. De Budapest. De Jerusalén. De París. De Madrid.