Mosaicos de la Villa romana La Olmeda
Mosaicos de la Villa romana La Olmeda

Una villa romana en España, en el top de la arqueología moderna

La Olmeda (Palencia), uno de los mayores yacimientos romanos de España, cumple 50 años desde su descubrimiento

PALENCIAActualizado:

La Olmeda, en Palencia, el que es uno de los mayores yacimientos romanos de España, cumple el 50 aniversario desde su descubrimiento y casi un centenar de actividades permiten al visitante sentir como, si de verdad, viajara en el tiempo y se adentrara en el Imperio Romano.

La villa romana La Olmeda, buque insignia del sector turístico en la provincia de Palencia, es una gran mansión del Bajo Imperio Romano (siglo IV dC) que fue descubierta en 1968, declarada Bien de Interés Cultural en 1996 y a la que la revista National Geographic considera como uno de los doce mayores descubrimientos de la arqueología moderna.

Fue descubierta por casualidad por Javier Cortés tras «tropezar» con el yacimiento mientras realizaba labores agrícolas. Ya en 1980, Cortés –que ha recibido la Medalla de Oro a las Bellas Artes a Título Póstumo–, desbordado por la gran cantidad y el valor de los restos, cedió La Olmeda a la Diputación de Palencia. Desde entonces, la institución provincial ha sabido captar y proyectar con diferentes actuaciones la importancia cultural, patrimonial y turística del yacimiento convirtiéndolo en lo que es actualmente: el yacimiento arqueológico que más visitas recibe de toda España.

En una superficie de 4.400 metros cuadrados de terreno en el muncipio de Pedrosa de la Vega, alberga un total de 1.450 metros cuadrados de mosaico conservados «in situ», unos baños con una superficie de 900 metros cuadrados, un jardín, cinco pasillos, cuatro torres, dos pórticos y 31 habitaciones. Se trataba de una explotación agrícola en la que se diferencian dos fases cronológicas. Por un lado, una villa del siglo I que perduró hasta finales del siglo III; y por otro, la reedificación de la misma en el siglo IV –en un contexto de recuperación que vivió su mejor momento entre los gobiernos de Constantino I y Teodosio I el Grande– hasta que fue destruida y abandonada en el siglo VI. Además, cabe destacar las tres necrópolis encontradas, que han proporcionado más de 700 tumbas pertenecientes a distintos periodos y abundante material arqueológico gracias a los ajuares.

Posiblemente el mayor atractivo de la villa lo constituye el conjunto de mosaicos que pavimenta sus suelos, considerado como uno de los más importantes de España. De todos ellos destaca el mosaico situado en el «oecus» de la casa –la habitación principal–, compuesto por una gran cenefa y una escena central con tres temas distintos: una escena de caza, la leyenda del descubrimiento de Aquiles por Ulises cuando el primero estaba oculto en la isla de Esciros, y una cenefa en la que aparecen varios medallones con retratos y una representación de las estaciones del año. Es uno de los más espectaculares de los que se conservan en España.

Sobre estos restos milenarios, al visitante le recibe un edificio vanguardista reconocido con premios nacionales e internacionales, como el Eduardo Torroja.

Aniversario

En 2018 se cumplen 50 años de su descubrimiento y se ha preparado un amplio programa con casi un centenar de actividades que se prolongarán hasta finales de año. Habrá talleres temáticos para niños, conciertos, visitas guiadas especiales, obras de teatro clásico, recreaciones históricas y ruta cicloturista, entre otras.