Zarragón de Montamarta
Zarragón de Montamarta - J. PASCUAL

TURISMO RURALZamora, Patrimonio con mayúsculas

La provincia ofrece escapadas tentadoras durante todo el año para conocer su naturaleza, el arte o sus vinos

ZamoraActualizado:

Zamora reúne un legado de bienes que ha sabido preservar a lo largo del tiempo, tanto desde la cultura y la tradición como desde la historia o el arte, o desde el paisaje y la gastronomía. Por eso es por lo que bien se podrían definir sus valores como un «Patrimonio» con mayúsculas.

Vista aérea de las lagunas de Villafáfila
Vista aérea de las lagunas de Villafáfila-RAFA NAVARRO

Entre sus singularidades destaca en otoño la riqueza micológica y fuera de esta época del año, uno de los mayores atractivos es la observación de fauna, disfrutando de los ciervos y corzos concentrados en laSierra de la Culebra, de los ejemplares avistables en el Centro del Lobo en Robledo de Sanabria o de los millares de ánsares que hibernan en las Lagunas de Villafáfila.

A estos rincones se suman espectaculares espacios naturales como el Parque Natural del Lago de Sanabria y sus alrededores, donde se pueden practicar rutas de senderismo; o los Arribes del Duero, con su sorprendente cañón excavado por el río con paredes verticales que pueden llegar a superar en algunos puntos los 200 metros.

Mascaradas en invierno

En el plano de la tradición, Zamora es en invierno tierra de mascaradas, unas costumbres ancestrales que se conservan en cerca de una veintena de localidades de la provincia y que muestran durante los meses de diciembre y de enero unas celebraciones cuyas simbologías carnavalescas invitan a los visitantes a un viaje por la olvidada historia festiva de la Península.

Bodega tradicional en la zona de Toro
Bodega tradicional en la zona de Toro-RAFA NAVARRO

No podía faltar el patrimonio gastronómico, que cuenta en esta provincia con una marca propia: Alimentos de Zamora, que ampara a cuatro denominaciones de origen de vino, una de queso, tres de carne y dos de legumbres. Estos y otros productos autóctonos se pueden degustar en sus restaurantes, en la oferta de tapas de los bares y en rutas enológicas por las bodegas de Toro.

Finalmente, Zamora conserva un rico patrimonio artístico y etnográfico que abarca desde la capital, ciudad que agrupa a una veintena de templos románicos, así como varias localidades declaradas conjunto artísticos como Toro, Puebla de Sanabria, Fermoselle o Villardeciervos y otros pueblos que destacan por su arquitectura tradicional.