Pinturas del paleolítico en la cueva de Tito Bustillo
Pinturas del paleolítico en la cueva de Tito Bustillo - TURISMO DE ASTURIAS

Tito Bustillo, una joya del arte rupestre junto a Ribadesella

Se cumplen 50 años del descubrimiento de una cueva que contiene algunas de las mejores pinturas prehistóricas de Europa, una gran ocasión para acercarse a la costa de Asturias

Actualizado:

Asturias tiene una Historia muy rica que nos ha dejado buena cantidad de monumentos; pero antes incluso del comienzo de la Historia registrada los habitantes de Asturias nos dejaron huellas de su presencia, como los castros (poblados fortificados) de San Chuis o Coaña o -especialmente- las pinturas rupestres de un conjunto de cuevas consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: las de Covaciella (Cabrales), Llonín (Peñamellera Alta), El Pindal (Ribadedeva), La Peña (Candamo) y por encima de todas la de Tito Bustillo, que contiene uno de los mejores conjuntos de arte paleolítico de Europa, de cuyo descubrimiento se cumplen ahora 50 años.

Una muestra del apabullante paisaje asturiano, en Ribadesella
Una muestra del apabullante paisaje asturiano, en Ribadesella - TURISMO DE ASTURIAS

La cueva de Tito Bustillo se encuentra, además, situada junto a Ribadesella, en una zona de gran tradición e interés turísticos de la costa asturiana. Celebérrima por ser cada mes de agosto el punto de llegada del Descenso del Sella, Ribadesella es un bonito pueblo marinero con un cuidado casco histórico y estupendas playas y paseos, como el que transcurre junto a la ría del Sella y lleva el nombre de Princesa Letizia (ya que la actual reina solía pasar los veranos de su juventud en este pueblo). Además, en Ribadesella podemos disfrutar de un puerto histórico decorado con murales de cerámica diseñados por el gran Antonio Mingote, atractivos naturales espectaculares como la «Cuevona» de Cuevas del Agua (una de las pocas muestras de cuevas por las que se puede transitar en coche), un buen número de casonas de indianos y una gran animación en verano: conciertos, actividades culturales, jornadas gastronómicas… Y los hombres que decoraron Tito Bustillo no son los únicos habitantes prehistóricos que marcaron los alrededores de Ribadesella: los dinosaurios del Jurásico dejaron literalmente sus huellas en los acantilados de este municipio (y en los de Villaviciosa y Colunga), un verdadero tesoro paleontológico al que se organizan visitas guiadas.

Villa Rosario, en la playa de Ribadesella
Villa Rosario, en la playa de Ribadesella- JESÚS ALFARO-TURISMO DE ASTURIAS

Volviendo a Tito Bustillo, podemos empezar contando que lleva el nombre de uno de sus descubridores. En abril de 1968, miembros del grupo de montaña Torreblanca y dos jóvenes riosellanos descendieron por una pequeña sima (conocida como Pozu’l Ramu) y se quedaron maravillados al encontrar una cueva cubierta de pinturas rupestres; desgraciadamente, pocos días después fallecería en accidente de montaña un miembro de la expedición, Celestino Fernández Bustillo, cuya memoria se decidió homenajear. Cuando se estudiaron a fondo las pinturas -repartidas en doce conjuntos en distintas salas de la cueva- se descubrió que fueron realizadas a lo largo de doce mil años (del 22.000 al 10.000 a. C., en los periodos Premagdaleniense y Magdaleniense). En ellas, nuestros ancestros representaron caballos, cérvidos, renos, bisontes e incluso una ballena -toda una rareza dentro del arte paleolítico-, además de figuras antropomórficas, símbolos relacionados con la fertilidad (como vulvas) y otros restos más abstractos.

Para ayudar a conocer mejor las pinturas y dado que para su conservación las visitas a la cueva están muy reguladas (sólo se puede entrar en visitas guiadas, que suelen ser de un máximo de 15 personas), se inauguró en 2011 un Centro de Arte Rupestre que permite al visitante a conocer mejor la historia de la cueva y en el que se reproducen zonas de la misma a las que en la actualidad no pueden acceder las visitas, como la Galería de los Caballos o el Camarín de las Vulvas. También da la ocasión de saber más sobre los habitantes de la cueva y ver qué tipo de utensilios de los mismos se han ido encontrando en el yacimiento. En el Centro también se llevan a cabo talleres, tanto para niños de 4 a 11 años (que pueden jugar a ser arqueólogos por un día), para familias (con temas como la acústica de las cuevas y la música prehistórica) y para adultos (tan dispares como un acercamiento a la pintura y el grabado en las cuevas o un taller sobre pesca paleolítica).

Cueva de Tito Bustillo
Cueva de Tito Bustillo- TURISMO DE ASTURIAS

Para celebrar este 50 aniversario del descubrimiento de la cueva se ha organizado un programa de actividades divulgativas coordinadas por Rodrigo del Balbín, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares y el mayor estudioso de este conjunto pictórico. La principal actividad será la exposición «50 años de descubrimientos en la cueva de Tito Bustillo», en el Centro de Arte Rupestre, que incluye piezas del Museo Arqueológico de Asturias y otras nunca antes expuestas. También habrá visitas teatralizadas, talleres especiales y visitas ornitológicas por el macizo de Ardines, en el que se encuentra la cueva. Además, el 17 de agosto se estrenará un documental –«Tito Bustillo, 50 años del descubrimiento», dirigido por Pablo Casanueva y Dolores Álvarez- que no sólo reproduce una visita a la cueva, sino que revela aspectos hasta ahora desconocidos de su hallazgo y del entorno humano de quienes lo realizaron.

Todo esto sirve para hacer de este verano el momento perfecto para acercarse a Ribadesella y disfrutar a la vez del buen tiempo, del mar Cantábrico y de uno de los conjuntos artísticos más antiguos y más excepcionales de toda España. Una combinación perfecta.