Vista aérea de Segóbriga
Vista aérea de Segóbriga

Segóbriga, el tesoro romano que está en La Mancha

Es una de las ciudades romanas mejor conservadas y uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de España

Actualizado:

Considerado como uno de los yacimientos arqueológicos peninsulares más importantes, el visitante puede recorrer los edificios fundamentales de una ciudad romana (el anfiteatro, el teatro, la muralla, el foro, la basílica, los templos, las termas, el sistema de abastecimiento de agua, las necrópolis y algunas de las viviendas) en un entorno natural excepcional y en un tiempo muy razonable para tener una visión de conjunto completa, que ayuda a imaginarse cómo fue la vida pública y privada de los segobrigenses,

Cuatro siglos después de su descubrimiento, el Parque Arqueológico de Segóbriga en Saelices (Cuenca) es un yacimiento singular en el interior peninsular debido, en buena parte, a la monumentalidad de los edificios excavados. Teatro, anfiteatro o foro son algunos de los monumentos que se pueden visitar.

Enmarcado, además, en un bello paraje de Castilla-La Mancha, el emplazamiento esta bordeado por encinares y campos de cultivo. Este atractivo ha permitido que el parque reciba al año más de 50.000 visitantes, que pueden disfrutar de la monumentalidad y el excelente estado de conservación del yacimiento.

El parque ha conseguido en los últimos años ser un referente para el turismo de interior en Castilla-La Mancha gracias al impulso dado por la Diputación Provincial de Cuenca, encargada de la gestión y que ha apoyado iniciativas didácticas y culturales, programas de difusión y el desarrollo de eventos como teatro, música y festivales para los visitantes.

La Diputación de Cuenca ha aunado esfuerzos con diferentes asociaciones culturales de la provincia e instituciones que han contribuido a la elaboración de un amplio programa que ha afianzado al Parque Arqueológico como destino turístico destacado de la provincia de Cuenca.

Actualmente, los responsables del parque han elaborado distintas rutas que permiten disfrutar de la cultura romana. Si decide acercarse hasta Cuenca no deje de visitar este parque que le llevará a un «viaje al pasado», recorriendo diferentes escenarios.

El itinerario

Los visitantes al acceder al parque llegan, en primer lugar, al Centro de Interpretación, donde pueden recorrer su Museo con piezas originales halladas en las excavaciones de la ciudad romana. A continuación, se inicia el recorrido a pie al conjunto arqueológico, en el «Acueducto», siguiendo hacia la «Necrópolis» y la «Basílica Visigoda». Como todas las ciudades romanas, las necrópolis se situaban extramuros, junto a las vías que salían de la ciudad.

La siguiente parada es el «Teatro», uno de los monumentos más sobresalientes de Segóbriga. La «Muralla» y «Puerta Principal», que lleva al «Criptopórtico del Foro y de la Curia». El público llega a las «Termas del Teatro», levantadas en la época de Augusto.

En el lado oriental del foro se construyó una gran «Basílica», un recinto en el que se realizaban grandes operaciones comerciales. A continuación la visita conduce al «Foro», que ha sido el gran descubrimiento arqueológico de las últimas décadas. Ocupaba un gran espacio rectangular al este de la calle principal.

El recorrido continúa en el «Aula Basilical», que sirvió de lugar de reunión y negocios. Las «Termas monumentales» se construyeron en el siglo I de C. y estaban destinadas al baño e higiene, al esparcimiento y negocios.

El itinerario lleva hacia la «Casa del Procurador minero», y al «Anfiteatro», de forma elíptica irregular. Sus 75 metros de largo lo lo hacen uno de los mayores monumentos de Segóbriga, con capacidad para 5.500 espectadores. La arena, a la que se accede por dos grandes puertas, está separada del graderío por un alto «podium» para mayor seguridad.

El recorrido se cierra con el «Circo» y la «Necrópolis». Las excavaciones realizadas entre los años 2004-2008 en la terraza situada al noreste de la ciudad, junto al anfiteatro, han permitido conocer el circo de la ciudad construido a mediados del siglo II.