Hayedo de Tejera Negra
Hayedo de Tejera Negra

Cuatro hayedos de España que son Patrimonio de la Humanidad

La Unesco incluyó en su última reunión varios hayedos españoles -entre otros del continente- en su lista de espacios protegidos. El otoño es el momento de verlos

Actualizado:

Los hayedos fascinan, tanto es así que la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad a un conjunto de los más representativos del continente europeo. Son testigos de lo que ocurría en el mismo territorio pero hace cientos de miles de años. Los elegidos en la península bajo la candidatura de Hayedos primigenios de los Cárpatos y otras regiones de Europa han sido:

1. Hayedos-abetales de Lizardoia y Aztaparreta, Navarra

Hayedos navarros, ahora protegidos por la Unesco
Hayedos navarros, ahora protegidos por la Unesco - Alfonso Senosiain

Desde el corazón selvático de Irati, el hayedo de Lizardoia, en el monte La Cuestión o Zabaleta, sobresale por su carácter virgen y poco frecuentado. Su preservación como Reserva Integral lo ha salvado de la fragilidad que sufre este tipo de bosque. Además posee 20 hectáreas de bosque intacto donde las hayas alcanzan hasta los 40 metros de altura. Mezcladas con abetos crean un paisaje magnífico de hayedo-abetal cerrado, el bosque característico de Irati.

En el valle del Roncal, en el paraje conocido como el Rincón de Belagua se refugia este bosque considerado el mejor hayedo-abetal conservado de los Pirineos. Un bosque nunca explotado por el hombre que habitantes faunísticos como el pico dorsiblanco, el oso pardo y el pito negro lo hacen todavía más exclusivo.

[Te interesará: Diez de los hayedos más espectaculares de España]

2. Hayedos del Macizo de Ayllón: Tejera Negra, Guadalajara

Hayedos de Tejera Negra, en Guadalajara
Hayedos de Tejera Negra, en Guadalajara

Dos rutas circulares entre los ríos Lillas y Zarzas, conocidas como la senda de Carretas y la senda del Robledal, permiten disfrutar plenamente de este bonito hayedo considerado entre los más meridionales de Europa. Hay un centro de interpretación al inicio de la senda del Robledal, mientras que para acceder a la primera ruta conviene reservar plaza de aparcamiento, sobre todo si se acude durante el otoño en busca de sus bellos coloridos.

[El geoparque más grande de España: dónde descubrir el maravilloso patrimonio de Guadalajara]

3. Hayedos Sierra de Ayllón

Hayedo de Montejo, Madrid
Hayedo de Montejo, Madrid

Un pequeño tesoro en la geografía madrileña que sobre 250 hectáreas del municipio de Montejo de la Sierra, se ha preservado con el mayor cuidado de la presión turística mediante el requerimiento de petición previa de acreditación para visitarlo. Es la única manera de recorrer este hayedo a orillas del río Jarama hermanado con robles melojos y que puede conocerse mediante tres sendas: del río, la ladera y el mirador.

La Sierra de Ayllón, asentada en el área oriental del Sistema Central, es a su vez hogar de otro hayedo menos conocido. Pero no podemos pasar de largo sin mirar al hayedo segoviano de La Pedrosa. Por su gran valor ecológico forma parte de la Red Natura 2000. Adereza el otoño de sus hayas centenarias entre robles, abedules, tejos, acebos y serbales. Conocido también como el hayedo de Riofrío de Riaza es además bosque con magníficas vistas del valle del Riaza.

[Cuatro bosques de otoño imprescindibles cerca de Madrid]

4. Hayedos de Cuesta Fría y Canal de Asotín, Picos de Europa

Hayedo de Asotín
Hayedo de Asotín - EDUARDO/FLICKR/CC

En tierras leonesas el hayedo de Cuesta Fría, situado en una abrupta ladera, en la divisoria entre los ríos Cares y Dobra, con sus espectaculares hayas y el también imponente roblón de Cuesta Fría, con 7 metros perímetro, se ubica en la histórica Senda del Arcediano, una de las rutas cantábricas más impresionantes. Atraviesa los Picos de Europa siguiendo las primitivas vías de comunicación romanas.

Sin abandonar el Macizo Occidental de los Picos de Europa el precioso hayedo de Asotín asoma en una gran canal de roca situada a 40 minutos de Cordiñanes. El acceso hasta la misma requiere pericia montañera o la familiaridad de los lugareños. Probablemente por su remota ubicación el hayedo ha logrado conservarse en un magnífico estado natural.