Recreación de la llegada de la Reina Juana I de Castilla a Tordesillas, en Valladolid
Recreación de la llegada de la Reina Juana I de Castilla a Tordesillas, en Valladolid - Centro de Iniciativas Turisticas de Tordesillas

El cortejo fúnebre más escalofriante de la historia de la Monarquía española

El 3 de marzo, más de 300 vecinos de Tordesillas (Valladolid) recrean la llegada de la Reina Juan I de Castilla a la localidad donde iba a pasar 46 años

Actualizado:

El próximo sábado 3 de marzo, Tordesillas -población situada a 28 km de Valladolid- y sus vecinos viajarán, por decimocuarto año consecutivo, al año 1509 para reencontrarse y revivir un gran momento histórico. [Actualización: este año se ha retrasado al día 17 de marzo]

Por aquel entonces, la Reina Juana I de Castilla hacía su entrada en la villa vallisoletana. La joven tordesillana Miriam Moráis Milán, a sus 29 años –misma edad que tenía la soberana en 1509- se meterá esta vez en el papel de la Reina y recorrerá los escenarios más emblemáticos de la ciudad acompañada de su padre, Fernando el Católico. Protegida y custodiada por los Monteros de Espinosa, su guardia personal, y su hija Catalina de Austria, a la que dará vida la pequeña Ángela García Rodríguez, de 4 años y alumna del colegio Pedro I de Tordesillas, Miriam Moráis será protagonista de una cita que el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas organiza desde hace ya catorce años.

Damas de compañía, personal de palacio y los restos mortales del esposo de Juana I de Castilla, Felipe el Hermoso, custodiado por monjes que alumbran su paso con sus antorchas completarán el curioso cortejo que recrea tan importante hito en la historia de nuestro país. Fue a partir de entonces cuando la reina fue recluida en Tordesillas. Y allí estuvo los siguientes 46 años, hasta su muerte en 1555.

¿Arranque de locura?

A la muerte de su esposo Felipe «el Hermoso», la Reina Juana de Castilla inició una larga procesión por todo el reino con el ataúd del Rey a la cabeza. Durante ocho meses, Juana caminó pegada al catafalco de su esposo en un cortejo fúnebre que despertó asombro e incluso miedo entre la población. Este supuesto arranque de locura provocó la reclusión de la Reina en Tordesillas (Valladolid) hasta su muerte cuarenta y seis años después. En la actualidad, los historiadores se plantean si Fernando «el Católico» –padre de Juana y responsable de su «cautiverio»– aprovechó la enajenación transitoria de su hija para apartarla bruscamente de la Corona.

El origen de la fiesta

Celebración del Día de la Reina, en Tordesillas
Celebración del Día de la Reina, en Tordesillas - Centro de Iniciativas Turisticas de Tordesillas

Más de 300 personas participan, trabajan y dedican su tiempo para que esta propuesta resulte lo más fiel posible a aquel momento, recreando a la perfección un acontecimiento que ocurría hace 509 años. Fue en 2005 cuando el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas, CIT, se proponía recuperar la memoria de una mujer «maltratada y olvidada», así como recordar que Juana I fue reina de Castilla, hija de reyes y madre de seis reyes. En la actualidad, Juana I se ha convertido en protagonista de una parte muy importante en la historia de Tordesillas. El CIT, que trabaja de manera altruista, es una asociación de vecinos cuya finalidad es la promoción turística y cultural de la ciudad. Más información: ¿Estaba Juana «la Loca» realmente loca?

Programa: XIV Día de la Reina

La representación tendrá lugar el próximo sábado, 3 de marzo, a lo largo de cinco actos que se desarrollarán en los espacios más emblemáticos de la ciudad. Protegida por los Monteros de Espinosa, su hija Catalina, sus damas de compañía, su padre Fernando el Católico y los numerosos monjes que custodiaban el féretro de Felipe el Hermoso, la reina Juana atravesará la Puerta de la Villa a las 20.00 horas (el cortejo se detendrá a la orden de la Reina en la entrada de la villa, a las 19.30 horas). El público que se acerque al municipio podrá ver en la Plaza Mayor a varias vecinas asomándose a sus balcones para comentar el bullicio ante la llegada de Doña Juana y su cortejo. Será minutos después, en la Puerta del Foraño (20.15 horas) donde Hernando de Tovar, capitán de los Monteros, ordene abrir las puertas para dar paso a la comitiva, que entrará en la localidad amurallada.

De nuevo en la Plaza Mayor (20.30 horas), Fernando el Católico intentará convencer a su hija para que se quede en Tordesillas. El acto conmemorativo concluirá en el Palacio Alto (21.00 horas), escenario en el que Juana permanecerá junto a su séquito durante los siguientes 46 años. Será allí donde se escenifique uno de los pasajes más dolorosos de la vida de la Reina: la muerte de su esposo, Felipe el Hermoso.

¿Quiénes eran los Monteros de Espinosa?

El cuerpo de los Monteros de Espinosa ha sido durante siglos la guardia personal de los reyes de Castilla, al menos desde los siglos XII o XIII, y posteriormente de los reyes de España. La tradición aseguraba que solamente los descendientes de los hijosdalgos de la localidad de Espinosa de los Monteros (Burgos) podían pertenecer a dicho cuerpo que velaba por la seguridad de la familia real mientras dormía y también en aquellos momentos en los que convalecían de una enfermedad. Este cuerpo existió hasta el año 1931 cuando, tras la proclamación de la Segunda República, se disolvió. Actualmente da nombre a la compañía del ejército de tierra que compone el Grupo de Honores de la Guardia Real.