Los 23 sitios de Madrid que más le gustan al New York Times

Bares, tiendas, restaurantes o museos recomendados por la publicación para pasar 36 horas en la capital de España

Actualizado:

Barrios como Malasaña, Lavapiés o Las Salesas entran en las rutas turística. Este es el recorrido de un periodista del New York Times por la capital de España.

1234567891011121314151617181920212223
  1. Bocadillo de calamares en la Plaza Mayor

    Como no podía ser de otra forma la Plaza Mayor es el punto de partida de este viaje de 36 horas. Este espacio en pleno Madrid de los Austrias es el centro de la vida turística de la capital. Finalizada en 1617 y con sucesivas transformaciones su aspecto neoclásico actual se debe al arquitecto Juan de Villanueva Destacan los edificios de ladrillo, las nueve puertas de acceso, entre ellas el famoso Arco de Cuchilleros, la casa de la Panadería y la estatua ecuestre de Felipe III.

    No hay duda que el clásico de bocadillo de calamares es el plato estrella para disfrutar en cualquiera de los bares de la Plaza Mayor de Madrid. Para el NYT, «la sencilla combinación entre el pan crujiente y el calamar frito en aceite de oliva que, cuando se hace bien, puede ser extremadamente gratificante».

    [Así nos ven: Los mejores bares de tapas de Madrid, según la CNN]

  2. Bocadillo de Jamón y Champán

    Una alternativa al bocadillo de calamares es el de jamón ibérico de bellota con un vaso de champán bien frío. Esta combinación «se ha venido ganando los corazones de los amantes locales de la gastronomía», en Bocadillo de Jamón y Champán en el barrio Alonso Martínez.

  3. De tiendas por Las Salesas

    El barrio de las Salesas ha emergido en los últimos años como punto de interés turístico y comercial de Madrid y es aquí donde se concentran muchas de las tiendas con las últimas tendencias en moda independiente. The New York Times destaca la tienda de diseño Do Design que ofrece objetos de diseño, moda y arte y la poco convencional Cacto-Cacto que vende como su nombre indica plantas de cactus.

  4. Pastelería La Duquesita

    La Duquesita, fundada en 1914, es una de las más emblemáticas pastelerías de Madrid, distinguida por sus postres y dulces artesanos.

    En los años 30, Romualdo Santamaría se hace cargo de La Duquesita, a quien sucede su hijo y posteriormente su nieto. En 2015 cierra sus puertas para reabrir seis meses después totalmente renovada.

  5. De compras en Jápines

    En la calle Calle Fernando VI, muy cerca de La Duquesita, está Jápines, así tal cual suena, donde la diseñadora María Beltrán conjugó según The New York Times, «un surtido ecléctico pero refinado de accesorios, velas, perfumes y joyería, en su mayoría de diseño propio».

  6. Celso y Manolo, para tapear

    Para NYT, Celso y Manolo es uno de los mejores bares de tapas de reciente apertura, que según la publicación ha sabido actualizar la justo para seguir siendo una buena opción. Con un estilizado interior, cuenta con una barra de la década de los cincuenta y clásico suelo de azulejo. El menú incluye clásicos revisados como el churrasco de costilla de ternera cantábrica orgánica a la parrilla con chimichurri o el chuletón de tomate de Huesca con aguacate, papaya, mango, cebolla roja, tomate, aceite «eco» de Siruana y hierbas frescas.

  7. La Venencia

    La Venencia, es ese clásico que nunca pasa de moda a pesar de no haber cambiado en setenta años. esta taberna con sabor, que frecuentaba Hemingway, sirve como única bebida jerez: delicado, de tonos miel y vertido directamente de barricas de madera de roble, tal como siempre ha sido.

  8. Bar Cock

    Otra reliquia frecuentada por los madrileños, el Bar Cock, lleva abierta desde 1921. Con sus cócteles bien servidos y un interior agradablemente efectista ha sido desde siempre un lugar frecuentado hasta altas horas de la noche por artistas de la talla de Frank Sinatra, Pedro Almodóvar o Francis Bacon, quien según una leyenda del bar fue a tomar ahí su último martini.

  9. Pum Pum Café

    Tras una campaña de revitalización de principios de siglo, el multiétnico Lavapiés, se ha transformado en uno de los distritos de moda en Madrid. El pasado abril, en un pequeño taller de ladrillos rojos, Pum Pum Café abrió sus puertas y cobró popularidad entre los madrileños a los que atrae su aire bohemio, quienes se congregan aquí los fines de semana atraídos por las opciones para el almuerzo.

  10. La Casa Encendida

    La Casa Encendida —también en el barrio de Lavapiés— presenta exposiciones, conciertos y conferencias en un grandioso edificio estilo neomudéjar de principios del siglo XX.

  11. Mercado de San Fernando

    El Mercado de San Fernando, que antaño fuera un mercado cubierto tradicional, se ha transformado en un animado centro donde vendedores, artistas y chefs locales ofrecen de todo, desde vino andaluz hasta lecciones de tango o sushi.

  12. La Tabacalera de Lavapiés

    La Tabacalera de Lavapiés, es un espacio cultural y centro social de uso mixto en una abandonada fábrica de tabaco de varios pisos. Hoy, la estructura salpicada de murales tiene un bar, una biblioteca, una cocina, un jardín comunitario y un patio.

  13. El Prado

    España cuenta con museos de reconocido prestigio internacional que cada año son visitados por millones de turistas. El Prado es todo un referente museístico a nivel internacional y posee una colección de pinturas que abarca desde el siglo XII hasta principios del XX. En sus galerías encontramos la mayor y más importante colección del mundo de obras de Velázquez, Goya, y Rubens, así como piezas imprescindibles de maestros como Tiziano, El Greco o Juan de Flandes, entre otros muchos. Si nos animamos a perdernos entre sus galerías, no podemos dejar de contemplar Las Meninas, de Velázquez; El Caballero de la mano en el pecho, de El Greco; o El tres de mayo de 1808, de Goya. Los sábados la entrada es gratuita de 18:00 a 20:00 .

  14. Museo Reina Sofía

    A pocos metros del Prado, el Museo de Arte Reina Sofía recoge la inquietud artística de los vanguardistas. Los amantes del arte contemporáneo tienen aquí su lugar de culto con obras realizadas entre finales del siglo XIX y la actualidad. Desde su inauguración en el año 1990, el Reina Sofía ha conseguido recopilar cerca de 16.200 obras: pinturas, esculturas, dibujos, grabados y fotografías. Por si fuera poco, en sus galerías podemos encontrar también obras arquitectónicas, artes decorativas e incluso vídeos.

    El museo nos ofrece una perfecta combinación entre propuestas de nuevos artistas y celebridades de la talla de Picasso, Juan Gris, Miró o Dalí. Uno de los grandes atractivos de este espacio de arte es, sin duda, poder contemplar en persona el Guernica, de Pablo Picasso. Estar frente a la que es considerada una de las obras de arte más representativas del siglo XX es un auténtico regalo para la vista que no podemos perdernos.

  15. Círculo de Bellas Artes

    Después de una agotadora tarde de arte nada mejor que tomarse un vino mientras se observa el atardecer en la ciudad desde la terraza en el techo panorámico del Círculo de Bellas Artes, un bello edificio con arquitectura de los años veinte. La entrada cuesta 4 euros, al igual que la copa de vino o una cerveza.

  16. Cena en Amazónico

    Desde su apertura el pasado verano en el elegante barrio de Salamanca, Amazónico, este restaurante inspirado en la selva, se ha convertido en uno de los lugares de moda de la ciudad. El NYT dice de el: «Las palmeras, los exuberantes grabados selváticos y la barra circular de sushi coronado con frutas exóticas y un luminoso pavorreal disecado —obra del diseñador catalán de interiores Lázaro Rosa-Violán— crean un telón de fondo extravagante para potentados y debutantes de Madrid, mientras el menú del chef Sandro Silva viaja desde su natal Brasil hasta Japón, con escalas en Argentina, India, China y Perú».

  17. Clubes para tomar una copa

    Madrid vuelve a ser de las mejores de Europa, con un puñado de lugares poco conocidos, como los clubes privados El Sótano y Cha Chá, que requieren conexiones o algún truco para entrar. Los no iniciados pueden ir a Goya Social Club, un ajetreado bar subterráneo inspirado en Berlín con un sistema de sonido Funktion One (entrada: 15 euros).

  18. Sala El Sol, un clásico

    La Sala El Sol, un bastión de la Movida de los años ochenta sigue siendo un referente cada sábado para los jóvenes amantes de la buena música (entrada: 15 euros, incluye una bebida de cortesía).

  19. Chocolatería San Ginés

    La chocolatería San Ginés, hoy la cafetería más emblemática de la capital, es visita obligada ya sea para empezar o terminar el día. Ofrece un chocolate espeso, oscuro y caliente con churros recién hechos—, una especialidad que se sirve desde 1894 (una taza de chocolate caliente y seis churros cuestan 4 euros).

  20. Visita al Rastro

    El Rastro de Madrid nació hacia 1740 en torno al «Matadero de la Villa» ocupando las aceras de Ribera de Curtidores como un zoco de venta de objetos de segunda mano. Hoy en día es un mercado regulado de fama internacional que se instala los domingo y festivos.

    Pasear un domingo por el Rastro, recorrer los más de 3.500 puestos donde todo se vende -desde antigüedades hasta discos de vinilo o películas; desde ropa de todo tipo hasta electrónica de lo más variada- y tomarse una caña con un pincho de tortilla en alguno de los muchos bares de esta castiza zona del barrio de Lavapiés es un placer, no solo para aquellos que visitan la ciudad, sino para muchos madrileños que, al menos una vez al año, hacen este ritual.

    El NYT dice de él: «la multitud llama la atención porque está compuesta de gente de todo tipo, entre visitantes y lugareños, que recorren la gran colina de La Ribera de Curtidores, echando un vistazo a los puestos y agrupándose en torno a bandas kelzmer de músicos gitanos y tamborileros subsaharianos».

  21. Para comer El Imparcial

    Ubicado en un antiguo palacete, El Imparcial es un Bar, restaurante y tienda con programación cultural en un espacio luminoso y de diseño. El edificio de dos pisos albergó la redacción del periódico que inspira su nombre.

  22. Para alojarse, Urso Hotel & Spa

    Son dos los alojamientos elegidos por la publicación. El primero está ubicado en el barrio de Alonso Martínez. El Urso Hotel & Spa es un elegante hotel boutique que se encuentra en un palacio restaurado de principios del siglo XX con escaleras de mármol, una balaustrada de hierro forjado y ventanas de vitrales. El precio de las habitaciones dobles va a partir de 170 euros.

  23. Hotel Tótem

    Desde que se mudó al elegante barrio de Salamanca a finales del año pasado, Tótem se ha convertido rápidamente en uno de los hospedajes más codiciados de Madrid. Su decoración inspirada en los años veinte incluye macetones de palmas, sofás de terciopelo azul y un restaurante mediterráneo inspirado en Los hermosos y malditos, de F. Scott Fitzgerald. El precio de las habitaciones dobles va a partir de 154 euros.