Turismo en los volcanes más famosos de la Tierra

Hay lugares donde el misterio, la leyenda y la belleza se mezclan con la muerte y la destrucción

Actualizado:

12345678910
  1. Volcán Kilauea, Hawai

    Flujos de Lava a'a del Mauna Loa durante la erupción de 1984
    Flujos de Lava a'a del Mauna Loa durante la erupción de 1984

    Si hay hoy en día un volcán que llena titulares de todo el mundo, ese es el Kilauea en Hawai. La erupción de este volcán comenzó a principios de mayo y ha causado impactantes imágenes de ríos de lava por la isla lo que ha obligado a evacuar a miles de personas. El Kilauea es el más activo de los cinco grandes volcanes del archipiélago hawaiano y uno de los más activos del mundo.

    La historia eruptiva del Kilauea es muy larga y activa. La primera erupción documentada de este volcán se produjo en 1823 y desde entonces ha entrado en erupción en repetidas ocasiones, por lo que sus efectos son bien conocidos para la comunidad científica.

    Situado a lo largo de la costa sur de la isla, el volcán, con una edad de 300.000 hasta 600.000 años, emergió del mar hace unos 100.000 años; es el segundo volcán más reciente formado por el punto caliente de Hawái y el actual centro eruptivo de la cadena de montes submarinos Hawái-Emperador.

  2. Volcán Villarrica, Chile

    El volcán chileno Villarrica o «Casa del Espíritu» es uno de los más activos de Iberoamérica. Situado en la coordillera de los Andes, el volcán, cubierto por un glaciar, es un atractivo turístico al que cada año ascienden miles de personas persuadidos por su cráter de 200 metros de diámetro al fondo del cual se encuentra un lago de lava permanente.

    El volcán tiene un nutrido historial de actividad eruptiva pero no ha sido posible hacer un registro al modo europeo por la fuerza de la mitología de la nación mapuche que lo considera «lugar de sus espíritus» y tan solo la tradición oral ha dejado constancia de la actividad volcánica.

    La última erupción fue en marzo de 2015 pero la más importante fue en diciembre de 1971, con más de 25 muertos y desaparecidos. Pequeños poblados como Coñaripe, Pocura, Traitraico, Quilentué, Llauquén, Chaillupén y Llanahue quedaron destruidos y miles de personas fueron evacuadas.

  3. Volcanes Concepción y Maderas, Isla Ometepe

    Los volcanes Concepción y Maderas están situados en la isla Ometepe, en el lago Nicaragua. Su extensión es de 276 kilómetros y es la isla volcánica más grande en el interior de un lago.

    El volcán Concepción se encuentra cubierto por 2.200 hectáreas de bosque protegido y sigue teniendo actividad. Tras un largo periodo de tranquilidad, volvió a rugir en 1883. Las explosiones y la ceniza golpearon la isla durante cuatro años. Desde entonces las erupciones se han venido repitiendo con una cierta periodicidad en 1889, 1902, 1907, y 1924. La última erupción de lava que obligó a la evacuación de la isla se produjo en 1957 y el último gran susto fue en 2005, cuando la presión interna provocó un terremoto de 6,2 grados en la escala de Richter.

    El otro gran volcán de la isla, el Maderas, se considera extinto y es una popular atracción turística. Su última erupción tuvo lugar hace más de ocho siglos y su cráter se encuentra ocupado por una pequeña laguna.

  4. Etna, Sicilia

    El Etna, en la costa este de Sicilia, es uno de los volcanes más activos del mundo. Pese a ello miles de personas viven en sus alrededores atraídos por la fertilidad de la tierra volcánica. Viñas y huertos cubren sus laderas. En las décadas de los 70, 80, 90 y 2000 una serie de erupciones destruyeron edificaciones y obligaron a evacuar poblaciones enteras.

    La erupción más destructiva fue en 1669 y, tras meses de emisiónes de lava, gases y cenizas poderosos terremotos sacudieron la zona durante dos meses. Los habitantes locales se vieron obligados a abandonar sus casas y la villa de Nicolosi y Catania quedaron enterradas por flujos de lava así como otras ocho localidades cercanas de menor tamaño. La segunda gran erupción -en 1928- sepultó la población de Mascali. El volcán sigue mostrando actividad y la última erupción fue en mayo de 2012.

  5. Volcán Soufrière Hills, Isla Montserrat

    El volcán Soufrière Hills, en la isla de Montserrat, es un Territorio de Ultramar dependiente del Reino Unido en la isla de Puerto Rico, es el más activo del Caribe y el causante de la muerte de 19 personas así como de la destrucción y abandono de la capital, Plymouth, en 1995.

    La Isla Montserrat, tras un pasado histórico convulso, vivió su época de esplendor en la década de los 70 convirtiéndose en un paraíso turístico donde muchos de los principales cantantes acudían a grabar sus discos en los Estudios AIR, creados por el productor de los Beatles, George Martin. En 1998 el huracán Hugo, una tormenta de categoría 4, golpeó Montserrat, con unos vientos que superaron los 140 km/h y dañó el 90 por ciento de los edificios de la región. Los Estudios AIR se cerraron, y el turismo, que era la principal fuente de ingreso económico, casi desapareció. En 1995 el volcán Soufriere Hills entró en erupción y destruyó la ciudad de Plymouth, obligando a la población a evacuar la isla.

  6. Monte Mayón, Filipinas

    Elvolcán Monte Mayón, conocido como «el cono perfecto» se halla en la ciudad de Legazpi, en Filipinas, y está considerado uno de los más destructivos del mundo. Sus cerca de 50 erupciones han causado la muerte de más de 1.200 personas en los últimos 200 años, las últimas este mismo mes de mayo.

    Las principales erupciones se registraron en 1814 cuando la lava enterró la ciudad de Cagsawa. Murieron unas 1.200 personas, y solo permaneció en pie el campanario de la iglesia del pueblo. Otra erupción digna de mención fue la ocurrida en febrero de 1993, en la que murieron 77 personas. En el siglo XXI las erupciones han sido frecuentes. En 2001 cerca de 25.000 personas tuvieron que ser evacuadas y en agosto de 2006 se decretó otro desalojo masivo de unas 30.000 personas ante el riesgo de erupción del Mayón.

    El 7 de mayo de 2013, el volcán nuevamente entró en erupción causando la muerte de cinco personas, entre ellas una joven española, su novio dos familiares de este y el guía local.

  7. Volcán Bromo, Isla de Java

    La isla de Java, la más poblada de Indonesia, tiene un origen casi totalmente volcánico, y contiene nada menos que 38 montañas cuya forma cónica característica indica que en un tiempo fueron volcanes activos.

    El volcán más famoso para visitar es el Bromo que aunque no es el pico más alto del macizo, sí es el más conocido. El volcán pertenece al Parque nacional Bromo Tengger Semeru y la última vez que entró en erupción fue en 2010 aunque se puede observar una columna de humo permanente saliendo de él. Ha entrado en erupción más de 50 veces en los últimos 235 años.

    Cada año miles de turistas recorren una hora de coche desde Cemoro Lawang -la población más cercana al volcán- hasta la cumbre del Bromo y observan su cráter humeante, sienten el olor a azufre y viven en primera persona el rugir de su activa caldera.

  8. Monte Vesubio, Nápoles

    El Vesubio, a nueve kilómetros de Nápoles, está considerado uno de los más peligrosos del mundo. En sus alrededores viven unas tres millones de personas: es la zona volcánica más densamente poblada del mundo. Es quizá uno de los volcanes más conocidos por ser el causante de la trágica desaparición de las ciudades de Herculano y Pompeya, convertidas hoy en día en unas de las atracciones turísticas de Italia.

    La erupción más importante fue en el año 79 cuando el Vesubio despertó con toda su fuerza y sepultó las mencionadas ciudades romanas de Pompeya y Herculano, que contaban con una población de entre 15.000 y 30.000 personas aunque sólo se han encontrado unos 2.000 cadáveres.

    Las ciudades quedaron olvidadas bajo una capa de lava y cenizas, lo que permitió que se conservaran casi intactas hasta que fueron excavadas en el siglo XVIII revelando numerosos edificios en buen estado, pinturas murales, un foro, baños, basílicas y templos, calles, muchas casas y algunas villas que permanecieron en un sorprendente buen estado de conservación. A poca distancia de la ciudad se descubrió un hotel de 1.000 m² que hoy en día se conoce como «Gran Hotel Murecino».

  9. Monte Pelée, Martinica

    El Monte Pelée es, al igual que el Vesubio, uno de los volcanes más destructivos de la Tierra. Ubicado en la isla de Martinica, forma parte del arco volcánico de las Antillas Menores. Miles de turistas ascienden todos los años su cono, formado de capas de cenizas así como lava solidificada, para llegar hasta su cráter.

    Desde 1932, el volcán no ha vuelto a dar señales de actividad, pero los vulcanólogos advierten que la historia demuestra que no se puede confiar en su quietud.

    La erupción más importante fue en 1902 cuando la lava arrasó sin previo aviso todo lo que encontró a su paso hasta llegar a San Pedro, la ciudad más grande y capital de Martinica. Murieron más de 30.000 personas que no pudieron huir del horror. El flujo piroclástico alcanzó un área de 21 kilómetros y los restos de la ciudad ardieron durante días. Los pocos sobrevivientes fueron incapaces de reconocer a las víctimas y la mayoría de las edificaciones desaparecieron. Actualmente San Pedro tiene solo 4.500 habitantes.

  10. Teide, Tenerife

    El Teide, en la isla canaria de Tenerife, es el pico más alto de España y el tercer mayor volcán de la Tierra después del Mauna Kea y el Mauna Loa, ambos en la isla de Hawai. Forma parte del Parque Nacional del Teide, un atractivo turístico que cada año cautiva a millones de personas de diferentes lugares del mundo.

    Aunque está considerado uno de los volcanes más peligrosos de la Tierra con una estructura prácticamente idéntica al Vesubio y al Etna, las erupciones de las que se tienen registros no han causado grandes pérdidas físicas ni humanas.

    En 2004 se registraron unos 200 pequeños seísmos en la isla aparentemente producidos por movimiento de magma y se produjo un incremento anómalo del nivel de gases volcánicos. Finalmente, la crisis vulcanosísmica cesó seis meses más tarde sin producirse erupción alguna.