Top

Viajar

Costa Rica: seis paisajes naturales para soñar

Playas. Parques Nacionales. Descensos de ríos. La naturaleza y el sol más tentadores entre el Caribe y el Pacífico

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
Navegue usando los números

Río Pacuare

El Pacuare es uno de los diez mejores ríos del mundo para practicar rafting-
j. jayme - abcviajar - San José - Actualizado: Guardado en: Viajar

El Pacuare nace a unos 2.000 m. de altitud en la vertiente Atlántica de la cordillera de Talamanca y recorre aproximadamente 108 km. hasta su desembocadura en la zona central del Caribe costarricense. Constituye la frontera norte de la red más importante de parques nacionales y de reservas de Centroamérica. Catalogado como el río «más salvaje y escénico» del país, fluye a través de impresionantes cortaduras en medio de un bosque lluvioso primario casi intacto, cuya densa vegetación es el hogar de jaguares, monos, dantas, perezosos, ocelotes y un centenar de especies de aves tropicales.

En lo profundo de la selva, casi camuflado en uno de los bancos de este río seductor, se halla el singular Pacuare Lodge. Roberto Fernández, su propietario, nos pone en antecedentes: «Combinamos los toques de lujo con el consecuente compromiso de turismo sostenible. Nuestro eco-lodge se construyó cuidadosamente para causar el mínimo impacto en la zona. Los bungalós, techados con hojas de palma por los cabécar, los indígenas locales, respetan su estilo constructivo. Ni siquiera usamos generador eléctrico. A los huéspedes les proporcionamos candelas y el hall y el restaurante se iluminan de igual modo, lo cual crea un ambiente cálido y romántico. Así pueden librarse mejor del estrés, disfrutar del sosiego, la belleza natural y la magia de este escondite selvático y vivir una aventura distinta e inolvidable.»

Para inolvidable, el descenso del río, clasificado por National Geographic entre los diez mejores del mundo para la práctica del rafting, no sólo por los descomunales despliegues de sus rápidos -algunos de clase V, la máxima dificultad-, sino por su alternancia con idílicos remansos y cascadas, amén del asombroso paisaje alineado en sus orillas.

Oferta de viaje. Nueve días en alojamiento y desayuno, desde 1.680 euros.

Reserva biológica Tirimbina

Un puente que provoca vértigo en la Reserva Biológica Tirimbina-
j. jayme - abcviajar - San José - Actualizado: Guardado en: Viajar

Sarapiquí, en el norte de Costa Rica, es un territorio de ríos caudalosos y bosques milenarios. Aquí habitan el 56% de los mamíferos del país (pumas y jaguares, tapires, perezosos, osos hormigueros y 60 tipos de murciélagos, por citar sólo los más emblemáticos de la zona), unas 400 variedades de aves (algunas de ellas migratorias), 180 de anfibios (el 46% de las existentes en el territorio nacional), especies en peligro de extinción –el manatí, por ejemplo- y peces prehistóricos, genuinos fósiles vivientes, como el gaspar y la bellísima lapa verde. A tan rica biodiversidad se debe que más del 60% de las investigaciones mundiales sobre la biología del trópico húmedo, a través de los programas de 54 universidades repartidas por todo el orbe, tengan lugar aquí.

Concebida como una organización sin ánimo de lucro, la RBT dedica las 345 has. de su propiedad sobre la cuenca del propio río Sarapiquí, en la provincia de Heredia, a tres objetivos: la conservación del bosque lluvioso tropical, la investigación científica y la educación ambiental. Su estación de campo, a 7 kilómetros de La Tirimbina, nos invita a conocer y disfrutar de sus distintos hábitats -la intrigante selva primaria, las orillas del río, los humedales y el bosque secundario-, bien sea desde sus soberbios puentes colgantes o desde sus casi 10 kilómetros de senderos de refrescantes profundidades. «Les recomiendo también el tour del chocolate», nos tienta Willy Pineda, joven guía de la Reserva, refiriéndose a la consiguiente caminata por las antiguas plantaciones de cacao y a la posterior degustación de sus néctares.

Oferta de viaje.Nueve días en alojamiento y desayuno, desde 1.680 euros.

Volcán Poás

El volcán Poás se puede visitar todo el año-
j. jayme - abcviajar - San José - Actualizado: Guardado en: Viajar

La desolación se hace belleza en el incomparable marco natural del más importante de los volcanes centroamericanos: el Poás, uno de los cuatro activos al día de hoy en Costa Rica y el más septentrional de los que jalonan su cordillera Central. El gigantesco cráter (1,5 kilómetros de diámetro y 300 metros de profundidad) y sus contornos presentan una serie de atractivos que justifica sobradamente la creación del parque nacional homónimo. Uno de ellos, la particular comunidad vegetal que los botánicos llaman selva nubosa, se conserva aquí en estado prácticamente virgen.

El Poás es accesible todo el año gracias a la carretera que sube hasta su misma boca, lugar de notable interés paisajístico, ya que, en días despejados, se contemplan, desde sus miradores, gran parte del Valle Central y las inmensidades azules del Caribe y del Pacífico. Yendo fuera de los meses de verano y de las jornadas festivas se soslayan aún las aglomeraciones diarias en las que legiones de personas se asoman al colosal derrumbe de su cráter, un mineral coliseo en ruinas sin rastro alguno de vegetación. Las súbitas columnas de aguas negras que se desploman, seguidas de los resplandecientes vapores blancos proyectados al aire centenares de metros, y el sordo chapoteo de las olas lodosas sobre los bordes rocosos ofrecen un espectáculo incesante de turbadora fascinación y grandeza, al que sólo el vuelo esmeralda del quetzal, el rey alado de la selva nubosa, redime de sus vínculos infernales.

Oferta de viaje.Nueve días en alojamiento y desayuno, desde 1.680 euros.

Refugio Natural de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo

Playa Cahuita-
j. jayme - abcviajar - San José - Actualizado: Guardado en: Viajar

Creado en 1985 con 4.436 has. marinas y 5.013 has. terrestres de arrecifes de coral, humedales (manglares, lagunas, pantanos) y bosque tropical lluvioso, el Refugio se extiende por el extremo meridional de la caribeña provincia de Limón, desde Punta Cocles al río Sixaola, la frontera natural con Panamá. El ecosistema arrecifal, uno de los más ricos del mundo, cuenta con 5.000 años de existencia y se compone de 35 especies coralinas, 58 de algas, 123 de peces y 118 de invertebrados. Los humedales, donde pululan iguanas, caimanes, garzas, y águilas pescadoras, son depositarios de una asombrosa -y amenazada- riqueza genética y ambiental, lo que les ha valido ser incluidos en la lista internacional del Convenio RAMSAR. En cuanto al bosque lluvioso, es el hábitat de perezosos, monos aulladores (congos), armadillos, venados, pizotes, mapaches, guatusas y 385 variedades de aves.

Si la región posee atractivos innegables para los científicos, también los tiene para los simples visitantes. Solitarias y blancas barras arenosas orladas de palmeras, acantilados cubiertos por exuberante vegetación y un océano cristalino escenifican aquí la belleza inconmensurable del litoral caribeño, de la que son testigos, entre enero y marzo, las ballenas jorobadas. Playa Manzanillo, con su oleaje moderado y sus piscinas naturales durante la marea baja, es célebre por sus románticos atardeceres. Y caminar de noche por la de Gandoca al encuentro de las tortugas baula, que acuden a desovar en la oscuridad, es como viajar a la Prehistoria. Consideradas fósiles vivientes, las mayores pesan 650 kilos y alcanzan longitudes de hasta dos metros. Son los quelonios marinos más grandes del mundo, hoy en peligro de extinción.

Oferta de viaje.Nueve días en alojamiento y desayuno, desde 1.680 euros.

Lago y volcán Arenal, y el Hotel Los Héroes

El lago y el volcán Arenal-
j. jayme - abcviajar - San José - Actualizado: Guardado en: Viajar

A 160 kilómetros de la capital, San José, junto al bellísimo lago Arenal, rodeado de montañas y de una naturaleza espléndida y amable, existe un pedacito de tierra que bien pudiera confundirse con cualquier aledaño de los Alpes europeos. En él se encuentran una hostería, una capilla, establos, chalets y hasta un trenecito con 3,5 kilómetros de raíles jalonados de estaciones, pequeños túneles y viaductos, todo en el más genuino estilo suizo. En uno de los porches de la piscina del hotel hay un rótulo pintado sobre la pared: En Suiza me dieron vida y formación, pero en Costa Rica me dieron el corazón. Tal es la divisa de su propietario, el helvético Franz Ulrich, quien en 1989, en compañía de Silena, su cónyuge costarricense, inició el proyecto ganadero-hotelero que condujo, sólo dos años más tarde, a la construcción del actual hotel Los Héroes, la cual coincidió –se diría que ex profeso- con sendos aniversarios históricos: los 7 siglos de la fundación de Suiza y el centenario de la democracia en Costa Rica.

El conductor del trenecito, un rubio veinteañero uniformado a lo maquinista suizo, gorra de plato rojo y visera negra incluida -otro guiño de Franz, entre original y nostálgico, hacia su tierra natal-, nos lleva al término de la vía en la colina de 800 m. de altura donde el dueño de Los Héroes ha edificado el Rondorama Arenal, el primer restaurante giratorio de Costa Rica, para pasear la vista por los 360º del horizonte sin levantarnos de la mesa: a nuestros pies, la Pequeña Helvecia (como prefiere llamar Franz a sus posesiones); a continuación, el lago con sus aguas de grisáceos reflejos; y más allá, cerrando el panorama, el majestuoso volcán Arenal (1.670 m.), ceñudo unas veces y sereno las más.

Oferta de viaje.Nueve días en alojamiento y desayuno, desde 1.680 euros.

El Valle Central y el hotel Casa Turire

j. jayme - abcviajar - San José - Actualizado: Guardado en: Viajar

Situada en el Valle Central, Turrialba, verde y agrícola, es una provincia privilegiada, un destino prístino para los amantes de la Naturaleza. Aquí establecieron los españoles, tras su llegada, las primeras plantaciones de cacao; aquí fue derrotado y obligado a retroceder hacia el Caribe el pirata Henry Morgan; y aquí, en sus selvas, ríos y volcanes, nació el turismo de aventura costarricense.

En el corazón de la provincia, edificada sobre un predio de la época virreinal, Casa Turire presume de cálida elegancia, de comodidades con encanto y de ser un asentamiento ideal para la exploración de Costa Rica. El español Eduardo Lanaspa, su propietario y director, nos lo suelta a las claras: «No importa cuán lejos escojan ustedes viajar, al volcán Irazú y a las playas de Limón en el Caribe, o que decidan afrontar desafíos extremos haciendo rafting en el Pacuare; de regreso, Casa Turire les dará la bienvenida con los brazos abiertos. Es siempre agradable estar en casa al final de un día largo».

Y tanto que es agradable descansar en el intemporal sosiego de este paraje, a la vera del lago Angostura (abierto a la navegación sin motor en kayaks y botes de remos) y con la presencia imponente del volcán Turrialba (3.340 m.) y su humeante penacho en la cercana distancia. El acceso a Casa Turire, una avenida jalonada de palmas reales rodeadas de ixoras, es ya una apuesta por las sensaciones regias. Tucanes, oropéndolas y mariposas, visitantes asiduos de los árboles de la piscina, y extensos jardines con flores endémicas completan una oferta, exclusiva como pocas, de estético y vivificante bucolismo.

Oferta de viaje.Nueve días en alojamiento y desayuno, desde 1.680 euros.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios