TURISMO RURALDiez casas rurales con piscinas idílicas

Alojamientos con encanto para quienes prefieran los entornos naturales lejos de la playa

Actualizado:12345678910
  1. Casa Peruyes (Asturias)

    Este tranquilo alojamiento, destinado al turismo rural, se halla en la bonita aldea de Perues, la cual forma parte de la localidad de Cangas de Onís, dentro de la comunidad asturiana.

    Perues se ubica en un enclave espectacular, en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa y cerca de las más atractivas playas del litoral asturiano, lo cual la convierte en un destino muy apropiado para todos, ya que nos permite disfrutar tanto de la montaña como del mar.

    Relacionado: Diez de las mejores playas de Asturias.

    La casa tiene más de 240 m2, aislada y en plena naturaleza. Nos ofrece unas vistas impresionantes, y ha sido decorada con un estilo acogedor y muy alegre. Es una construcción nueva, del año 2006, y se sitúa en una gran finca de 10.000 m2. Su capacidad es de 6 plazas, y ofrece 3 confortables habitaciones dobles, 2 baños, 1 aseo, salón con chimenea, comedor y cocina, así como terraza y unos extensos jardines con aparcamiento, zona de barbacoa y una fantástica piscina, cuyas medidas son de 11x5 metros, la cual nos ofrece la posibilidad de bañarnos contemplando los majestuosos picos que nos rodean.

  2. Sant del Colom (Barcelona)

    Los propietarios de Sant del Colom, en L’Espunyola (Barcelona), lo definen como un agroturismo respetuoso con el medio ambiente y cuidadoso tanto con el ecosistema natural que lo rodea como con el bienestar personal. La finca cuenta con dos alojamientos independientes totalmente equipados y dispone de una piscina natural de agua salada integrada en su entorno. Para su mantenimiento no se utilizan productos químicos, ya que se regenera y depura por la acción de las plantas. Además, para aquellos que también busquen el descanso absoluto se ha habilitado una zona de spa, jacuzzi y sauna.

    Relacionado: site hoteles románticos en la Costa Brava.

  3. La Majada de Peñacorada (León)

    Se trata de un complejo destinado al turismo, situado en Fuentes de Peñacorada, una pequeña población en la que tan sólo viven unos 35 vecinos, y que pertenece al municipio de Cistierna, en la comunidad castellano-leonesa. Lo encontraremos en plena Montaña Oriental de León, una zona ideal para el turismo rural, las excursiones y el contacto con la naturaleza.

    El alojamiento consiste en una casa típica de pueblo leonés, de piedra y madera, ubicada en un entorno espectacular, ya que se halla rodeada de las majestuosas cimas de los Picos de Europa. Ha sido rehabilitada y dividida en dos viviendas independientes entre sí, perfectamente equipadas y decoradas con un bonito estilo rústico. Se pueden hospedar en total 10 personas, 8 y 2 respectivamente, y como zonas comunes a ambas tienen unos fantásticos jardines con piscina, zona de barbacoa y merendero, además de una bonita zona infantil en la que incluso se ha instalado una pequeña casita. Un entorno ideal para unas inolvidables y relajantes vacaciones con la familia o amigos.

  4. Casa del Batlle (Lérida)

    Casa del Batlle es otro complejo de turismo rural con piscina, en el que pasar unas vacaciones magníficas. Se encuentra en la comunidad catalana, en la provincia de Lérida, en la pequeña y tranquila localidad de Sarroqueta, que pertenece al municipio de Pont de Suert. Se ubica en un maravilloso escenario natural, en plena zona pirenaica, en la comarca de la Alta Ribagorza, junto a espacios protegidos tan atractivos como el Parque Nacional de Aigüestortes-Llac de Sant Maurici.

    El edificio en el que se halla data de principios del pasado siglo XX, y, junto a su pajar, fueron rehabilitados en el año 2004 para ser convertidos en tres confortables viviendas de turismo rural, independientes entre sí y muy atractivas, en las que predomina la madera, que las hace muy acogedoras. Con amplios ventanales, sus estancias son luminosas y amplias, y desde ellas podemos disfrutar del bellísimo entorno natural que nos rodea. El complejo puede hospedar a un total de 20 personas.

    Los apartamentos gozan de unas completas zonas comunes, como una sala de convenciones, sala de estar, biblioteca, cocina, terraza y unos extensos jardines en los que se ha instalado un espacio de barbacoa y una estupenda piscina ideal para los días de calor.

  5. El Escondite de Pedro Malillo (Ávila)

    En Candeleda (Ávila), rodeado de la naturaleza más pura del pre-parque de la Sierra de Gredos, se oculta El Escondite de Pedro Malillo, un complejo rural de cinco casas independientes. Estas se han construido cuidando cada detalle y están ocultas en seis hectáreas de bosque de robles, prados y un arroyo entre los árboles. No obstante, para el que esté buscando un remojón estival, cada casa cuenta con su propia piscina privada, custodiada por una estupenda cama balinesa, hamacas y una barbacoa que permitirá a los huéspedes disfrutar de un festín en plena naturaleza.

  6. El Corral de Lladurs

    Situado en plena naturaleza, se trata de un complejo de turismo rural de la comunidad catalana, que se encuentra en la provincia de Lleida, en Lladurs, una pequeña y tranquila localidad presidida por su castillo, situado en lo alto de una colina. Forma parte de la comarca del Solsonés, distanciándose sólo 8 km. de su capital, el municipio de Solsona.

    El complejo lo forman 5 viviendas independientes entre ellas, 3 apartamentos y 2 casas, una de las cuales es una masía que se halla a 2 km. del resto. Todas las viviendas están perfectamente equipadas, siendo la capacidad del complejo de 24 plazas.

    En el complejo existen unas magníficas zonas comunes, como un divertido parque infantil con cama elástica incluida, sala de ping-pong, una granja con animalillos y, por supuesto, una magnífica piscina en la que disfrutar durante las épocas de calor.

  7. El Cortijo El Castaño (Sevilla)

    El Cortijo El Castaño, en El Pedroso (Sevilla), hace honor a la arquitectura de los pueblos blancos de la zona y dispone de tres apartamentos rústicos dispuestos con todo lujo de detalles. Cerca de las casas se encuentra una alberca del siglo XVII restaurada para el baño y una gran piscina de estilo natural, «la Charca de las piedras», ideales para dar un respiro al calor del sur.

  8. Camino Beturia (Badajoz)

    Las imponentes vistas y la espectacular puesta de sol escoltan a la maravillosa piscina naturalizada de Camino Beturia, una casa rural situada en Cabeza la Vaca (Badajoz). Esta casa de nueva construcción que ha querido poner en primer plano los elementos más tradicionales de la zona. El color blanco, los tejados a dos aguas, las tejas árabes o las balconadas sencillas de hierro entrelazan su arquitectura dotándola de una belleza muy particular.

  9. Monte do Zambujeiro (Portugal)

    Monte do Zambujeiro tiene una ubicación envidiable en una curva del río Mira. Situado a 3 km de Vila Nova de Milfontes, en el corazón del Parque del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina.

    En su oferta turística de 70 hectáreas, propiedad que estratégicamente Pimientos consta de 6 casas independientes y un rango de 3 suites con un diseño moderno y funcional. Las casas están totalmente equipadas con lavadora, todos los electrodomésticos y utensilios de cocina de calidad, así como TV, reproductor de DVD y calefacción central. La piscina de agua salada con una vista privilegiada del río es una de las muchas atracciones.

    Fuera de los inmuebles, es inevitablemente un viaje a las numerosas playas de Vila Nova de Milfontes.

  10. Monte do Giestal

    El Monte do Giestal en el Alentejo (Portugal) tiene una extensión de más de 71 hectáreas totalmente rodeada de alcornoques, donde la mano humana es prácticamente inexistente. El Monte do Giestal – Casas de Campo & Spa pretende ser su monte, su segunda casa, el espacio de elección para el descanso, la convivencia con los familiares y amigos y para disfrutar de la naturaleza en su estado más puro.

    En Monte do Giestal puede encontrar diez casas de campo independientes, una recepción donde puede comer, pero también una sala de juegos, una sala de estar para poder descansar un poco o, si lo prefiere, hacer un poco de ejercicio físico, pues dispone de gimnasio. En el caso que prefiera las actividades al aire libre puede optar por un chapuzón en la piscina o por un partido de tenis en la pista existente. Y pensando en los más pequeñitos tenemos un espacio lúdico que convida a la diversión.

    Además Monte do Giestal posee un lugar propio donde alojar a su perro mientras descansa en las casas rurales.