Los hoteles con encanto más populares en España en 2014

Los hoteles con encanto más populares en España en 2014

Actualizado:

Los edificios históricos de Cantabria, Gerona y Cuenca han sido los más visitados

12345678910
  1. La Posada de Somo (en Somo, Cantabria)

    Muchos españoles encararon la vuelta al trabajo tras las fiestas de Navidad mirando el calendario para planificar alguna escapada. A la espera de Semana Santa y con San Valentín a la vuelta de la esquina nada mejor que disfrutar de hoteles con encanto y todos los servicios de un alojamiento de lujo construidos en edificios históricos y situados en pueblos pequeños.
    Cantabria, Gerona, Segovia, Cuenca, Soria, Málaga y Salamanca fueron las provincias con los hoteles con encanto más visitados el pasado año según la Selectahotels que ha analizado las características de estos hoteles con más reservas en 2014.

    Cuatro fueron las características que, en su mayor parte, comparten los hoteles más reservados. Son edificios históricos reformados y adaptados a estos tiempos. Están ubicados en pequeños municipios -no superan los 2.500 habitantes-, a excepción de la Posada Los Cántaros Spa, que se encuentra en Cartama (Málaga), con más de 23.000 vecinos.
    Todos ofrecen servicio de jacuzzi -la mayoría en la propia habitación, aunque otros lo tienen de uso público- y cuentan con restaurante para los viajeros alojados en sus instalaciones.

    La Posada de Somo (Somo, Cantabria)

    El hermoso paisaje montañoso de Cantabria envuelve esta casona con más de 100 años de historia, situada en la Costa Trasmiera. Cada una de sus 11 habitaciones es diferente, pero todas son estancias cálidas y acogedoras para relajarte y descansar. Algunas de las estancias cuentan con salón chimenea y un jacuzzi para dos personas.

    [Más: las casas rurales más populares en 2014].

    Desde Somo, el huésped puede realizar interesantes rutas naturales o visitar lugares de interés como Santander, el Parque de Cabarceno, Santilla del Mar o Comillas. Para aquellos que prefieran los deportes el lugar cuenta con campo de golf, posibilidad de practicar deportes de aventura y otras muchas actividades.

    En la cocina del hotel se elaboran abundantes desayunos con pan recién horneado, bizcocho, mermelada casera, té, café e incluso huevos fritos de corral con jamón o bacon. En cuanto a sus cenas, se puede saborear las deliciosas recetas con más de 200 años de historia y platos más innovadores en un ambiente íntimo.

  2. La Calma de Rita (Esponella, Gerona)

    La casa La Calma de Rita se encuentra en Vilert, pequeño pueblo medieval de apenas cuarenta habitantes, en plena comarca del Plan de l´Estany. Todos los detalles de este hotel con encanto están meticulosamente previstos, como la instalación eléctrica con cable trenzado y los interruptores de porcelana, que aportan un aire auténtico y campestre en la casa. En el patio se construyó una piscina que imita los antiguos lavaderos de las casas de campo.

    Todas las habitaciones tienen su estilo propio, con flores naturales, colchas hechas a mano con telas de otros siglos, con jabones artesanales de diferentes aromas, decoradas con un gusto exquisito, cuidando en todo momento cualquier detalle.

    [Más: 20 hoteles con encanto en España]

    La intención de los propietarios es que los huéspedes se sientan como casa, así que no han puesto un horario para el desayuno, habrá quién decida desayunar a las 9 de la mañana y quien preferirá descansar en su cómoda cama hasta las 11, ningún problema; no hay prisa, el comedor no cierra hasta que ha desayunado el último.

    Para cenar se preparan platos caseros de cocina tradicional. A media tarde nos invitarán a un té o a un café con pastas de invierno y en verano, nos ofrecerán una limonada natural fresca.

  3. El Planeta Escondido (Losana de Pirón, Segovia)

    El Planeta Escondido es una mágica casa rural que en su día fue un pajar en la localidad segoviana de Losana de Pirón.
    Dispone de cuatro suites con bañera de hidromasaje, cama de matrimonio o chimenea privada pensadas para sorprender. Se han inspirado en un elemento del planeta tierra, bosque, luna, sol y desierto con una decoración personalizada. Todas ellas con servicio de bienvenida para que tomes un café o una infusión en cualquier momento.

    Sus zonas comunes esconden lugares apacibles donde disfrutar de un poco de música, de la chimenea, de un tentempié o en el exterior del sonido de la fuente que te invitará a descansar.

    En la cocina del hotel cada mañana se preparan zumos naturales, bizcochos caseros y pan tostado del Horno Viejo. Repostería y yogures artesanos, una selección de cereales, fruta fresca y mermeladas están a disposición del cliente en la mesa del comedor.

  4. Hostería El Pomar (Alfoz de Lloredo, Cantabria)

    La Hostería El Pomar se encuentra rodeada de bosques a seis km de Comillas en el municipio de Alfoz de Lloredo, con un microclima único en la zona que le cobija de los cambios bruscos de temperatura a lo largo del año.

    En el exterior sus limoneros entre sus árboles frutales y sus plantas, lo llenan de colorido y acompañan la decoración interior que combina materiales naturales como la madera de roble o la mampostería.

    Su construcción, del siglo XVII tiene un marcado estilo montañés y sus paredes respiran historia, ya que fue palacio señorial y anteriormente posada de postas donde los caballeros y sus caballos reponían fuerzas antes de llegar a Santillana del Mar.

    Sus habitaciones tiene un marcado estilo Montañes. La decoración combina materiales tan de la región como la madera de roble y castaño y la piedra de sillería y mampostería.
    Dispone de bar, cafetería, restaurante y dos comedores.

  5. El Racó de Madremanya (Madremanya, Gerona)

    El Racó de Madremanya se encuentra en un precioso pueblo medieval edificado completamente en piedra y rodeado de un paisaje en el que el contraste es el principal protagonista: verdes bosques, campos de girasoles, playas y calas de la Costa Brava, arquitectura gótica o el arte surrealista de Dalí.

    Este fabuloso rincón, reservado exclusivamente para adultos, se compone de dos edificios: una masía de piedra del siglo XVII, con techos de piedra abovedados, y una construcción moderna en la que se han combinado piedra y madera para conseguir un conjunto armónico.

    Sus diez habitaciones -dos de ellas, suite-, con paredes de piedra y personalidad propia, son perfectas para una escapada romántica. Se puede completar la estancia con su amplia oferta de masajes y tratamientos o incluir salidas a caballo, vuelo en globo entre otras actividades.

  6. La Casa del Canónigo (Caracenilla, Cuenca)

    La Casa del Canónigo, en Caracenilla, provincia de Cuenca, tienen una atmósfera relajada y está catalogado como Patrimonio Histórico por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha.

    La casa guarda la esencia de una cálida recepción con materiales de piedra, techos en arco, chimenea para invierno y alegre patio para disfrutar en verano.

    Todas las habitaciones de La Casa del Canónigo son distintas, sus formas, colores y olores. También sus baños que acompañan a cada ambiente dando el toque de complemento ideal para cada una de ellas.

  7. La Antigua Casa de Pedro Chicote (Zafra de Záncara, Cuenca)

    La Antigua Casa de Pedro Chicote en Zafra de Záncara, tienen no una sino tres casas del S.XVI y dos loft pensados para parejas. En este lugar, que habitó Pedro Chicote, primo del famoso coctelero de la Gran Vía madrileña, Perico Chicote, que también nació en el pueblo, todo está hecho con materiales naturales. Huele a canela y a encina, a pasado y a historia.

    Gracias a una rehabilitación esmerada, se ha recuperado el esplendor que la hizo famosa en toda la comarca durante los últimos cinco siglos.
    En verano se puede disfrutar de la piscina desbordante de agua salada asomada y en invierno de su variedad de chimeneas de diseño en cada una de sus casas.

    Las casas están perfectamente equipadas desde las cocinas hasta la ropa de cama. Además disponen de calefacción, leña para las chimeneas o tv de pantalla plana en el salón.

  8. El Morendal Spa (Almarza, Soria)

    En Almarza, a 20 minutos en coche de Soria y con unas vistas magníficas al río Tera, se alza el Morendal Spa, un hotel con encanto que combinando su edificación inicial que fue una fábrica de harinas con la modernidad y el lujo de la actualidad ha hecho que sus instalaciones sean exclusivas.

    Sus 12 habitaciones han sido decoradas individualmente, cuidando con el máximo esmero cada detalle. Las vigas de madera y las paredes de piedra original son los elementos sobre los que se alzan. Incluyen televisión plana y conexión Wi-Fi gratuita. Equipadas completamente con calefacción y baño privado.

    Entre sus instalaciones podemos destacar el spa que ofrece los servicios de sauna, baño turco y piscinas de hidromasaje. Así como la posibilidad de disfrutar de unos relajantes masajes en sus cómodas salas destinadas para este servicio.

    También hay un restaurante que sirve la típica cocina castellana con los ingredientes más frescos de temporada que los acompañan con los ricos vinos que tienen de su propia bodega.
    Ofrece el servicio de alquiler de bicicletas que será perfecto para hacer excursiones al Cañón de Río de Lobos, a la Laguna Negra o al Parque Natural de Sierra de Cebollera.

  9. Posada Los Cántaros Spa (Cártama, Málaga)

    La Posada Los Cántaros Spa en la localidad malagueña de Cártama, es un hotel con spa cargado de encanto. Dispone de cinco habitaciones de piedra, abuhardilladas, con jacuzzi y sus salones con techos de madera y suelos de barro artesanal con una cuidada decoración y cuidado en los detalles como las sábanas de algodón, los nórdicos o las almohadas antiestrés que harán mucho más agradable tu estancia.

    Destaca una habitación especial que le han dado el nombre de La Suite Spa Jazmín que le da un ambiente más romántico, si cabe, con un SPA totalmente privado, con cena a la luz de las velas para que crees ese momento tan especial.

  10. Abadía de los Templarios (La Alberca, Salamanca)

    En una finca de 100.000 m2 en pleno Parque Natural de las Batuecas y a 1 km de la Alberca se levanta la Abadía de los Templarios . Construida por maestros artesanos que han plasmado la tradición y la arquitectura más autóctona empleada durante siglos con materiales de granito, forja, madera o vidrio.

    Dispone de 61 habitaciones de cuatro tipos diferentes; salón con chimenea de leña y actividades para los más pequeños supervisadas por los monitores.
    Otro tipo de alojamiento son las que ofrecen su 47 villas construidas como casas serranas que cuentan en la planta baja con chimenea especialmente pensadas para familias con niños.

    En la zona exterior hay tres lagos y una piscina rodeada de jardines donde tomar el sol y refrescarse o degustar un tentempié.