Top

Viajar

Diez secretos de la Costa Norte de Alemania que querrás conocer

La zona menos conocida de Alemania presenta sus poderes: Hamburgo, Lübeck, la isla de Sylt, naturaleza... Feliz descubrimiento

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Kampen, playa y postal de Sylt

La playa de Sylt (en la foto) y un vídeo con el espectáculo de los paisajes de la zona- fotos y vídeo: matías nieto König
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

En el norte de la isla de Sylt, la más elitista de todo Alemania, visita Kampen, la ciudad de los escritores y de los clubes y tiendas de lujo más exclusivas. Puedes encontrarlos en la legendaria calle del Whisky («Whisky Mile») dando un pequeño paseo. Algunos autores, como el Nobel Thomas Mann o el suizo Max Frisch, buscaron entre las maravillosas playas y dunas del lugar su inspiración. Y la encontraron, sí, gracias en parte a un bello acantilado «rojo» indescriptible en su belleza durante la puesta de sol que ha sido y sigue siendo la clásica postal de Sylt. En Kampen se utilizan, como en toda la isla, los sillones de playa por unos 10 euros al día. Son en realidad «cestas de playa», las populares «beach baskets», y en temporada alta se alquilan unas doce mil para proteger del viento a los amantes del sol.

Oferta de viaje: Hamburgo. Vuelo + Hotel 4 cuatro estrellas. 4 días / 3 noches desde 367 euros por persona.

Austria y Baviera. Circuito de ocho días en hoteles de cuatro estrellas, media pensión, incluidos vuelos y traslados. Desde 991 euros.

El Parque Nacional de las Marismas y su gusano «estrella»

Las huellas de los gusanos al bajar la marea en el Mar del Norte-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Descubre en la costa que baña el Mar del Norte la zona más virgen de Alemania, donde existen algunos paraísos naturales poco explorados por el turismo. En el popular y salvaje Nordsee, las marismas que bañan el Parque Nacional Wattenmeerg conforman un territorio estrictamente protegido por su biodiversidad ornitológica que llevó a la UNESCO a incluirle en su Patrimonio Mundial. Asistir a ese proceso de transición del mar a la tierra resulta un espectáculo diario en esas planicies de marismas que se inundan dos veces al día con la marea alta. Y el rango de esa marea, la diferencia entre la alta y la baja, es nada menos de tres metros.

En este insólito espacio la vida animal te sorprenderá. Desde los ejemplares más grandes, focas comunes o grises y marsopas, hasta los animales más diminutos enterrados en los fangos como el Wattwurm (arenícola marina), el gusano que se esconde bajo la tierra creando curiosas formaciones, o los caracolillos, cangrejos, camarones y peces pequeños que constituyen un microcosmos original. Y, por supuesto, no faltan las aves. Más de siete millones pasan por la franja que va desde Husum a la desembocadura del Elba. Primavera y otoño son las estaciones más excitantes, sobre todo esta última con la llegada de los gansos.

El Museo de Storm y la lucha en los diques contra el mar

El museo de Theodor Storm-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Busca el museo que Husum dedica a Theodor Storm, escritor e hijo predilecto de la ciudad, lo visitan más de 30.000 personas anualmente y en él se puede admirar su poético estudio de trabajo o su jardín romántico. Storm dio nombre a su pueblo natal con el título de una de sus novelas, «La ciudad gris a orillas del mar gris» y contó al mundo la dura lucha de sus habitantes contra las mareas y las inundaciones en «El jinete del caballo blanco», resaltando este bello escenario donde generaciones de hombres se han esforzado por ganar palmo a palmo territorios al mar. Una tierra que el propio Storm calificó de hostil «con un mar de fuerza maligna, casi diabólica, que amenaza constantemente con la catástrofe». Y como dato sirva la inundación producida el 16 de febrero de 1962 donde el agua alcanzó en Husum 5,21 metros de altura y provocó tres mil muertes en Hamburgo, a casi 150 kilómetros.

El Castillo de Gottorf y su globo terráqueo

El castillo de Gottorf-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

La residencia principal de los Duques de Schleswig es sin duda la mayor atracción de esta ciudad «puente» que lleva su nombre entre el Mar del Norte y el Báltico. Este edificio de imponente fachada blanca muestra una interesante colección pictórica con obras de Lucas Cranach El Viejo, que no defraudará a sus muchos seguidores, aunque lo que más sorprende al visitante es la GlobusHaus, un globo terráqueo de tres metros de diámetro que hay que buscar en sus jardines traseros. Aunque la pieza original está en San Petersburgo, bajo el techo de esta magnifica copia se descubre cómo era el mundo en el siglo XVII. Podemos introducirnos en su interior y maravillarnos con un planetario repleto de estrellas, según lo entendían los sabios de la época.

Dunas y faros de List

Playa y faro en List (isla de Sylt)-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

En la punta más norte de la isla de Sylt, desde donde la mirada alcanza ya la costa de Dinamarca, espera List. Famosa por sus criaderos de ostras, una tradición milenaria recuperada en los años ochenta del siglo XX, se recogen en sus criaderos alrededor de un millón de ostras anualmente. En List, el único lugar donde cultivan este manjar en Alemania, hay dos enormes dunas de hasta 1.000 metros de largo y 35 metros de altura, pero quizás lo mejor para el viajero es que en este paraje puede encontrar las playas más desérticas de la isla ante la presencia de dos faros solitarios y llenos de encanto. Los más fotografiados de la sorprendente Sylt.

Holstentor y los restaurantes históricos de Lübeck

La puerta de Holsten, icono de Lübeck-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Hay que fotografiarse junto a la puerta de Holsten, el gran icono de Lübeck por ser la entrada del casco antiguo y el símbolo del poder de la antigua reina de la Liga Hanseática. La fortificación de estilo gótico tardío construida en el siglo XV, con muros de defensa de 3,50 metros de espesor, estuvo a punto de ser derribada por la construcción del ferrocarril en 1855. Por suerte sobrevivieron las dos torres pasando a convertirse en el emblema de una urbe mercantil que en el pasado fue una de las más poderosas del continente. En la lista de «imprescindibles» de esta bella «ciudad de las 7 torres», destacan los tres restaurantes históricos más importantes: «Rattskeller», bajo el Ayuntamiento; «Schiffergesellschaft», sede la Sociedad de los Capitanes, y «Der Butt», en los sótanos del Hospital Espíritu Santo. Todos guardan una parecida atmósfera marinera y llena de encanto.

Travemünde, el hogar del velero Passat

Puerto de Travemünde, salida al mar Báltico de Lübeck-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Lübeck compró Travemünde en 1329 para tener una salida más clara al mar Báltico y vigilar el tráfico de barcos con destino a la ciudad urbana. Situado en la desembocadura del río Trave, en la que permanece el viejo faro de 1539 junto a las modernas“beach-baskets” que protegen del viento en la cercana playa de Timendorf, hoy es un punto crucial para ferries y cruceristas con destino a Rusia, Escandinavia y Repúblicas Bálticas. El tráfico de estos grandes barcos ha crecido de forma espectacular tras la caída del Muro en el puerto de Lübeck, pero es mejor olvidarlo visitando el Passat, un velero de cuatro palos que hizo más de 30 travesías a América y a Australia y que hoy se ha reconvertido en museo y en ocasional punto de alojamiento. Durante la temporada estival se puede dormir en alguno de sus camarotes por un precio muy económico.

Disfruta como un vikingo a orillas del Schlei

Una de las salas del Museo Haithabu-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

En Hedeby, a 4 kilómetros de Schleswig, los vikingos levantaron un emplazamiento que llegó a ser el más importante de este pueblo guerrero y comercial en la península de Jutlandia. Hoy este emblemático lugar lo ocupa el Museo Haithabu. Si te decides a conocerlo, puedes recorrer un poblado auténtico vikingo, con recintos de lucha, espectáculos, demostraciones artesanales, torneos de tiro, shows con fuego... que nos trasladan unos mil años en el tiempo. Además, si estás entre el 26 y el 28 de julio 2013, los actuales habitantes del esta zona a orillas del fiordo de Schlei se transforman en auténticos vikingos en una fiesta muy original («Königswiese») junto a miles de fans del mítico pueblo nórdico

El sugerente barrio de pescadores de Holm

Casas del barrio de Holm en Schleswig-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Recorre este viejo barrio de pescadores y marineros de Schleswig que agrupa sus casas bajas en torno a la apacible plaza del cementerio repleta de antiguas tumbas y con una coqueta capilla en el centro. Alrededor de esta encantadora plaza se mantienen las edificaciones más antiguas de la ciudad y sus estrechas calles conducen a las aguas del fiordo de Schlei. Por eso, pasear por este pequeño oasis de tranquilidad resulta una delicia. Se pueden alquilar algunas casas históricas y a pocos metros del barrio esperan los pescados del norte con una buena cerveza en algunos bares y chiringuitos nórdicos con terraza al aire libre.

El histórico Ayuntamiento de Lübeck

Plaza del Mercado en Lübeck-
javier núñez - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Todo el centro histórico de Lübeck desprende una belleza singular, de ahí que la UNESCO lo reconociera en 1987 como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Era la primera vez que lo hacía con una ciudad del norte de Europa y se entiende cuando exploramos esta joya medieval. Son muchos los edificios interesantes de esta «reina de la Hansa», pero sin duda el conjunto arquitectónico del Ayuntamiento y la Iglesia de Santa María están a la cabeza. En el consistorio resaltan los ladrillos oscuros -el auténtico caché de la época- del Ayuntamiento comparados con los clásicos ladrillos rojos del resto del conjunto. Se dice que fueron cocidos con una complicada mezcla de sangre de buey, ceniza y otros elementos secretos y sea verdad o no lo cierto es que el edificio cautiva en la bellísima plaza del Mercado. No hay que perderse su balconcito, las tres torres pequeñas llamadas «gigantes» y los «ojos del viento», orificios visibles en la fachada que suavizan el efecto de los fuertes vientos. Algo muy característico de esta ciudad, en tiempos poderosa y hoy muy apetecible para visitar.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios