La cabeza de porcelana que pertenecía a Eva Hart, en el nuevo museo de Ayamonte
La cabeza de porcelana que pertenecía a Eva Hart, en el nuevo museo de Ayamonte - Julián pérez/EFE

Cómo acabó en Ayamonte esta muñeca hundida con el Titanic

Actualizado:

Posiblemente, sin el trabajo de Teresa Martín, Ayamonte nunca contaría con una reliquia del Titanic expuesta en un museo, ni con una «ahijada» de la Duquesa de Alba. Y es que gracias a esta onubense y a su pasión por las muñecas, la ciudad andaluza disfruta de un Museo de Muñecas con más de 250 piezas.

Con el apoyo del Ayuntamiento de Ayamonte, Teresa Martín consiguió su sueño, crear un museo cuya colección no solo contiene muñecas, sino también casitas y multitud de carritos antiguos y pequeños juguetes que acompañan a las reinas de la salas.

Además, el museo está ubicado en la antigua casa que fue portería de La Merced, una iglesia-convento construida en 1640 por Diego Pérez Mestre y hoy en día es un monumento de Patrimonio Andaluz.

Muñecas precolombinas

En la colección del museo, hay desde una muñeca precolombina realizada con tejidos extraídos de las tumbas en Perú por los notivos hasta bebés y Niños Jesus de cera de mediadios del sgilo XIX, pasando por una gran colección de muñecas del Siglo de Oro realizadas en porcelana pro Francia y Alemania.

Pero entre todas las salas, destaca especialmente una dedicada a la muñeca española desde 1900 hasta comienzos de los años 70, entre las que se encuentra la Mariquita Pérez, la muñeca española por excelencia que se fabricó hasta 1976.

En particular, hay una muñeca llamada Cayetana que amadrinó la duquesa de Alba y que llegó a hacer sus pinitos en la tele, ya que salió en una miniserie dedicada a la vida de Doña Cayetana de Alba emitida por Antena 3

La muñeca que sobrevivió al Titanic

A pesar de que hay multitud de historias muy bonitas detrás de cada pieza, la mayoría se desconocen porque han pasado por varias generaciones.

Sin embargo, en la exposición hay una pequeña cabeza de porcelana que causa admiración en los visitantes, ya que muchos de ellos conocen a la perfección a su dueña, Eva Hart. Una niña que sobrevivió al naugrafio del Titanic, y citaba en sus memorias a la muñeca perdida aquel 14 de abril de 1912.

La cabeza fue rescatada en 1977 por Abel Federico Nogueiras -un pescador de la compañía «Argenbel», que la encontró entre sus redes-. Murió en 1992. La muñeca continuó en manos de su familia, que vivía entonces en Argentina. La muñeca llegó a manos de Teresa hace tres años. El museo se inauguró en abril. Y la muñeca se incorporó a la colección a principios de este verano.

Teresa rastreó todas la documentación del Titanic, de las niñas que viajaban a bordo... hasta que dio con la historia de Eva Hart, una niña que viajaba en segunda clase, que sobrevivió y que falleció el 14 de febrero de 1996 a los 91 años. En la escapada del barco abandonó su muñeca de porcelana. Ayamonte es su nuevo hogar.