Uno de los miradores de las Blue Mountains, en Australia
Uno de los miradores de las Blue Mountains, en Australia - REUTERS/Phil Noble

Guillermo de Inglaterra se asoma al precipicio de las Montañas Azules

Actualizado:

Las Blue Mountains forman un paisaje de naturaleza salvaje, situada a hora y media en coche de Sidney. Es una meseta de arenisca de casi 250.000 hectáreas de extensión y una longitud de 260 km de norte a sur. El Príncipe Guillermo de Inglaterra, que anda estos días de viaje oficial por Australia y Nueva Zelanda, ha visitado este entorno, declarado patrimonio mundial por la Unesco en el año 2000, para comprobar de cerca la sensación de vértigo de unos miradores de más de mil metros de altura, y la inmensidad del horizonte en estas tierras.

El nombre de las Montañas Azules proviene de la bruma azulada que envuelve este paisaje cuando los cientos de especies de eucaliptos que crecen aquí liberan sus aceites en la atmósfera. El visitante tiene así la impresión de estar inmerso en un mundo perdido, virgen e intacto. La naturaleza es también protagonista absoluta en Echo Point, otro fantástico mirador situado frente a la meseta y las laderas tapizadas de eucaliptos. Es aquí donde se alzan las célebres Tres Hermanas (Three Sisters): estos tres peñascos emergiendo del océano de vegetación constituyen una de las tarjetas postales más características de las Montañas Azules.

El Príncipe Guillermo, junto a su esposa, Catalina de Cambridge, han visitado este fascinante paisaje junto a un equipo de Mountain Youth Services, no lejos de la ciudad de Katoomba. Como se ve en la foto, Guillermo se asoma a unos centímetros del precipicio, mientras Catalina se queda unos pasos atrás.

Estas zonas son hoy fácilmente accesibles a través de una red de rutas turísticas conocidas como Greater Blue Mountains Drive, un viaje de 1.200 kilómetros que une varios parques nacionales y áreas protegidas. El Entorno de Patrimonio Histórico de la Gran Área de las Montañas Azules consta de siete parques nacionales y una zona de conservación.

[Relacionado: Bellísimos pueblos de España al borde de un precipicio]