Los 10 paisajes helados más bellos del mundo
El Cervino, visto desde Zermatt
aventura

Los 10 paisajes helados más bellos del mundo

Actualizado:

En el orbe entero sólo hay dos regiones, Alaska y el Karakorum, que pueden presumir de arquitecturas montañosas más señeras y grandiosas que la de Los Alpes. Claro que la enorme reputación de estos últimos entre esquiadores y escaladores a nivel mundial no se debe tanto a la soberbia elegancia de sus principales macizos como a la extrema facilidad de acceso a sus vertientes, que hierven de teleféricos, refugios y pistas de esquí.

Los Alpes franceses, en concreto, constituyen el mayor dominio esquiable del Planeta. Sus casi 400 estaciones –con un total de 3.230 telesillas que soportan un flujo de 3,4 millones de personas ¡cada hora!- se reparten 1.180 kilómetros de circuitos para la práctica del deporte blanco, un negocio que en el conjunto del gran arco alpino europeo mueve 3.000 millones de euros al año.

Para quienes buscan la aventura más allá de las pistas, la Alta Ruta Chamonix-Zermatt mantiene intacto su prestigio y todo su atractivo. Fueron alpinistas ingleses los que, hace ya siglo y medio, inventaron esta travesía «digna de los dioses» que une, en un recorrido de seis etapas, los dos principales núcleos montañeros de Los Alpes. La Alta Ruta, todavía hoy, sigue siendo el mejor modo de penetrar en el corazón del macizo del Mont Blanc y forzar sus secretos confinados en una naturaleza de nieve, hielo y roca de soberana y virginal belleza.