Los mejores hoteles vegetarianos para fans de la vida verde

Los mejores hoteles vegetarianos para fans de la vida verde

Productos del huerto. Cocina vegetariana. Paisajes espectaculares. Alojamientos para olvidar el mundanal ruido

Actualizado:

Esperar un plato con ansias, ya sea por hambre o simple expectativa, y encontrarse con una rebosante ensalada, poblada de hojas verdes y moradas, puede ser una alegría para algunos y una verdadera tragedia para otros. La ausencia del chuletón humeante y jugoso resultaría decepcionante, excepto para aquellos que han hecho de lo «verde» una forma de vida. Muchos vegetarianos van más allá e incluso se proponen cuidar el medio ambiente y a sí mismos apostando por alimentos ecológicos (frutas y verduras en las que no se usan productos químicos, como fertilizantes, plaguicidas, etc.), y que valen también para los que no renuncian a la carne.

Los hoteles vegetarianos están en todo el globo. Veggie-Hotels ofrece más de 300 hoteles y B&B vegetarianos en 45 países de todos los continentes. Opciones económicas y muy bien valoradas por sus clientes pueden encontrarse también en una de las páginas líderes en hoteles y albergues: HostelBookers.

La Fuente del Gato se halla a solo 45 kilómetros de la capital, en Olmeda de las Fuentes, un pueblo de 200 habitantes, ideal para hacer una escapada y desconectar. Se trata de un Hotel Rural Vegetariano. « Hoy en día aun hay muy pocos lugares donde se ofrezca comida vegetariana ecológica bien preparada y quería ofrecer a mis huéspedes lo que me hubiera gustado encontrar para mí», cuenta Ana Moreno, dueña del hotel y vegetariana desde hace 25 años. Ofrece un menú cuyos alimentos son obtenidos de huertos ecológicos de la zona. Pero eso no es todo: «Damos cursos de cocina vegetariana y crudivegana y organizamos fines de semana depurativos con ayunos de zumos de verduras y frutas ecológicas» añade.

El hotel cuenta con cuatro habitaciones dobles con todas las comodidades, y el lugar, Olmeda de las Fuentes, invita a hacer una escapada y «pasear por entre las huertas, ir al balneario próximo en Carabaña y visitar las bodegas de vino ecológico del pueblo de al lado, Pozuelo del Rey». Una opción muy tentadora incluso para los que no son devotos de las verduras: «Casi la gran mayoría de gente que viene no es vegetariana. Vegetarianos somos pocos y el hotel es un fiel reflejo de la realidad. No hace falta ser vegetariano para venir a probar algo diferente y disfrutar de una nueva perspectiva culinaria», concluye la responsable del hotel.

Precios: habitaciones (más brunch) desde 79 euros.