Proyecto ruso de central nuclear flotante

Dury Alonso / Vigo (Pontevedra)
13/07/2013 - 17:51 h.

Se llamará Academician Lomonosov, tendrá 140 metros de eslora, llevará dos reactores nucleares, podrá generar energía eléctrica para una ciudad con 200.000 habitantes, y se estima que durará unos 40 años.

Del sector militar al civil. Es de sobra conocido que los científicos rusos son unos grandes conocedores de la energía atómica, además de utilizarse en plantas terrestres, donde más lo han evolucionado ha sido para sus barcos de guerra, tanto submarinos, como para los rompehielos árticos.

La empresa armadora rusa Baltic Plant ha llegado a un acuerdo con la también rusa Rosenergoatom para la construcción de esta central nuclear flotante. Acuerdo que se firmo en 2012 y esperan que este operativa en 2016.

Esta planta nuclear flotante (FNPP) medirá unos 140 metros eslora, 30 metros de manga, un calado de 5,6 metros y peso total de 21.000 toneladas. Su periodo de vida prevista es de 40 años. Llevara dos generadores nucleares tipo KLT-40 modificados de 38,2 MW cada uno, contara un personal de 58 técnicos a bordo y su periodo de construcción es de entre 4 y 5 años.

Aunque tiene capacidad para generar mucha energía eléctrica, no es autopropulsable, debe de ser remolcada de un lugar a otro. No por ello sus capacidad marítimas no son débiles, todo lo contario porque está diseñada para aguantar tsunamis y la colisión de otras embarcaciones mayores.

También puede producir agua dulce, sus sistema está pensado para trabaje como desalinizadora, pudiendo purificar hasta 240.000 metros cúbicos de agua de mar diaria.

Más de sesenta años de experiencia nuclear. Es lo que afirma la empresa OKBM, la encargada de fabricar los reactores nucleares KLT-40S, para lo que ellos presentan como “small power ship bases floating nuclear cogeneration”. Algo de razón llevan frente los 180 metros del rompehielos ártico ruso 50 Let Pobedy, que con una tripulación de 140 marinos y un desplazamiento de 25.840 toneladas puede navegar a 21 nudos rompiendo placas de hielo de 2,8 metros de espesor. Y también ha estado en todo lo relativo a la propulsión del desaparecido submarino “Kursk”, y la serie denomida por la OTAN como Oscar II, una evolución de los Typhoon.

 

Esta idea de planta nuclear flotante para generar electricidad ha mostrado interés en muchos países, más de quince, de los que podemos destacar a China, Indonesia, Malaysia, Argelia, Namibia, Cabo Verde y Argentina.

Pero también tiene sus detractores, ya se ha lanzado el mensaje: ¿Esto es una brillante idea a los problemas energéticos de un país, o un experimento Chernobyl flotante?

¡Si genera electricidad donde no se puede, bien venido sea!

blog comments powered by Disqus