Juan Carlos, el «Paul Newman» de Gran Hermano 14, último expulsado

Actualizado:

Cumplidos casi medio centenar de días en la casa de Guadalix de la Sierra, Juan Carlos ha tenido que recoger el petate y abandonar el juego, pero su legado ya es parte de la historia del concurso. Como en anteriores ediciones, el madrileño también entró en Gran Hermano con un problema visible, «tengo un problemilla de habla, cuando me pongo nervioso tartamudeo un poquito». Sin embargo, ha demostrado que ante la adversidad hay que dar la cara y nunca rendirse. Un ejemplo de superación personal que no solo ha calado entre los espectadores, sino en el propio seno de sus propios compañeros que han asistido a una de las despedidas más emotivas en lo que va de edición.

A su llegada al plató de Telecinco, Mercedes Milá no tuvo ningún complejo a la hora de alabarle tanto física como personalmente. «¿Sabes lo que eres guapo hasta reventar?», le espetaba ella ante la tímida respuesta de Juan Carlos, «no me hagas la pelota que no me gusta que me hagan la pelota». La entrevista acababa con varios besos en la boca entre ambos, en una nueva excentricidad de la dilatada presentadora.

Nominaciones sorpresa

Por otro lado, los que quedaban dentro de la casa van a tener que darle muchas vueltas para saber lo que ha pasado respecto a sus nominaciones. Parecía que todas las estrategias estaban planeadas y más o menos se intuía quien iba a estar en el disparadero esta semana. Nada más lejos de la realidad , ya que el programa decidía que fuesen los familiares de los concursantes quienes se encargasen de nominar. El resultado colocaba a Miriam, Igor y los gemelos Montoya en una situación cuanto menos desconcertante. El tiempo dirá quien paga los platos rotos de un nuevo cambio de rumbo en Gran Hermano.