José Ignacio Gómez Peña, delante del cigarral del Santo Ángel Custodio
José Ignacio Gómez Peña, delante del cigarral del Santo Ángel Custodio - ana pérez herrera

Cigarra Toledana, una carrera con encanto

Actualizado:

«Va a ser algo diferente, centrado en Toledo, en sus empresas y en sus productos». Con estas palabras resume José Ignacio Gómez Peña la media maratón Cigarra Toledana (21.097 metros), que este corredor popular ha ideado por la bella zona de cigarrales de la capital de Castilla-La Mancha. Se disputará el 8 de noviembre, con salida y meta en el Cigarral del Santo Ángel Custodio. El precio de la inscripción (www.correrycorrer.com) es de 15 euros.

«No me dedico a esto -explica José Ignacio-. Estoy haciéndolo por el puro placer de organizar una carrera». Una aventura «sin ánimo de lucro» que bailaba por su cabeza desde hace dos años. «En Toledo hay corredores aficionados a carreras de montañas, pero no había ninguna prueba de estas características», explica José Ignacio, practicante de este tipo de pruebas desde que sufrió una lesión en el músculo piramidal (en la zona de la cadera).

Cigarra Toledana es una carrera «cien por cien cigarrales», asegura su creador, que cuenta con el visto bueno de la Policía Local de Toledo y de la Guardia Civil. Se atraviesan incluso algunas de estas fincas, como Los Viñedos de Santa María, propiedad del restaurador Adolfo, y la casa rural del Cigarral del Pintor. «No tiene un gran desnivel, pero es un continuo subir y bajar que no te deja descansar. No es una carrera técnica, pero sín con repechos, que se puede correr perfectamente con zapatillas de asfalto. No hay ningún riesgo», añade José Ignacio.

¿Por qué el nombre de cigarra para la carrera? Su organizador buscó la historia de los cigarrales y encontró que la explicación más aceptada obedece al canto de la cigarra en esa hermosa zona de monte bajo. La flamante prueba, que cuenta con el respaldo de varias empresas de la provincia de Toledo y de numerosos voluntarios, estrena también logotipo, realizado a mano y a lápiz de colores por Ainhoa González Portales, una joven de 18 años.