La laguna del Rey, en las Lagunas de Ruidera (Ciudad Real), es una de las zonas aptas para el baño
La laguna del Rey, en las Lagunas de Ruidera (Ciudad Real), es una de las zonas aptas para el baño - efe

Castilla-La Mancha cuenta este verano con 34 zonas de baño interior autorizadas

Actualizado:

Se acerca el verano y con él, la tan ansiada subida de las temperaturas. Con la vista puesta en darnos el primer chapuzón, Castilla-La Mancha ha hecho públicas las zonas de interior aptas para el baño. En total, se trata de 34 rincones repartidos en 21 municipios de la región. Una alternativa natural en zonas de baño habilitadas y controladas en las demarcaciones geográficas de los ríos Júcar, Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

En la provincia de Albacete se controlan ocho zonas de baño, de las cuales siete corresponden a las Lagunas de Ossa de Montiel, en el Parque de las Lagunas de Ruidera (lagunas de la Colgada, la Redondilla, la Salvadora, Santo Morcillo, la Tomilla y las dos de San Pedra), y una en el río Júcar, en el municipio de Alcalá de Júcar.

En Ciudad Real son siete las zonas de baño vigiladas, tres en el río Bullaque (Piedrabuena), una en el Pantano de Carboneras (Brazatortas) y tres en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera (lagunas del Rey, Entrelagos y la Morenilla).

En la provincia de Cuenca se vigilan siete zonas de baño, dos en el embalse de Buendía, en el río Guadiela (Albendea), la Laguna de Tobar (Beteta), el río Escabas (Cañamares), el embalse de la Toba (Cuenca) y el río Cuervo (Santa María del Val).

En Guadalajara se controlan siete zonas de baño, dos en el río Tajo (Trillo y Zaorejas), tres en el embalse de Entrepeñas (Alocén, Durón y Pareja), una en el embalse de Alcorlo (La Toba) y una en el embalse de Palmaces (Jadraque).

Por último, en la provincia de Toledo hay cinco zonas de baño aptas, tres en las Lagunas de Villafranca de los Caballeros, una en el embalse de Cazalegas y una en el río Alberche (Escalona).

Vigilancia

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha activado el Programa regional de Vigilancia Sanitaria de las Aguas de Uso Recreativo, con el objetivo de prevenir los riesgos para la salud vinculados al uso del agua con fines recreativos.

Para llevar a cabo esta vigilancia, técnicos de Salud Ambiental y de los distritos de Salud Pública toman muestras, analizan y califican las aguas según la normativa nacional y europea. A partir del inicio de la temporada el 15 de junio, emitirán informes de la calidad de las aguas cada quincena hasta el final de la temporada de baño el 15 de septiembre.

Además, la calidad de las aguas en Castilla-La Mancha puede consultarse en el Sistema de Información Nacional de Aguas de Baño (Nayade).

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales recuerda que los ayuntamientos son los responsables de mantener las condiciones de limpieza y salubridad, colocar carteles informativos y vigilar los posibles vertidos.