Recepción de la delegación de Aquisgrán en la Sala Capitular del Ayuntamiento de Toledo
Recepción de la delegación de Aquisgrán en la Sala Capitular del Ayuntamiento de Toledo - ayuntamiento

Toledo y Aquisgrán conmemoran el XXX aniversario de su hermanamiento

España aún no había ingresado en la UE y la ciudad de las tres culturas propiciaba encuentros con Alemania. En octubre de 1984 tras cuatro días de fastos sellaron un hermanamiento

Actualizado:

Del 10 al 14 de octubre de 1984, una delegación de Aquisgrán, encabezada por su alcalde Kurt Malangré, visitó la ciudad de Toledo para celebrar el hermanamiento entre las dos ciudades, un acto que el martes, 30 años después, se recordó en la Sala Capitular en una ceremonia en la que participaron, además del alcalde, Emiliano García-Page, el vicealcalde de Aquisgrán, Björn Jansen, y el ex alcalde de Toledo, Joaquín Sánchez Garrido, quien promovió este aniversario hace ya tres décadas. [FOTOGALERÍA: El acto en imágenes]

La ciudad en donde fue coronado emperador Carlos I de España V de Alemania ha mantenido desde entonces una vinculación muy especial con Toledo, organizándose viajes culturales, deportivos, conciertos y todo tipo de encuentros. Éste era uno de los objetivos de este hermanamiento firmado el 13 de octubre en Toledo que decía que «considerando nuestras gloriosas tradiciones históricas y culturales, asumimos el solemne compromiso de establecer entre las dos ciudades una cordial relación de hermandad y amistad, por medio de intercambio culturales, económicos, deportivos y de turismo».

Joaquín Sánchez Garrido recordaba a ABC que fue gracias a las conversaciones y gestiones del entonces ministro de Justicia, el toledano Fernando Ledesma, se pudo realizar este hermanamiento que supuso un antes y un después en las relaciones entre los dos países. Sánchez Garrido recuerda con cariño aquel acto y su relación con el alcalde Kurt Malangré, que quedó encantado con la ciudad de Toledo. «Sirvió para abrir muchas puertas; y después visitó la ciudad el excanciller Helmut Kohl». También una representación de toledanos, entre los que se encontraban junto al alcalde, los entonces concejales José Manuel Molina, Tomás Martín-Peñato y Antonio Urbán viajaron a Aquisgrán, una ciudad que les sorprendió por su nivel de vida, sus servicios y «unos árboles que parecían cortados con escuadra y cartabón».

Emiliano García-Page señaló durante el acto institucional celebrado en la Sala Capitular que la renovación de este acuerdo rubricado hace tres décadas «es esencial para no estancarse» y apuntó que espera que los futuros hermanamientos «tengan la misma salud e intensidad» que el que une a Toledo con la ciudad alemana de Aquisgrán. En este sentido, adelantó que el próximo año el Gobierno local propondrá los hermanamientos con Venecia y Roma que, junto con Toledo y la griega de Heraclión, ya hermanadas, son las ciudades de relevancia en la biografía del Greco, del que se celebra este año el IV Centenario de su muerte.

El alcalde destacó que el proceso de hermanamiento de Toledo con Aquisgrán estuvo movido por los mismos principios que dieron lugar a la unidad europea y, en su momento, supuso el antecedente «de lo luego las autoridades europeas convirtieron en ley».

Estas relaciones «son un gran símbolo de que este es el camino correcto» y el hermanamiento «es una contribución a los valores más importantes que podemos defender como personas», dijo García-Page, para quien el acto de ayer «contribuye al valor de la convivencia».

Por su parte, el vicealcalde de Aquisgrán puso en valor los esfuerzos de las dos ciudades para potenciar y enriquecer este hermanamiento y ha agradecido a las entidades que lo gestionan y mantienen en ambos municipios, personificadas en la presidenta de la Asociación Interciudades «Alfonso X ‘El Sabio», Sagrario Díaz Verdúguez, y Erwin Klein, de la Asociación Aquisgrán-Toledo. De hecho la asociación que preside Sagrario Díaz, conocida como «Maruchi», ha trabajado con intensidad y esfuerzo en los últimos años para mantener vivo este hermanamiento entre Toledo y la ciudad alemana.

Tras el protocolario intercambio de obsequios, el acto, que contó con la presencia de representantes de ambas corporaciones y de las dos asociaciones, se cerró con una breve interpretación musical a cargo del Coro Cappella Aquensis, de Aquisgrán.

.