Lugar para el reencuentro (12): De sueños y otras realidades
Beatriz Villacañas, poeta
artes&letras castilla-la mancha

Lugar para el reencuentro (12): De sueños y otras realidades

Actualizado:

Como eco, a su vez magistral, de la alegoría de la caverna de Platón, el personaje calderoniano por excelencia, Segismundo, reflexiona sobre la vida como ilusión y como sueño. La perturbadora idea de la vida como sueño es tan antigua como la propia imaginación y ha viajado siglo tras siglo unida a la filosofía y a la literatura. De ahí la pregunta radical del chino Chuang Tzu: ¿Era él quien soñaba ser una mariposa o era la mariposa la que soñaba que era Chuan Tzu? Y de ahí el poema de Juan Antonio Villacañas «¿La mariposa o Chuan Tzu?» (Argumento de mi Biografía, 2000):

No voy al cementerio/ porque no existe el cementerio./ El cementerio es una mente común,/ el sobresalto máximo del mito, Tetis, ¿no lo sabes?/ Yo sé que estoy allí,/tan profundo y gozoso como la tumba que me cuida y me ama,/ como la vida en otra luz,/como Zeus hecho toro amoroso,/ como la eternidad que se piensa y que se viste,/ y no como ha de ser la eternidad.

En un episodio de Alicia en el país de las Maravillas, la niña, junto con Tweedledee y Tweedledum, encuentra a un rey durmiendo y roncando con estruendo. Alicia propone despertarlo, a lo que ellos responden que el roncador rey la está soñando a ella: «Si este rey aquí se nos despertara ¡Zas! tú te apagarías como una vela». Y la pobre Alicia, claro, se indigna y contesta. Y utiliza la lógica y ¡vaya!: ahora vienen los naipes y...En realidad -resbaladiza palabra- Alicia es una niña que nos lleva a nosotros por su mundo de la mano y es a la vez el sueño de un matemático.

Caminar por la vida, en cualquier caso, no deja de ser un acto de fe. Cada mañana al despertar confiamos en que el mundo siga ahí, aunque no veamos más allá de la mesilla de noche. Creer para vivir. Y construir la vida con las manos de lo intangible, así, como si nada.

Ya sé que es fantasía/ ponerle a mi canción duendes risueños:/pero la Poesía/ está libre de dueños/ y mi mayor verdad está en mis sueños.