cultura

Un total de 42 bibliotecas han cerrado en los últimos tres años en la región

Actualizado:

En los tres últimos años han cerrado en Castilla-La Mancha un total de 42 de las casi 500 bibliotecas municipales rurales debido a la situación de crisis. Es por ello que el colectivo bibliotecario se concentrará el próximo sábado 17 de mayo, a las 12.00 horas, en la plaza de Zocodover de Toledo, coincidiendo además con la IX Feria del Libro que se está celebrando en ese lugar, para urgir a la ayuda de la Administración para salvar estos centros, cosa que se podría conseguir con un presupuesto «ideal» de 2 millones de euros.

Las bibliotecas municipales rurales son la gran mayoría de las que existen en Castilla-La Mancha, ya que más del 90% de las localidades de la región tienen menos de 20.000 habitantes. La situación de estos centros es insostenible en muchos casos, pues llevan tres años sin recibir ningún tipo de subvención por parte de la Junta de Comunidades y de las diputaciones provinciales. Además, se ha reducido hasta casi la mitad el personal bibliotecario, se han reducido las jornadas laborales y, por consiguiente, se han cerrado salas, servicios y bibliotecas.

La presidenta de la Asociación de Bibliotecarios de la provincia de Toledo, Mercedes Carrascosa, ha denunciado este martes la situación que está viviendo un servicio público más, como es el que ofrecen las bibliotecas públicas municipales, que intentan atender a un 100% de la población. Carrascosa habla de primera mano, pues es bibliotecaria en la localidad toledana de Orgaz y ve a diario las consecuencias de los «recortes», por lo que ha criticado la «falta de sensibilidad política».

Según el presidente de Bibliotecarios Asociados de Cuenca (BAC), Juan José Alfaro, esta situación está contribuyendo a un «precario acceso a la información y la cultura para los ciudadanos, y a convertir a los pueblos en lugares fríos», pues la biblioteca municipal es «el único centro que ofrece una alternativa de ocio a la población e incluso ayuda a los parados a buscar trabajo en sus puestos informáticos».

Por otro lado, la presidenta de la Asociación de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos y Documentalistas (Anabad) en Castilla-La Mancha, María Jesús Cruz Arias, considera que, a partir de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración, aprobada en 2013, «la situación se ha agravado».

El colectivo de bibliotecarios no ha mantenido hasta el momento ninguna reunión con el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, aunque sí lo han hecho anualmente con otros responsables de su departamento, pero dicen que no han obtenido «ninguna respuesta clara para recuperar las subvenciones».